Por qué no le recomiendo usar la miel para endulzar el yogur a mi madre

abejas almendro flor miel paleo polinización

Abejitas en un almendro en flor 🙂

¿Por qué, si dicen que la miel es más sana que el azúcar? ¿No se supone que es “natural y saludable” porque la hacen las abejitas con las flores del campo y tiene muchas bondades? Pues sí y no, ni tanto ni tan calvo. Contaré aquí lo que sé de la miel porque se lo quería explicar a mi madre (bueno en realidad le quería pasar un enlace a una entrada mucho mejor que la mía que enlazo al final y recomiendo leer), pero pienso que muchas otras personas (entre las que puedes estar tú que me lees y que me importas) tienen un concepto de la miel un tanto alejado de la realidad y quizá comprender mejor la cuestión te ayude a tomar buenas decisiones en el futuro al respecto de tu alimentación.

La miel es un endulzante porque es prácticamente puro azúcar: fructosa y glucosa son sus componentes principales (tres cuartas partes). La diferencia entre el azúcar de mesa y la miel, en cuanto a su composición en azúcares, es simplemente que en éste último glucosa y fructosa se encuentra unidos por un enlace pasando a llamarse sacarosa.

La miel es natural porque el ser humano la puede encontrar tal cual en la naturaleza gracias a que la elaboran las abejas (no obstante, no dejaría de ser un “ingrediente culinario procesado“, aunque en este caso este procesamiento lo llevan a cabo estas pequeñas amigas en peligro de extinción). ¿Es natural la que encontramos en las estanterías del supermercado? Pues como todo, depende del proceso de extracción y de lo que se le añade o retira a dicha miel antes de meterla en el tarro. La gran mayor parte de las que encontramos en el super o no son miel sensu estricto o están demasiado procesadas como para considerarlas naturales. Y en cualquier caso, que sea natural no significa que sea mejor.

Parece que en cuanto a niveles de glucosa e insulina en sangre, el cuerpo responde igual ante la ingesta de azúcar de mesa, jarabe de glucosa y fructosa o miel. No hay apenas diferencia.  ¿Entonces por qué dicen que la miel es más sana que el azúcar? Porque contiene componentes que no tiene el azúcar de mesa: minerales, alguna vitamina y compuestos fenólicos y aromáticos. Pero ojo, estos componentes los presenta en en cantidades MÍNIMAS. Una cucharada de miel no proporciona suficiente cantidad de estos compuestos como para justificar su uso teniendo en cuenta su impacto en la glucemia y la insulinemia. Nutricionalmente no difiere apenas del azúcar y por tanto, aunque no puede considerarse una “fuente de calorías vacía” es una “fuente de calorías prácticamente vacía”.

¿Entonces, es saludable? Pues no mucho más que el azúcar de mesa, que sólo es ligeramente peor. Y es que en realidad no hay ningún endulzante saludable, lo realmente saludable es no endulzar nada. Tenemos el sentido del gusto atrofiado por tanto azúcar añadido y por endulzar aún más alimentos que de por sí ya contienen azúcares, que no somos capaces de detectar porque nuestro umbral de detección es muy alto.

Pues muy mal, joder, es como si no notáramos el olor a gas hasta que nos empezara a faltar oxígeno o no notáramos el calor de una llama hasta que nos estuviéramos quemando…. como no notamos el sabor dulce tomamos de más hasta causarnos barbaridades metabólicas y damos lugar a almacenar grasa que no necesitamos y nos perjudica. Es una comparación exagerada, soy consciente, lo primero y lo segundo son causas de muerte prematura inmediatas, a corto plazo. Lo tercero conlleva un empeoramiento de la salud y de la calidad de vida que puede conducir a una muerte prematura a largo plazo…(incrementa el riesgo de padecer otras enfermedades como el cáncer o la diabetes) o a una vejez muy mala, que podría haber sido mucho más placentera y desprovista de malestar y padecimiento.

En mi experiencia personal y la de muchas otras personas, al reducir hasta eliminar por completo el uso de endulzantes en la dieta (poco a poco, sin prisa pero sin tregua, hasta el objetivo: 0 endulzantes), el sentido del gusto recupera el umbral original para el dulce y se detecta en alimentos e infusiones que antes requerían endulzarse para que “supieran a algo”. El cerebro empieza a captar sabores que antes no captaba y todo te satisface en su justa medida (si te satisface de más, ya te digo yo que no es saludable :P).

Esta es la entrada de Óscar Picazo que quería pasarle a mi madre para que leyera y que ha dado pie a la mía. Espero despertar tu interés y que sigas informándote sobre las bondades de recuperar tu sentido del gusto y mejorar tu salud eliminando cualquier tipo de endulzante añadido a los alimentos que consumes. Yo lo he conseguido y soy más feliz ¡igual tú también, no lo descartes! 🙂

Nota: si quieres saber más sobre nuestra alimentación (actualización 2017) cotillea un poco por aquí 😉

Anuncios