Senderismo en el Parc Nacional d’Aigüestortes

P1050655

Lo que, en un inicio, iba a ser un desesperado intento de conseguir un par de días a principios de Junio para desconectar y “vivir” un poco antes del largo y sufrido verano, se convirtió finalmente en una semana de vacaciones como la copa de un pino (o abeto 😉 ), que no queremos dejar de compartir con vosotros, aunque sea de manera bastante resumida.

Después de mucho darle a la olla decidimos, esta vez sí, exprimir a tope la semana haciendo noche en diferentes localizaciones, y así no quedarnos sin ver nada de lo que nos apetecía. Además, para ahorrarnos las horas de montar y desmontar tienda y por qué no decirlo, también el cansancio, decidimos prescindir de ella y alojarnos de manera más cómoda y rápida, ya que podíamos permitirnos hacer un poco más de inversión. Por ello y para no hacerlo muy pesado, voy a dividir la crónica en tres entradas correspondientes a cada una de las tres “zonas” en las que estuvimos. Agárrense que vienen curvas.

subida al port de la bonaigua vall aran

Mi idea principal cuando aún no sabía cuantos días íbamos a tener era aprovechar para visitar el Parc Nacional d’Aiguestortes y llac de Sant Maurici. Visita obligatoria para todo catalán que se precie y que, tras dos años, aún teníamos pendiente. De nuevo, me surgieron dudas al respecto y estuve a punto de descartar esta zona para partir en busca de otros lugares menos masificados y “domesticados”, pero finalmente valoramos que era la mejor oportunidad por la época del año en que estábamos, y que era muy poco probable que nos decidiéramos a ir únicamente allí en cualquier otro momento.

Me alegro mucho de no haberla descartado. La visita al parque superó con creces mis expectativas, la época del año era perfecta y para nada me dio la sensación que me trasmitía lo que había estado leyendo por internet. Estaba precioso, espectacular, todavía con algo de nieve en las zonas altas y agua a borbotones por todas partes. Encontramos gente y algún 4×4, pero para nada lo que imaginaba, y al no haber comenzado ni siquiera la temporada de la Carros de Foc, tuvimos muchos momentos de completa soledad y tranquilidad. En verano no quiero verlo ni en fotos, pero, como digo, el momento fue ideal y mereció mucho la pena invertir el día y medio que estuvimos en el parque y sus alrededores.

Con una eficacia admirable conseguimos tener todo listo el Domingo a las cinco y poco de la tarde (yo había trabajado hasta las tres, pero fue un fin de semana muy bien organizado) y salimos para Espot, donde llegamos a las nueve de la noche, todavía con bastante luz. Nos alojamos en el Hotel Saurat en el centro mismo del pueblo, uno de los pocos sitios “a cubierto” donde nos aceptaron con nuestros perros y la verdad,  salimos muy contentas. Totalmente recomendable.

espot vistas hotel saurat_01

Espot. Vistas desde la ventana del pasillo del Hotel Saurat

La previsión meteorológica para toda la semana era variable, con probabilidad de lluvias todos los días, especialmente del medio día al anochecer. Así que cada día salimos bien equipadas de primavera-verano y, cómo no, con nuestras five, pero también preparadas con abrigo y ropa impermeable para que cualquier chaparrón o bajada brusca de temperatura alpina no nos fastidiara el día.

Para el primer día tocaba conocer el Llac de Sant Maurici al fin y, si nos veíamos bien, subir hasta el Estany d’Amitges para volver por el otro lado del lago. Una ruta un poco más larga de lo que nuestros pies querrían, por lo que íbamos con reservas y decididas a acortarla si era necesario. La podéis ver aquí, es el único track que he encontrado que hace casi exactamente lo que nosotras, aunque hay un tramo que traza una linea recta que evidentemente no es real, por lo que la distancia total está más cerca de los 18,5 km que de los 17,5.

