Fivefingers® Trek Ascent: Muchos kilómetros después

senderismo-ordesa-minimalismo-fivefingers-vibram

Hace mucho tiempo que tengo esta entrada casi acabada pero, por diversas circunstancias, no he sido capaz de publicarla hasta ahora.  Quería haber escrito esta reseña como colofón a los post sobre nuestras rutas en el Pirineo aragonés, donde ya adelanto que triunfaron y nos terminamos de enamorar perdidamente de ellas, pero al final no pudo ser (ni los posts), y tampoco antes de Navidad cuando la comencé (sí, habéis leído bien, todo este tiempo).

El caso es que ya hace un año que compramos nuestras primeras “Five”, y más de 350 km después, podemos decir que han sido exhaustivamente puestas a prueba y que han aprobado todos los exámenes con nota, así que no puedo demorar más la publicación de esta reseña sobre los que han sido, probablemente, los 110 euros  mejor invertidos de nuestra vida.

senderismo-montseny-minimalismo-fivefingers

Sobre un lecho de hojas en un Montseny otoñal. Ruta corta y variadísima donde las exponemos a un metro de hojas secas traicioneras, roca viva, pista, pedreras, río… y nunca fallan.

Como ya hemos adelantado en alguna entrada, las Trek Ascent se han convertido en unas excelentes compañeras de senderismo, siendo su prueba más importante los más de 40 km de montaña que nos ayudaron a completar en el pirineo aragonés en las vacaciones del año pasado, aunque desde entonces la verdad es que no podemos decir que el uso que les hemos seguido dado sea menos digno de mención.

A continuación os dejo una lista de las rutas completadas por mí (porque como leeréis después, a mí me han durado más) con ellas, además de las múltiples fotos, para que podáis haceros una idea de la distancia aproximada y tipos de terreno a los que nos hemos enfrentado juntas a lo largo de estos meses (algunas tienen su propia entrada, pero la gran mayoría no he tenido tiempo/ganas de reseñarlas en el blog. Una pena, muchas realmente lo merecían, pero todas las podéis encontrar parecidas en Wikiloc). No he incluido los frecuentes paseos por Collserola, cuya distancia ha oscilado entre los 4 y los 15 km.

  • Ruta del Sol Blau. Torrelles del Llobregat (18km, no todos con las Five)
  • Camins de Ronda. Tossa de Mar (12 km sumando los de otro paseo por allí)
  • Pont de Pedret a Sant Pere de la Portella y vuelta. Berga (16 km)
  • Valles de Ordiso y Otal (20 km)
  • Subida a la Ripareta y Ermita de San Úrbez. Cañón de Añisclo (17 km)
  • Bajada del ibón de Bernatuara hasta Bujaruelo (5,5 km)
  • Garganta de Escuaín y surgencia del Yaga por la faja de Cazcarra (12 km)
  • Cola de caballo de Ordesa por Cacilarruego (18 km)
  • Subida al Penyagolosa por Barranc Oscur y bajada por Pegunta. Castellón (11 km)
  • Agudes i Turò de l’home desde Passavets. Montseny (9 km)
  • Subida a la Gallina Pelada desde Peguera. Berga (13,5 km)
  • Fageda d’en Jordá y volcanes de la Garrotxa. (11 km)
  • Aiguafreda i Castell de Tagamanent (14,5 km)
  • Puig d’agulles desde Gelida (13,5 km)
  • Cingles d’aiats. Collsacabra (11 km)
  • Santuari de Corberà al Roc d’orò y la Torreta (10 km)
  • Agudes i Turò de l’home desde Passavets. Montseny (9 km)
  • Els estrets d’Arnes i riu de les valls. Tarragona (14 km)
  • Roques de Benet. Tarragona (8km)
  • 7 Gorgs de Campdevànol circular.  Ripoll (15 km)
  • Puigsacalm i Puig dels Llops (10 km)
  • Rocalladre i Puig rodó. Garrotxa (12km)
  • Puig Vicenç desde Cervellò (8 km)
  • Gorg negre i Passetjadors. Riells del Montseny (9 km)
  • Cingles de Riells de Fai y Sant Miquel del Fai (10 km)
  • Del coll d’Estenalles a Sant Llorenç de munt. (12 km)
  • Subida a Sant Miquel de les Formigues. Sant Hilari Sacalm (8 km)
  • El Cogull i el Capolatell. Sierra de Busa (13,5 km)

Y, tras todo esto, os damos nuestra opinión…

Lo mejor:

