Nuestras primeras FiveFingers®: Trek Ascent, primeras impresiones

FiveFingers® Trek Ascent 5 dedos Barcelona Senderismo montaña minimal

Como sabéis, desde la llegada del minimalismo a nuestras vidas hemos estado probando diferentes posibilidades de calzado para movernos por la montaña, que han relegado a un cuarto o quinto plano a nuestras clásicas y viejas (en mi caso nuevas) botas de senderismo. Nuestras últimas opciones han sido sandalias de trekking y huaraches para la más valiente de las dos, en ambos casos con muy buenas sensaciones y resultados. Sin embargo, nos preocupaba bastante la ausencia de alternativas a la hora de enfrentarnos a una ruta más larga o más dura, principalmente por la necesidad de un extra de protección para acometer posibles terrenos muy pedregosos.

Pedraforca, tartera, perros

Por ejemplo, por ejemplo… no sé, ahora mismo no me viene nada a la mente…

Aunque ya existen interesantes opciones en botas de montaña minimalistas, las cuales  estuvimos considerando seriamente, la imposibilidad de probarlas y especialmente el hecho de llevar el pie tan sujeto (cosa que hoy en día ya se discute que sea necesario e  incluso recomendable hasta para montaña) nos tiraba un poco para atrás y decidimos probar primero con algo que se ajustara más a nuestras necesidades y preferencias.

Así que, finalmente, decidimos acercarnos por segunda vez a 5dedos en Barcelona para probar un  modelo que parecía ser justo lo que necesitábamos: las FiveFingers® Trek Ascent.

FiveFingers® Trek Ascent 5 dedos Barcelona Senderismo montaña minimal

Como la vez anterior, pasamos un buen rato en la tienda, dejándonos asesorar (un poco ;P) y probando diferentes tallas y modelos. Como buscábamos algo para patear montaña, se nos sugirió apostar por las Merrel Trail Glove 3, y la verdad es que personalmente me gustaron mucho y fue difícil no decantarme por ellas; de hecho, no descarto probarlas también cuando se me pase el susto por el sablazo que le dimos a la cuenta bancaria ;). Lo mejor: la sensación de familiaridad al ser unas zapatillas como las que estoy acostumbrada a llevar y una puntera amplísima que ofrece muchísima libertad a los dedos y al movimiento del pie en general. Lo peor: la excesiva protección de la suela que, sin dejar de ser bastante flexible cuenta con una placa rígida en el arco del pie que me resultó bastante incómoda en inicio, aunque la sensación se fue pasando, pero que hizo que Estefa las descartara automáticamente.

Así que, tras un rato de indecisión por mi parte entre ambos modelos, y por parte de las dos en cuanto a la talla adecuada de FiveFingers®, salimos de allí con nuestras flamantes primeras zapatillas de cinco dedos.

FiveFingers® Trek Ascent 5 dedos Barcelona Senderismo montaña minimal

Las Trek Ascent tienen una suela de Vibram de 8 mm, con un relieve pronunciado para una buena protección y agarre en montaña pero no tanto como para que se pierda del todo el efecto “ir descalzo”, gracias al 0 drop y a la libertad de los dedos, además de ofrecernos un poco más de protección que una sandalia en todo el pie.

Primeras impresiones

Ayer salimos a dar un pequeño paseo urbano con un poco de suelo de tierra para probarlas. Al principio es una sensación bastante extraña la de llevar “cosas” entre los dedos, especialmente en este modelo un poco menos minimalista que otras opciones de la marca. Al no tener costumbre de recibir estimulación en esas zonas al caminar, puede resultar levemente incómodo (equiparable a la incomodidad que sientes cuando te pones una sandalia “de dedo” y te molesta el palito entre los dedos), pero es una sensación a la que te habitúas en seguida. Con ellas se pierde bastante la libertad y ligereza de las huaraches (esa sensación de desnudez que al principio cohibe y luego es maravillosa), pero se gana en adaptación al movimiento del pie y protección: te sientes con mucha más seguridad para hacer cualquier movimiento y pisar donde y como necesites además de que, por su flexibilidad, son estupendas para saltar o correr. Sentir el terreno o la vegetación entre los dedos, por otro lado, puede ser bastante agradable.

Pegas: acostumbradas como estamos a hacer ese mismo recorrido con 4 mm o menos, a ambas nos resultó un poco excesiva la suela. Pero teniendo en cuenta que sólo las vamos a destinar a tramos duros de rutas largas o con mucha complejidad técnica, nos parecieron bastante apropiadas por el balance que presentan entre protección y flexibilidad, contando además con un agarre excelente. No obstante, nos preocupa el resultado en un uso continuado, ya que nos va a costar usarlas con calcetines y al no ser demasiado transpirables, ahora que aprieta el calor el pie suda bastante, lo cual, aparte de la incomodidad por la humedad y el calor, incrementa el riesgo de ampollas o rozaduras. Por otro lado, es relativamente fácil que se cuelen cositas del suelo en el pie y, a diferencia de otros tipos de calzado, no son unas zapatillas de poner y quitar en segundos (mucho menos con el pie sudado o hinchado), así que esta puede ser otra pequeña fuente de incomodidades en su uso.

Pero por supuesto el veredicto final tendrá que esperar a las pruebas en ruta. De momento, muy contentas y más que dispuestas a darles toda la caña posible, ya sea solas o en combinación con otras opciones más frescas durante los próximos meses.