Dejamos el coche en el enorme parking del Prat de Pierró, último lugar al que se permite llegar en vehículo privado, a unos 4km y algo de Sant Maurici, y comenzamos a caminar a las nueve de la mañana, primero por un sendero adaptado de madera de unos 800m que discurre junto al río, y posteriormente subiendo muy poco a poco por el fondo del valle alternando prado y abetal, por un sendero mucho más majo de lo que yo esperaba y en absoluta soledad.

Itinenario adaptado sant maurici prat de pierro_01

El Riu Escrita bajaba abundante y salvaje, preludio de lo que encontraríamos en la cabecera del valle

sendero al estany de sant maurici riu escrita_01

Primeras vistas de Els Encantats y la roca del Estany

 

estany llac de sant maurici aiguestortes_01

El llac de Sant Maurici a rebosar, verde y sereno este Lunes primaveral

Una vez en el Estany y  en el camino hacia la cascada de Ratera nos encontramos con alguna familia y parejas disfrutando de la espectacularidad del salto de agua, pero en la breve pero intensa subida hacia en Estany de Ratera los fuimos perdiendo, de manera que cuando llegamos a este precioso lago y a los siguientes disfrutamos totalmente del entorno en una soledad absoluta. Únicamente nos cruzamos con un taxi 4×4 con tres o cuatro turistas que nos alcanzó en el Estany de la Bassa, pero siguió su camino por la pista y ya no nos molestó mas.

encantats llac estany de sant maurici_01

La mole de Els Encantats presidiendo la mayor parte de la ruta

cascada ratera parc nacional aiguestortes sant maurici

Cascada de Ratera. Agua. Mucha. Me estoy mojando.

llac sant maurici ratera portarro_01

Espectacular caída hasta el Estany. Al fondo el Portarró. Me estoy mojando mucho.

estany de ratera perros_01

Estany de Ratera. Grande y muy bonito, es un circo precioso mires hacia donde mires

Nos adentramos por el pequeño y precioso sendero que, poco a poco, asciende junto a les Obagues de Ratera y finalmente hasta el Refugi d’Amitges, haciendo el mismo camino de subida y bajada pero evitando la infernal y costeruda pista. Además de disfrutar de las vistas pudimos solazarnos con el encuentro con unos gamos que, con total desvergüenza (sólo un poco de preocupación porque al parecer nos acompañaba un lobo) nos observaron pasar y seguir nuestro camino sin moverse de su mirador privilegiado.

gamos parc nacional aiguestortes sant maurici_01

estany obagues de ratera aiguestortes_01

Les Obagues de Ratera estaba tan lleno que incluso había quedado sumergido parte del camino y tuvimos que subir un poco para evitar el agua. Nuestro favorito de toda la ruta

Amitges nos sorprendió totalmente solitario y todavía medio congelado, una estampa chulísima que, aprovechando que las nubes no parecían decididas a quedarse y que pese a las apariencias, la temperatura era estupenda, quisimos disfrutar con tranquilidad comiendo y dando un poco de libertad a los perros (en los Parques Nacionales el control es mucho mayor y pese a la soledad, tampoco nos gusta que hagan los ceporros o puedan molestar a la fauna en sitios con tanta presión).

 

estany amitges parc nacional aiguestortes_01

Estany i Agulles d’Amitges. Todo un privilegio haber estado ahí

refugio amitges parc nacional aiguestortes_01

El Refugio-chalet d’Amitges, todavía cerrado (aunque cuenta con una pequeña caseta antigua que siempre esta abierta con literas y mantas para que cualquiera pueda resguardarse

Después, descansados y rellenos, intentamos continuar ruta hasta el Estany de la Munydera y dels Barbs, que estaba a solo unos metros más allá del refugio para verlos y dar la vuelta, pero una buena acumulación de nieve sin fin a la vista nos hizo desistir. Congelarnos los pies no era buena idea cuando aún nos quedaba más de media ruta, así que iniciamos el regreso por les Obagues hasta el cruce con la pista, ahora sí cruzándonos con algunas parejas que empezaban a llegar por allí.

mirador del estany sant maurici aiguestortes_01

Vistas desde el mirador del Estany. El día no acompañó mucho a las fotos pero en vivo fue bastante bonito y se agradeció no estar todo el día a pleno sol

Desde esta intersección continuamos hasta el mirador del Estany y más allá para cruzar una pequeña tartera con unas vistas de infarto y recorrer la otra vertiente del valle, en dirección hacia el refugio Ernest Mallafre.

llac sant maurici tartera aiguestortes_01

Le dije “pasa de los perros, quiero que salgamos nosotras bien”. Alguien tenia una opinión al respecto.