El agarre y agilidad (no se como llamarlo) que permiten. En roca seca, mojada, tierra suelta, nieve, canchales, cornisas mínimas que jamás podrías usar para subir/bajar con una botarra de montaña normal, hojas secas, barro, mierda de vaca, para arriba, para abajo, en el rio, en el mar… Con la de kilómetros que hemos hecho, se pueden contar los patinazos que hemos dado con los dedos de una mano (o de un pie), y esto no sólo es una cuestión de autoprotección frente al ridículo, si no también de seguridad y rapidez. La combinación del dibujo tipo “neumático” de la suela con la flexibilidad y movimiento que permite al pie adaptarse a cualquier situación del terreno ofrece muchas más posibilidades a la hora de desplazarse por la montaña que un calzado más rígido y con protecciones, lo que se traduce en una seguridad al caminar que, personalmente, nunca había experimentado.

fivefingers-senderismo-canon-de-anisclo

Las Fivefingers triunfaron en el cañón de Añisclo, despertando la curiosidad de varios excursionistas (fue la primera vez que me pararon para preguntarme, ahora ya estoy acostumbrada) y a la bajada cuando tuvimos que descender por sitios como este lloviendo a cantaros sin un solo resbalón

No entraré en sensaciones más subjetivas pero también muy importantes y positivas como son integrarse y ser uno con el terreno, sentir el relieve, las formas y texturas, moverse por la montaña como parte de ella cual cabra y desplazarse con el leve crujido de las hojas secas, y no como si cayera una avalancha de rocas. Yo, que siempre he tenido perro, a menudo me descubría envidiando la agilidad y posibilidades de sus patitas en la montaña. Desde que uso las five, me siento mucho más cerca de ellos en ese sentido, y en general de las posibilidades de movimiento que, como animal, me corresponderían.

fivefingers-senderismo-ibon-pirineo-aragones-frances

En Huesca nos mojamos un par de veces, por lo que hubo momentos en que no tuvimos más remedio que cambiar de calzado. Ahora bien, se vinieron de paseo hasta Francia para volver a nuestros pies tan pronto como estuvieron más o menos secas

fivefingers-senderismo-pirineos

Y así, sí, bajando como cabrillas, con rapidez y seguridad, del ibon de Bernatuara

Muy importante compartir que, después de una larga ruta en la que, en el pasado (y no sólo por nuestra peor forma física) habríamos acabado con un cansancio muscular bestial y múltiples dolores articulares, especialmente en las rodillas, ahora en su lugar acabamos con un dolor de pies interesante pero que desaparece casi por completo en una noche de descanso y mucho menos resentidas en general, lo cual da idea de lo beneficioso que es llevar un poco de minimalismo al senderismo y montañismo (cuánto -ismo…), y poder usar toda la potencia y habilidad de nuestros pies y nuestro cuerpo al desplazarnos. Para apuntarse a ello, considero que son unas compañeras excelentes y se las recomendaría a todo el mundo.

P1030841

Incluso con nieve y lluvia, mojarse los pies no es tan incómodo como puede parecer, ya que la transpiración es excelente y no retienen el agua, por lo que no vas “chapoteando” con los pies inundados, lo que pasaría con otro tipo de calzado cerrado.

Es cierto que la protección frente a las dificultades del terreno que ofrecen es diferente a la de una bota de montaña y hay que aprender a moverse diferente, con más cuidado de dónde y cómo pisamos y menos pretensiones, pero la adaptación es muy rápida y prácticamente inconsciente. Natural, diría yo. El único terreno que nos puede resultar realmente duro son los canchales y pedreras, o caminos con pedregosidad grande y muy elevada, donde al final la planta del pie se resiente bastante. Pero, si son tramos cortos y no se está demasiado cansado, son una herramienta más que suficiente, y, como decía, este dolor plantar desaparece a las pocas horas. Obviamente, hay que tener mucho autoconocimiento y un poco de sentido común. Son unas zapatillas para correr/caminar  en casi cualquier situación por debajo de los 2000 metros, que es a lo que habitualmente nos dedicamos. A partir de ahí, depende mucho del terreno y nuestra habilidad y resistencia, pero no considero que sean adecuadas para hacer “alpinismo”, donde sea necesario atravesar canchales durante tres horas, o enfrentarse a los peligrosos neveros. No obstante seguro que hay alternativas algo minimalistas para aquellos que gustan de llegar más lejos y más alto.

senderismo-penyagolosa-fivefingers-minimalismo

En la cumbre de mi amado Penyagolosa, el techo de nuestra tierra. No sé si por el cansancio acumulado después de los pirineos, pero para lo corta que es la ruta, creo que me costó más dolor de pies que ninguna otra. Ojito con las montañas de la terreta.

