Estilo de vida

Nuestro estilo de vida es sano y activo. Luchamos contra la fragilidad a la que conduce el sedentarismo y el exceso de comodidad-confort de nuestra sociedad moderna aplicando el principio de “hormesis” (el organismo responde a la exposición a pequeños estresores generando adaptaciones fisiológicas destinadas a mantener la homeostasis y aumentar la resistencia, vamos, el lo que no te mata te hace más fuerte de toda la vida). Esto pasa por no evitar y enfrentarse a ciertas incomodidades en un grado tolerable: hambre, frío, calor… Y acaba siendo más una filosofía de vida que condiciona muchas de las decisiones que tomamos a diario. ¿Subo las escaleras o cojo el ascensor? ¿Compro una estufa o me pongo más ropa y me muevo para generar calor? ¿Pongo el ventilador o bajo las persianas y sudo un rato? ¿Uso zapatillas con amortiguación o pruebo el calzado minimalista? ¿Como en cuanto tengo hambre o me salto alguna comida? En la medida de lo posible y sin ser radicales, intentamos que la respuesta siempre ayude a desarrollar nuestra fortaleza y no contribuya a nuestra debilidad.

Nos sentimos vivas en el entorno natural y nos atrae la vida en todas sus manifestaciones (razón por la cual nos licenciamos ambas en Biología), de modo que en cuanto tenemos ocasión nos escapamos al monte, ya sea a hacer una ruta corta o larga de senderismo, subir montañas, montar la tienda de campaña… siempre en compañía de nuestros fieles compañeros peludos, que disfrutan de la naturaleza y el ejercicio físico tanto (o más) que nosotras.

Anuncios