 

riu portarro espot sant maurici_01

Riu del Portarró, Sí, por ahí pasaba el camino. Nos estamos mojando. Otra vez

Una vez pasado el torrente comenzó una buena bajada de esas que nos queman bastante, con una buena dosis de piedras, así que el cansancio y el dolor de pies ya era bastante acusado cuando finalmente alcanzamos los prados junto al refugio, donde mi novia dice que vio una urogallina (todavía estoy esperando verla para creerlo).

llac de sant maurici vuelta al estany_01

A eso me refería

vuelta al estany de sant maurici aiguestortes_01

Vistas hacia Amitges y Pui Pla

llac de sant maurici parc nacional aiguestortes_01

Un rato de sol nos permitió disfrutar del lago en toda su belleza

cascada ratera llac de sant maurici aiguestortes_01

A lo lejos la cascada de Ratera, se pueden apreciar sus dimensiones

abetos centenarios aiguestortes ernest mallafre_01

Y las de este abeto-secuoya y sus amigos

Desde Ernest Mallaffre se puede volver al Estany para salir al mismo punto por donde lo alcanzamos a la ida, pero para abreviar cogimos la pista que lleva directamente unos metros más abajo cerca de la ermita de Sant Maurci y su fuente, desde donde sí que ya no hay más remedio que desandar los cuatro kilómetros hasta el parking. Como intuíamos, fueron muy largos después de todo el día, sobre todo para mi acompañante que venía con su fascitis un poco perjudicada, pero mereció mucho la pena hacer el recorrido tal cual. Afortunadamente, tampoco teníamos ninguna prisa, ya que rondaban las cinco de la tarde y pese a que cayeron cuatro gotas, ese día nos libramos de la lluvia. En total fueron unas nueve horas de ruta, con cerca de dos horas de paradas entre comer y otras.

vacas llac de sant maurici_01

Las vacas eran muuuuuy majas. Tanto que algún ternero corrió hacia nosotros con ganas de fiesta ante la atenta y preocupada mirada de su madre. Con los perros hay que andarse con mucho cuidado con las madres, no les hacen ninguna gracia

valle de riu escrita sant maurici encantats_01

Despidiéndonos del valle

Lo bien que nos sentó el baño caliente y la cena esa tarde-noche en el hotel sólo lo pueden intuir aquellos que disfruten de pasarse el día caminando por la montaña hasta caer agotados en un “refugio” de la misma manera que nosotras.

hotel saurat espot_01

Bona nit

La otra zona del parque que queríamos conocer era Vall de Gerber, situada un poco más al norte de camino a Vall d’Aran, donde pernoctaríamos al siguiente día. Esta entrada fue la que me descubrió e inspiró para hacer esta ruta. Desde aquí, gracias, la disfrutamos enormemente. Así que el martes bien temprano recogimos “campamento” y nos despedimos de Espot y su hotel prometiendo volver, para intentar aprovechar la mañana al máximo posible ya que esa tarde, sí o sí, iba a llover. Tras 30 minutos de carretera, entusiasmadas por el entorno y a sólo unos metros del  puerto de la Bonaigua (a 2070 metros de altitud) dejamos el coche en la estación de Esquí de la Peülla, totalmente deshabitada en aquel momento, para adentrarnos hacia Vall de Gerber.

vall de gerber

Seguimos el pastoril sendero durante una media hora, llaneando con vistas al valle y a la vertiginosa carretera, hasta que llegamos a la entrada misma del valle de Gerber  donde tuvimos que salvar una corta subida que, en apenas 15 minutos, nos dejó en el primer rincón maravilloso de esta ruta, la estanyola de Gerber.

estanyola gerber aiguestortes

Perfecto lugar para la meditación

Aunque nos habríamos quedado aquí todo el día, nos hicimos el ánimo y continuamos, siguiendo las marcas (creo recordar que rojas o naranjas) es una ruta que no tiene pérdida, cruzando arroyos y bloques de piedra en una divertidísima subida hasta el siguiente nivel del valle: el Estany Petit.