Lo peor:

Después de tantos kilómetros y tantas contorsiones sobre roca viva, mis fivefingers están desgastadas del dibujo de la suela, y ya sufro un poco en determinados terrenos, pero no tienen ni un descosido y, hasta hace unos 30 km, tampoco presentaban ningún punto de debilidad. Ahora bien, como digo yo las he reservado casi exclusivamente para las salidas por campo y montaña, que suman aproximadamente muy de lejos unos 400 km. Estefanía, sin embargo, también las empezó usando una o dos veces por semana para correr por pista y sendero y también a diario, y a los pocos meses ya presentaban este aspecto:

P1030205.jpg

P1030208.jpg

Bastante más desgastadas de la suela que las mías, y con un fatídico desgarro en ambos dedos gordos e índices que se resistió a cualquier arreglo.  Que se te rompan unas zapatillas de más de cien euros en tres meses es doloroso, sobre todo porque el resto de la zapatilla estaba bastante bien (por lo que siguió usándolas bastante tiempo y aún lo hace, aunque no para rutas largas) pero hay que reconocer que el uso fue intensivo. Imagino que este desgaste dependerá bastante de la anatomía de cada pie y del apoyo, pero teniendo en cuenta que las mías también se han roto al final únicamente por esta zona, parece lógico pensar que será el destino de la mayoría de ellas.

senderismo-fivefingers-minimalista-ensija

En la breve por intensa subida hacia el Cap de Llizet o Gallina Pelada nos enfrentamos a una mini pedrera preludio del Pedraforca que nos hizo darlo todo, y a la vez nos lleno de buenas vibraciones al respecto de nuestra inevitable second round con la montaña más cañera de Cataluña)

Otra consideración importante con el uso continuado es que hay que tener mucho cuidado de limpiarlas y ventilarlas adecuadamente, especialmente si se usan sin calcetines, por los motivos obvios. Aunque en la lavadora quedan como nuevas, tampoco es cuestión de estar lavándolas cada semana si queremos que duren, así que es muy importante limpiarlas en seco por fuera después de usarlas, y ventilarlas bien. De otra manera, es posible que matemos a alguien cuando, entusiasmado, nos pida verlas de cerca.

senderimo-garrotxa-finvefingers-minimalismo

Sobre los restos de un volcán en la Garrotxa, donde me hicieron hasta fotos (autógrafos y otras peticiones indecororsas en el formulario de contacto, por favor)

senderismo-ordesa-fivefingers-minimalismo

También nos llevamos mas de una mirada y comentario en el valle de Ordesa (algunos en idiomas desconocidos que no obstante entendíamos perfectamente) aunque entre los cientos de personas que nos cruzamos, algún que otro minimalista nos sonrió con complicidad.

No podemos dejar de hacer notar que no son unas zapatillas baratas (ningún modelo de esta marca lo es). En su día costaron 110 euros, y aparte los calcetines, que tampoco son precisamente baratos (nos regalaron un par de los básicos, pero los que más nos han gustado son los de trail). Ahora bien, aunque lo que le pasó a la Estefi es una lástima, después de ver lo que han aguantado las mías creo que el desembolso mereció la pena, por durabilidad y por todo lo que me han permitido experimentar. Tanto, que estaría dispuesta a hacerlo de nuevo. Afortunadamente, con la llegada de nuevos modelos, si estamos avispados y hacemos uso de plataformas de compra online de diversa índole, podemos encontrar muy buenas oportunidades en esta marca. De hecho, ahora mismo tenemos siete pares de diferentes modelos en casa, y ninguna ha costado más de 80 euros. Incluyendo las sustitutas para las Trek Ascent, que están ya preparadas para que les de al menos la misma caña que a  las anteriores 🙂

P1050215

Una de sus últimas rutas “largas”, en Riells del Fai. La última, algo más montañera, ya sufrí bastante en las zonas pedregosas, así que me temo que sus días de alta montaña han terminado. No obstante, espero que aún me den muchos buenos paseos.

Concluyendo:

Las Fivefingers Trek Ascent son unas zapatillas de 10 y fueron una elección perfecta para cubrir nuestras necesidades. Creo que no exagero cuando digo que nos han redescubierto el senderismo. No obstante, y como no me canso de decir a todo el que me pregunta si son cómodas, son maravillosas una vez te has acostumbrado y sí, notas las piedras (de eso se trata, otra cosa diferente es que duela más o menos) y sí, tienes que aprender a andar de otra manera y reducir mucho tus expectativas de tiempo y distancias. Pero creo que he dejado claro que el “sacrificio” merece la pena. Realmente espero seguir teniéndolas disponibles muchos años, porque yo ya no concibo salir de ruta con otro calzado. O sí, pero será otra cosa.

Espero también que esta entrada, por la que, aunque no lo parezca, no recibimos ningún tipo de contraprestación por parte de la marca (tampoco estaría mal), os sirva de ayuda a muchos y os anime a experimentar la naturaleza, la montaña y las posibilidades de vuestro cuerpo de una manera diferente y muy gratificante.

P1050571.jpg

Anuncios

¡Cuéntanos algo! :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s