La crítica y el crecimiento personal: una anécdota

2016-01-03 08.22.05

Ayer, esperando al tren en la estación le comenté a Sara que yo me quedaba de pie porque había leído en un artículo de revistapaleo.com que, según un meta-análisis publicado recientemente, cuanto más tiempo pasamos sentados más probabilidad de morir teníamos (así en general, por cualquier otra causa). Ella no me hizo ni caso y prefirió seguir sentada (igual que el resto de gente que había sentada en el banco) pero se debió quedar pensando al respecto de lo que le había dicho porque ya el tren me volvió a sacar el tema y me preguntó sobre dicho meta-análisis y su validez. No le supe decir mucho, la verdad es que no tenía ni idea…

Es cierto, había dado por hecho que por ser la conclusión de un meta-análisis, dicha afirmación era de fiar y no me había preocupado de entender por qué. Reflexionando con ella sobre el tema, llegamos a la conclusión de que la validez de esa conclusión vendría en función de la solidez de los estudios que hubieran empleado en el meta-análisis. Es lo que tiene que tu pareja tenga la misma formación científica que tú… que a la que te descuidas, te pega un buen tirón de orejas por no estar siendo objetiva ni haber contrastado tus fuentes de información…

Antaño, ante la crítica totalmente válida y constructiva de mi señora, habría reaccionado enfadándome y no respirando, totalmente indignada porque a pesar de trasmitir mi conocimiento con intención altruista no se me hace caso, sintiéndome dolida por la crítica y por la falta de apoyo y además frustrada por no poder argumentar a favor de una creencia que yo ya había validado e interiorizado…

Afortunadamente, hoy en día tengo la madurez suficiente como para ser humilde y reconocer internamente que mi afirmación no tenía validez ninguna porque no me había esforzado lo suficiente en documentarme sobre ella. Pero eso, aunque ya de por sí es un triunfo emocional, sería la mitad de trabajo: reconocer la propia ignorancia y la poca validez de sus afirmaciones es lo correcto… pero quedarse ahí y seguir con tu vida es una conducta negligente que no te lleva al crecimiento personal. Por ello lo que tocaba era negarse a la mediocridad recogiendo el testigo y haciendo los deberes que no había hecho previamente.

2016-03-28 07.57.58

Sentarse o no sentarse, he aquí la cuestión

Y como el objetivo de este blog es reflejar y compartir de forma altruista el esfuerzo que hacemos para formarnos, documentarnos e informarnos para mejorar nuestro estilo de vida, aquí tienes el resultado de mis esfuerzos.

Anuncios

Un comentario en “La crítica y el crecimiento personal: una anécdota

¡Cuéntanos algo! :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s