 

ruta vallde gerber aiguestortes

Sus caras de emoción lo dicen todo

estany petit gerber

Otro bello rincón para solazarse

La nieve empezó a hacer acto de presencia y con precaución y siguiendo las huellas de alguien que había pasado antes que nosotras cruzamos un par de mini neveros que habían cubierto el sendero. El camino nos llevó al estrecho desagüe y las bonitas cascadas a la salida del Estany de Gerber, que finalmente alcanzamos en su inmensidad en un par de horas de recorrido (con mucha calma). Precioso.

2017-05-30 11.59.19

 

vall de gerber aiguestortes

estany de gerber parc nacional aiguestortes

A la izquierda los Puis de Gerber, a la derecha el Tuc de Serós

Alcanzamos en este punto a dos compañeros y su perrilla que estaban disfrutando del ibón en una roca junto al agua. Nos saludamos y nosotras continuamos. Los bordes del Estany son muy inclinados, al menos en esta época del año no hay camino para bordearlo por abajo y se ha de subir bastante para continuar por el sendero camino al refugio de Mataró. Salvado este desnivel, continuamos en llano por el pequeño pero bien trazado sendero disfrutando de unas maravillosas vistas de la laguna, hasta que llegamos a un canchal junto a la cascadita que baja del Estany Long. Cruzamos el canchal para intentar continuar la ruta evitando pisar demasiada nieve o agua, pero justo bajo la cascada, en plena umbría, nos esperaba un buen nevero de bastantes metros en profundidad, distancia y caída. Nadie lo había pisado todavía, y aunque era evidente que el sendero continuaba unos metros más allá hasta el collado y nos había gustado llegar al menos hasta el Estany Long, decidimos no arriesgarnos a cruzarlo.

estany de gerber aiguestortes

Merece la pena ver la inmensidad y profundidad del Estany desde lo alto

cascada vall de gerber

Cascada de Gerber e importante acumulación de nieve a partir de este punto. Con palos y botas probablemente habríamos cruzado sin mayor problema pero como unas son asín de sencillas pues habrá de esperar a la próxima.

Comimos en paz junto al camino mismo, en unas rocas que parecían un banquito puesto adrede en el estupendo mirador. El cielo nos obsequió incluso con un buen rato de sol en el que pudimos disfrutar del profundo azul del ibón, pero las nubes que se empezaban a arremolinar en el Tuc de Serós, no presagiaban nada bueno.

estany de gerber primavera aiguestortes

cascada gerber aiguestortes primavera

Con el cielo azul y la luz del sol todo parece más fácil… pero no hay que dejarse engañar

Antes de que nos sobreviniera demasiada bajona iniciamos la vuelta por el mismo camino, sin más compañía que la de una pareja de ánades, alguna marmota lejana y algún mosquito demasiado cercano. La disfrutamos casi tanto como la ida, aunque se nos hizo muuuyy corta.

vall de gerber nieve

estany de gerber primavera

Me quedo con la paz de estos rincones y las ganas de ir siempre más allá

Sobre las cuatro, tras la breve pero maravillosa ruta ya estábamos en el coche y de camino a Vall d’Aran, donde pasaríamos el siguiente día. Nuestra productiva visita relámpago a este pintoresco rincón de nuestra geografía la dejaremos para la próxima entrada.

Como bonus, os dejo con un video con mis flamantes fivefingers nuevas, para que veáis con qué gracia y soltura (aunque un poco menos al ir grabando, no tenía ganas de estampar mi preciosa lente contra una roca) nos movemos por este tipo de terreno con ellas 🙂

 

Anuncios

¡Cuéntanos algo! :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s