Ruta con nieve y Fivefingers: Santuari de Corberà – Roc d’Orò – La Torreta

01-a-la-aventura

Desde el retrovisor del coche, estampa aventurera

Track que seguíamos: https://ca.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=2348232

Con la llegada de los fríos invernales, fue difícil decidir hacia dónde orientar nuestra siguiente ruta, ya que, por un lado, queríamos aprovechar para disfrutar de la nieve no fuera a ser que no tuviésemos más oportunidades este año, y por otro, nos arriesgábamos a encontrarnos con unas condiciones tan adversas que nos impidieran disfrutar del día. Al final, salimos a la aventura en dirección al Berguedà sin saber lo que nos íbamos a encontrar, si nos sonreía la fortuna quizá un poquito de nieve, si no, algo mucho peor…

thaumetopea-pityocampa-01

Procesionaria del pino (Imagen: Wikipedia)

En estas fechas este pequeño engendro está en todo lo suyo y nos temíamos que en vez de bellos copos de nieve, lo que amenazara con caernos mientras hacíamos la ruta fueran los nidos de nuestras archienemigas (archienemigas de nuestros peludos, se entiende… aunque si he de ser sincera, pese a nuestra formación y amor por todo lo vivo, este ser no se encuentra entre nuestros preferidos…).

Al llegar a Berga y dirigirnos a los Rasos de Peguera por la carretera ya vamos viendo lo que hay: blanco en los pinos y en el suelo, afortunadamente poca cosa de ambos.

Mirador Desde la carretera a rasos de peguera

Vistas desde la carretera de Berga a los Rasos de Peguera

Ya en el Santuario de Corberà, punto de inicio y fin de la ruta, la cosa parecía estar clara: nidos en los árboles aún sin visos de caer, nieve en las voreras y rincones apartados, sol y día frío pero bastante apacible. Teníamos un par de horas hasta que empezaran a caer las temperaturas (en negativo, se entiende, porque estábamos a sólo tres grados), así que decidimos hacer la ruta en plan minimalista con las Fivefingers Trek Ascent y las Spyridon (y las botas de montaña en la mochila y algo de ropa por lo que pudiéramos encontrar a más altitud).

Santuari de Corberà

Santuari de Corberà

fivefingers trek ascent nieve

Las Fivefingers Trek Ascent en la nieve

Según avanzábamos el ratio de blanco suelo/árboles cambiaba para nuestro regocijo, había cada vez más nieve en el suelo y menos nidos en las copas. No obstante, esto y el aumento de la nubosidad y viento, nos hizo plantearnos la ruta de otra manera: se intentaría hacerla tal cual (circular) pero si no lo veíamos claro, nos dábamos la vuelta en el momento que fuera.

Fivefinger trek ascent nieve

¡Qué gustito romper y hundir los pies en la nieve!

Como el tiempo no empeoraba (ya no hacía sol todo el rato pero el viento no era continuo y no parecía que fuera a caer nieve) nos dirigimos hacia la base de las paredes que íbamos a tratar de superar.

Llegamos a la Font de Tagast, donde nos detuvimos un rato a hacer fotos y tras un par de carreras caninas proseguimos la ruta.

Al empezar a subir y aumentar la cobertura arbórea, el frío y la nieve empezaron a hacerse más patentes. Afortunadamente, la ruta deja la pista para tomar algunos “atajos” por senderos cuyo desnivel templaba el cuerpo y los ánimos, y fuimos avanzando contentas hasta llegar a la siguiente fuente: la Font d’Estela en el coll d’Estela, donde tendríamos que habernos desviado para subir al Cogulló d’Estela (otro día será, porque las condiciones no acompañaban). Desde aquí, nos dirigimos al Roc d’Orò, pasando por la Font del Porró y la de la Constància. De todas ellas brotaba un hilillo de agua helada (literalmente).

Fue una pasada disfrutar de esta parte del recorrido de la ruta salpicado por nieve sin que la misma nos dificultara el paso o nos hiciera incómodo el avance con calzado minimalista. Moló lo suyo.

Comprobamos que no había apenas nieve y hielo en el corto tramo de ascenso al Roc d’orò y nos atrevimos a subir (la cadena no es 100% necesaria, pero siempre viene bien, sobre todo de bajada) aunque una vez arriba no nos apeteció quedarnos a disfrutar de las vistas ya que el viento era fuerte y la parte canina del equipo, sobre todo el componente más pequeño, corría el riesgo de salir volando peña abajo. Así que foto y para abajo.

Aquí hacía un frío del carajo, pese al solete, pero decidimos continuar y llegar hasta las antenas en la Torreta, alcanzando así la máxima cota de la ruta. En un primer momento nos tiramos por un sendero marcado que se dirigía hacia allí pero Bruma se plantó y nos informó amablemente que el montañismo no era lo suyo y que, muy a su pesar, no le parecía bien seguirnos por ahí (una variante, que cresteaba entre rocas para trepar y llegar a la Torreta directamente desde el collado a los pies del Roc). Efectivamente, no era por ahí (aunque se puede subir y bajar con precaución), la ruta que llevábamos en el OruxMaps seguía bordeando la ladera cruzando la pedrera y ascendiendo suavemente por el lateral hasta llegar a un collado.