FiveFingers® Trek Ascent 5 dedos Barcelona Senderismo montaña minimal

Anuncios

Primeros pasos con las LightRun Sandals de 5dedos

Huaraches LightRun Sandals Barefoot Minimalista

El mismo jueves, al salir de la tienda de 5dedos en Barcelona, nos fuimos a un parquecillo cercano a sentarnos en un banco y calzárnoslas. No conseguí ajustármelas bien, quedaron sueltas, pero ello no me impidió usarlas como calzado de paseo urbano. Nos acercamos al centro comercial de L’Illa  y dimos una vuelta por el Decathlon. Para acabar la tarde, celebramos el importante paso que habíamos dado hacia la locomoción natural con una hamburguesa al plato en el Timesburg. Como dependíamos del transporte urbano, llegamos a casa a las tantas. Fueron como unas 4-5 horas con ellas puestas.

timesburg al plato barcelona paleo.jpg

Timesburg al plato, porque no van a ser todo fotos de pies en esta entrada

Sensaciones caminando por ciudad: comodísimas, no se nota nada del suelo con ellas (asfalto por ciudad), cero rozaduras, más chancleteo del que esperaba y la parte delantera se trababa al caminar de vez en cuando, por lo que caminaba algo insegura con ellas. Todo ello posiblemente por estar mal ajustadas.

El día siguiente hicimos una ruta corta y sencillita de senderismo, menos de 6km acortando la circular SFLL2 – Masies con ellas. Al principio de la ruta teníamos dudas sobre si la conseguiríamos hacer entera con las sandalias. Yo seguía batallando con el ajuste y no caminaba del todo cómoda. Más o menos a la mitad de la ruta, conseguí ajustármelas bien del todo y todo cambió a partir de ese momento. Me atreví incluso a correr unos metros con ellas y accidentalmente se mojaron por completo (un charco en medio del camino que no pudimos evitar), por lo que acabamos la ruta con los pies mojados y las sandalias chopadas. Pero la acabamos con ellas puestas 😉

Sensaciones caminando por pista y sendero sencillo: la suela me protege del suelo incluso más que mis viejas Newfeel, no noto apenas las piedrecillas porque el vibram lo absorbe, cosa que no me proporcionaba la suela dura de las Newfeel. Sigo chancleteando y andando raro hasta que consigo ajustármelas bien de verdad, momento a partir del cual las LightRun se me ajustan al pie y empiezan a formar parte de este. El movimiento es más natural y las noto muy flexibles. Al estar tan ajustadas la tira que va en el dedo gordo roza y también el nudo de las tiras de cuero, pero no me hace daño, sólo lo noto ahí. Al mojarse pierdo el ajuste y amenazan con salirse, es lo que tiene el cuero. Al quitármelas ya en casa veo que la tira del dedo gordo y el nudo me han dejado la piel enrojecida, pero no me han hecho nada de daño, la rojez se pasa en unos minutos (es por la presión, simplemente). Me duele una parte del pie que nunca antes me había dolido: justo bajo la cabeza del segundo metatarso: lo primero que apoyo del pie en la pisada.

El domingo, toda valiente yo, salgo ya a correr con las LightRun. Unos 8km por asfalto, pista, sendero pedregoso, sendero blandito de bosque, sendero de montaña, sendero pedregoso, pista y asfalto de nuevo. Ruta perfecta para probar las huaraches corriendo.

Sensaciones corriendo: tremendamente cómodas por asfalto, mucho menos chancleteo que con las Newfeel y mejor agarre. Absorben mucho las piedras al correr por pista y sendero. Como voy con prudencia, baja bastante mi ritmo de carrera (la perra se alegra mucho de esto). De modo natural alargo la cadencia y acorto la zancada. Por terreno rocoso tengo que tener más cuidado que con las Newfeel y algunas piedras las tengo que pasar casi caminando. Apenas se cuelan piedrecillas y las que cuelan salen solas enseguida. En general, uso más los gemelos, los soleos y la musculatura y huesos del pie, no obstante, acabo la salida con la espalda y piernas mucho menos cargadas de lo habitual, me siento más fresca.

Huaraches LightRun Sandals Barefoot Minimalista

Haciendo un pipi antes de salir a correr

El miércoles siguiente hice una salida a correr corta pero intensa (unos 4km), descalza por asfalto, con las huaraches por tierra. Subida y bajada a la Penya del Moro (por el mismo sitio: senda complicada con mucho pedrusco suelto y algo de roca, con bastante desnivel). No he necesitado volvérmelas a ajustar desde la salida anterior.

Vuelvo a salir por montaña al domingo siguiente, con lluvia ligera. El agarre es estupendo, aún con el suelo mojado, tanto por asfalto como por tierra. Pese a mojarse, apenas se desajustan (la tira del talón se nota algo suelta pero como no amenaza con salirse no necesito reajustármela). Bajo mi pie la sandalia está seca, sólo se moja la parte de fuera. 0 rozaduras. Después de una semana MUY dura para mi tren inferior, acabo con bastante dolor de pies, lo cual no me sorprende lo más mínimo. Fundamentalmente me duele bajo la cabeza del segundo metatarso del pie derecho, que es la zona que más impacto recibe (lo primero que apoyo) y que va más presionada por ir cogido el pie justo de ahí.