Ruta circular a Sant Jeroni de Montserrat (Collbató)

P1000089

Mágica, sagrada, misteriosa… es mucha la espiritualidad y muchos los adjetivos que se le atribuyen a este macizo de 1200 metros de altitud que surge como sin venir a cuento en mitad del valle, diferente a todo lo demás, erizado de agujas rocosas imposibles y murallas que han robado el corazón y probablemente la vida a muchos escaladores y aventureros.

Imponente e irreal como una gigantesca torre puesta a propósito por algún ente superior, como una madre anciana y vigilante se alza custodiando el valle del Baix Llobregat, testigo del ir y venir cotidiano de miles de catalanes y catalanas. De alguna manera siempre presente en nuestro día a día.

No podíamos dejar de volver a visitarla, de nuevo con ánimo de montaña y cumbre  y ahora como parte importante de nuestro entorno, aunque supusiera enfrentarse a una cierta masificación. Por ello, me dediqué hace tiempo a buscar rutas que nos llevaran a conocerla de otra manera, evitando las zonas turísticas pero que al mismo tiempo nos permitieran disfrutar de su caprichoso relieve.

Tenía en la cartera desde hace casi un año esta ruta corta pero intensa que nos permitiría subir a Sant Jeroni compartiendo tan sólo un tramo de poco más de un km con el camino más transitado, y aunque las dos queríamos hacerla en algún momento, nunca parecía ser el más apropiado (parecía demasiado dura para hacerla sin muchas ganas y demasiada poca cosa para los días que queríamos darlo todo). Hasta que le tocó, porque era justo eso lo que queríamos hacer.

Nos decidimos por salir temprano (con el café de rigor como única comida de la mañana) y, sin parar más allá de lo necesario, volver a casa para comer. Así que a las nueve y media dejábamos el coche en el Restaurant Vinya Nova de Collbató (cuyos calçots algún día habremos de degustar) e iniciábamos el ascenso sin más complicaciones que intentar mantener un buen ritmo a la par que disfrutábamos del recorrido y censurábamos las ganas de Bruma de unirse a las cabras montesas que, sin ningún tipo de vergüenza, nos salían al paso en cada cortado.

P1000591

Al principio parece una subida agradable y todo. Hace un día estupendo

P1000596

Desafiando a la gravedad y a Bruma

P1000592

En la anterior ruta fuimos un poco más igualadas, pero mi momento de gloria duró poco; la Estefi salió con las pilas cargadas de nuevo y como de costumbre, me fue achuchando. Luego ya no, por suerte. Sólo la perdía de vista durante un rato para encontrarla tres o cuatro curvas más arriba sentadilla.

P1000599

El sendero es muy pedregoso, lleno de trozos de roca de todo tipo y tamaño que se van desprendiendo del conglomerado, alternando con trozos de roca viva más escalonados.

La ruta se inicia por el camí de El Bruc y a los 200 metros, se debe comenzar a subir siguiendo el PR que sube a Sant Jeroni por el “Camí dels Francesos”, que está bastante señalizado. Aun así, iba con tiento porque no llevaba el track (cosas que me pasan habitualmente) y yo sabía que en algún momento teníamos que dejarlo. Tuvimos la primera pequeña confusión en el Coll de la Ajaguda porque me pareció un camello y resultó que no lo era, así que no era el momento de dejar el PR aún. De todas maneras, cuando aquello empezó a bajar nos dimos la vuelta de inmediato, porque todos los track que habíamos visto coincidían totalmente en que la subida era dura y constante, “sense treva”.

P1000600

La “Ajaguda” que a mí me pareció un camell. No sé yo…

P1000605

Las vistas desde el Coll son espectaculares, hacia un lado…

P1000604

…y hacia el otro

Continuamos por el camino correcto, disfrutando de un sol radiante y del viento fresquito, con todas las rocas rezumando agua tras las lluvias de la semana anterior (y yo paseando dos litros y medio a la espalda).

P1000609

Y las vistas cada vez mejores

P1000608

El Montgrós y la Canal del Migdia, serán algún día motivo de otra entrada

P1000611

Eso sí era el Camell… tampoco iba yo tan desencaminada

Tras una buena subida más llegamos a los escalones de acceso a Sant Jeroni y afortunadamente no había más que un corredor que ya se iba tras tomarse su barrita  y un señor pululando por los alrededores…meditando, o algo (como digo, la gente tiene rollos muuuy extraños con este sitio). Así que nos acercamos, perros atados (yo sé que es por mi insistencia porque creo que el destino de Hugh es volar desde Montserrat) a contemplar unos minutos las vistas y hacer las fotos de rigor.

P1000614

Un último esfuerzo

P1000617

Casita, al sudeste

P1000619

Vistas al Norte. Ahora se entiende lo de atar a los perros, ¿no?