Lo alcanzamos con relativa facilidad, aunque en algún tramo se nos hundieron los pies en un palmo de nieve. Pero una vez arriba y a sólo unos metros de la cumbre, nos encontramos con esto:

Mar de hielo en el collado justo antes de la Torreta

Mar de hielo en el collado justo antes de la Torreta

Como la nieve no era reciente, se había helado y deshelado varias veces, convirtiéndose en una gruesa capa compacta que se extendía bastantes metros en todas direcciones. Los perros patinaron, alucinando y yo intenté ascender un tramo para calibrar cómo estaba el asunto, pero no había nada que hacer, la cosa estaba de crampones y eso ya eran palabras mayores. Además no sabíamos qué nos íbamos a encontrar en la otra ladera, mientras que por donde habíamos subido no había apenas nieve ni hielo. Así que la decisión estaba clara, la prudencia se impuso y volvimos por donde habíamos venido.

El Cogulló desde el collado

El Cogulló desde el collado

Mientras volvíamos le comentaba a Sara que entendía (aunque no comparto) su frustración por no poder hacer la ruta tal como habíamos planificado, pero que por otro lado, me gustaba que la montaña me venciera y me hiciera sentir humilde. Quizá unos diez años atrás, la inconsciencia y la intrepidez me habrían llevado a vivir más a tope mis experiencias, a correr aventuras más alucinantes… pero actualmente, soy lo que soy… y me cuesta arriesgar la integridad de la mejor herramienta que dispongo para alcanzar bienestar y disfrutar de la vida: mi cuerpo. Me cuido tanto de él como de mi otra herramienta principal (la mente) cuya relación, integración y dependencia de/con la primera cada vez entiendo mejor. 

36-selfi-happy-in-the-snow

La vuelta fue sencilla y amena (no hizo falta seguir el GPS, ya que podíamos contar con nuestra memoria y donde esta fallaba, estaban nuestras huellas ¡muy guay seguir nuestro propio rastro jajaja!).

Rastro nieve huellas perros fivefinger calzado minimalista

Nuestro rastro en la nieve

Y aunque era tarde y habíamos considerado comer en la zona de la Font de Tagast o en Can Déu (la casita la rural de más abajo donde nos llevaban esperando desde el mediodía con los Calçots preparados, guiño, guiño), decidimos seguir hasta el coche haciendo alguna pequeña variación del recorrido en la bajada, y así comer calentitos porque entre el frío que hacía, que ya no daba nada el sol y el bajón que da después de comer, más nos valía estar a resguardo.

Efectivamente, la temperatura había caído hasta los -2ºC y no eran ni las cuatro de la tarde, así que, tras el breve receso para nutrir al cuerpo y con los pies secos y calentitos (las five y los calcetines estaban empapadas, así que las botas y calcetines gordos que había paseado toda la ruta vinieron de lujo), iniciamos el retorno a casa.

42-comiendo-en-el-coche

No se aprecia pero estoy a dos carrillos 😛

Como íbamos a llegar prontito a casa, decidí que haría mi ECD antes de cenar y así lo hice, nada más llegar, antes de ducharme. Craso error…

Nota: es mi rutina de Ejercicios de Calistenia Difíciles, un entreno rápido de: 10xBarbwire Pushup 10xCondensed Pushup 10xDeep Pushup 10xDiamond Kiss Pushup 10x  Frog Pushup 20xHindu Squat 10x Crazy Lunge  10x “Caída de torre” 20xBear Squat

Someter al cuerpo a determinados niveles de estrés es beneficioso porque éste responde adaptándose y fortaleciéndose (o volviéndose antifrágil), pero hay un punto más allá del cual (tanto por intensidad del agente estresante concreto como por suma de diferentes agentes estresantes) ya no hay beneficio, sino perjuicio. “Si te pasas, te lo pierdes” y yo me pasé.

hormesis-curve

Hormesis: la dosis hace al veneno 😛

Madrugar (más de lo habitual)+Primer día de la menstruación (pérdida de sangre afortunadamente no habitual)+Actividad física de baja intensidad en ayunas (esto sí es habitual)+Exposición al frío y humedad intensa (más frío y tiempo de lo habitual)+Ingesta copiosa (mayor de la habitual)+Actividad física de intensidad media haciendo la digestión (habitual pero con una digestión menos exigente)… PUF Nivel de estrés tolerable sobrepasado y consecuencias inmediatas: agotamiento físico, bajada de defensas y microorganismos ganando la batalla en forma de catarro.

43-foto-final-que-no-todo-van-a-ser-fotos-estupendas

No todo iban a ser fotos estupendas, esta es mi cara de hecha polvo

Ahora no queda otra que retirar por completo cualquier agente estresante que esté en mi mano retirar, primar el descanso y dejar que el cuerpo haga lo que “nadie” mejor que él sabe hacer: defenderse y recuperar el equilibrio. Son muchos miles de años haciendo su trabajo y perfeccionando su habilidad, aunque nos hayamos estado empeñando los últimos miles en ponerle la zancadilla… sigue siendo “el mejor” cumpliendo su cometido. ¡Vamos que tú puedes! ¡Make it quick que sabes que me cuesta estarme quieta! 😛

PD: A fecha de hoy hace una semana de esta ruta y afortunadamente ya estoy casi recuperada del catarro (no me he estado tan quieta como debería, me temo, pero me he portado muy bien y me he esforzado en ayudar a mi sistema inmune a través de la dieta).

rastro huellas perro fivefinger nieve

Anuncios

3 comentarios en “Ruta con nieve y Fivefingers: Santuari de Corberà – Roc d’Orò – La Torreta

    • Estefa dijo:

      La próxima vez que pisemos nieve a ver si me atrevo a sacar todo el pinrele y plantarlo para hacer huellas humanas de verdad, ahora me arrepiento de no haberme parado a hacerlo 😛

      Me gusta

¡Cuéntanos algo! :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s