P1000621

Vistas al Oeste

P1000622

Y vistas al Sur, hacia el monasterio, el Baix Llobregat, Barcelona y el mar

P1000627

Foto de familia mu rápida

Eran las once y media y en seguida empezaron a llegar caminantes y turistas con diferentes niveles de asma y rojez, así que rápidamente comenzamos el descenso. En este punto seguimos durante un buen rato (más de lo que yo me imaginaba) el camino nuevo de Sant Jeroni, el que sube del monasterio y por donde va todo el mundo. No fue tan grave, aun así nos cruzamos con unas veinte personas en total, saludándonos con diferente grado de  efusividad y en diferentes idiomas, pero más allá de tener que controlar la emoción de la perra hacia todo bicho viviente y de soportar los gritos de algún memo haciéndose el valiente en dios sabe dónde, fue un tramo bastante agradable.

P1000633

¡No me iré sin mi madre!

P1000635

Canal del Migdia desde arriba en el mirador de Mossèn Cinto, por la cresta izquierda nuestro camino de subida

P1000639

El Cavall Bernat que se asoma poco antes de que abandonemos el camino principal

Al final y cuando yo ya empezaba a ponerme nerviosilla por si nos habíamos pasado el desvío, llegamos al cruce con el camí del Pont, que no está señalizado más que con un montoncito de piedras y alguna marca blanca,  y nos preparamos para un descenso en picado de vuelta al coche.

P1000650

Allá vamos

P1000657

Más cabras, tomando el sol y topándose despreocupadamente

P1000659

Dejamos atrás bien rápido las agujas de la parte alta

Al principio fuimos fluyendo bien, el camino no tenía pérdida y bueno, estaba empinado pero una cosa normal y las vistas también eran muy bonitas. Después de un buen ratejo y sin que hubiéramos descendido apenas en realidad vino la segunda confusión. Resulta que para bajar al Pont (un ñosclo del tamaño de una casa que cayó encajonado en medio del torrente y forma un arco natural) hay que coger un caminito a la derecha que no está señalizado y baja directo hacia el torrente. Nos cruzamos con uno y pensamos que era ese, pero tras bajar al torrente y ver que subía por el otro lado concluimos que no. Pero era muy bonito y descubrimos el Clot de la Sajolida, los perros bebieron, Hugh se bañó y otra vez para arriba de vuelta a nuestro camino. Aquí la cosa se estaba empezando a poner seria, el sol apretaba bastante, ya era casi la una y seguíamos con un café en el cuerpo y entonces empezaba la bajada más dura y pedregosa. En un momento dado fuimos por todo el lecho del torrente, deduciendo que era por ahí  buscando como locas las marcas blancas del camino que casi no se veían, e intentando reconstruir las fitas de montones de piedras que muchas estaban derruidas.

P1000663

Liberación de pies y piedrecillas en mitad de la bajada

Es un descenso que no tiene complicación ni peligro alguno, pero es cansado para los pies  y  las rodillas si no se baja con calma. Al salir por el otro lado del torrente, el barranco se encajona y el sendero sube un poco para discurrir por un lado de la pared a unos metros del fondo. Al final y pese a que seguimos intentando encontrarlo, nos pasamos el desvío para ver el Pont (había como muchas trochas de cabra que se metían entre la vegetación al torrente pero ninguna nos dio la confianza suficiente como para seguir explorando, y empezábamos a estar un poco machacadas). Seguimos descendiendo por al lado de la pared de roca, una vez más alucinadas con la capacidad del ser humano de abrirse camino por sitios por los que a nadie se le ocurriría meterse sin saber pero que ahora, tras los años, son transitables (con más o menos dificultad) y permiten descubrir lugares espectaculares.

P1000665

No sé exactamente hacia dónde estaba haciendo la foto, y por dónde pasamos, pero esto era muy muy grande

Terminamos la bajada entre graznidos de cuervos y gritos de halcón peregrino, a eso de las dos, cuando volvimos a caer al torrente y, ya en llano, el sendero nos llevó de vuelta al restaurante rápidamente. A las dos y media estábamos en casa, dispuestas a pasar una agradable tarde descansando y ordenando, que también nos hacía falta.

P1000668

El sendero que dejamos atrás, mientras la tarde se empieza a poner un poco turbia

En total caminamos unas cuatro horas, sin hacer paradas largas (solo para las fotos y para reencontrarnos, quizá podríamos haber tardado un poquito menos si no nos hubiéramos confundido en ningún momento) y casi sin beber agua (vamos que me subí y bajé con dos kilos de más porque a alguien le dolía la rodilla y tampoco tenía sed). Yo sufrí un poco de los pies porque llevaba las sandalias (y no me habrían molestado las zapatillas en determinados tramos), pero nada que fuera más allá de esa tarde.

En general, la califico de una ruta bastante buena y muy interesante para subir a Montserrat de manera diferente, aunque un poco pesada hacia la parte final, pero merece la pena hacerla. Quizá del revés (subiendo por el Pont que es de andar más duro y bajando por el Camí dels Francesos) se haga más agradablemente. Pero esa historia, de momento, tendrá que esperar 🙂

Anuncios

Un comentario en “Ruta circular a Sant Jeroni de Montserrat (Collbató)

¡Cuéntanos algo! :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s