Senderismo en Vall d’Aran: El bosque de Carlac y Artiga de Lin

Una vez acabada nuestra visita a Vall de Gerber y con ella nuestro periplo por el territorio del Parque Nacional d’Aigüestortes, nos lanzamos carretera abajo desde el port de la Bonaigua y la estación de esquí de Baqueira-Beret hacia el valle de Aran, disfrutando desde el coche de la sensación de estar de repente en un país muy lejano.

Naut aran

Vistas espectaculares del valle hacia el circo de Colomers

Tras una parada logística en el Mercadona de Viella, donde pudimos degustar ese bello idioma desconocido para nosotras que es el aranés, a medio camino entre el catalán, el francés y el vikingo, (si durante esta entrada os parece que se me ha roto el teclado repentinamente, no os asustéis), seguimos ruta hasta llegar a nuestro alojamiento, en todo el centro del valle. De camino llegó la lluvia prometida, en forma de nube blanca y gigantesca deshaciéndose en la misma carretera. Menos mal que estábamos a sólo diez minutos de nuestro destino.

Es tarde-noche la pasamos en un bungalow super bien equipado en el camping Prado Verde, situado entre la misma carretera  y el rio Garona. Pudimos disfrutar de un baño caliente de nuevo, de una agradable tarde jugando a 7 Wonders Duel en el porche de la casita, disfrutando de ver la lluvia caer mientras los perros lo dormían todo, y de una estupenda cena caliente en absoluta tranquilidad.

bungalow camping prado verde aran

Bunga en el tranquilo camping Prado Verde

camping prado verde 7 wonders duel

Juego muy recomendable para parejas que gusten de picarse usando la estrategia pero sin fundirse el cerebro

Amaneció muy pronto (como todos los días del viaje), con bastante ruido (porque por lo visto en Vall d’Aran los horarios no son como en el resto de España y a las seis ya había varias máquinas y obreros trabajando en la margen del rio) y muy nublado. Aunque nos habían ofrecido quedarnos todo el día con el bungalow si queríamos, preferimos recogerlo todo y salir lo antes posible para aprovechar al máximo el día, ya que esa misma tarde ya teníamos que estar en Benasque.

Aunque no llovía, moverse entre las nubes era bastante parecido. Pese a ello, con nuestro fiel Megane nos subimos al precioso y aislado pueblo de Bausen en los confines de Vall d’Aran, para hacer una breve pero espectacular ruta por el hayedo de Carlac.

Bausen valle de aran

Bausen. Solitario pero para nada abandonado.

La meteorología nos hizo decantarnos por las sandalias para esta ruta, y no nos arrepentimos ya que gran parte del sendero estaba totalmente encharcado, además de ropa ligera y la impermeable, que no llegó a salir de la mochila porque realmente no llovía y hacía muy buena temperatura. Desde el pueblo, escogimos comenzar la ruta circular con una fuerte subida hasta el Coll de Pan por una zona medio rural, en una humedad un poco asfixiante, mientras que las nubes no sabían si irse o quedarse.

collet de pan bausen val aran

coll de Pan valle de aran

Y, una vez superada esta altura, sólo nos quedaba disfrutar de la ruta en suave bajada.  Pronto nos internamos en el hayedo, donde nos olvidamos absolutamente de la meteorología y de toda la realidad cotidiana, salvo quizá por el momento en que nuestros teléfonos decidieron coger señal de Francia y nos informaron amablemente de que nos iban a pegar un sablazo en roaming.

entrando al hayedo de carlac aran

Internándonos en el bosque

Desde que estamos en Catalunya, hemos tenido la suerte de visitar un montón de hayedos y bosques mixtos preciosos. El bosque de Carlac destaca,no tanto por la edad de los individuos (que la tendrán), si no más bien por las formas y disposiciones de los árboles, que sin duda han sido propiciadas por la explotación humana hace no tantos años, además de las esporádicas y espectaculares vistas a los valles y la humedad y el verdor exhuberante que lo impregna todo. De cualquier manera se trata, como dicen, de un bosque de cuento o de película al que, como de costumbre, las fotos no hacen justicia. Aun así no he podido resistirme a poneros unas cuantas 😀

valle de aran hayedo carlac

bosque de carlac aran

bosc du carlac val aran

arroyo bosque de carlac aran

La ruta cruza este precioso arroyo en un par de puntos. La parada para fotos es obligatoria

bosque de carlac rio aran

hayedo de carlac primavera

Me sorprendió la enorme gama de colores con la que nos obsequió el paisaje, incluso estando en plena primavera

babosa gigante val de aran

Seres de Carlac

bosque de carlac GR vall de aran

La niebla vino a dar un toque de misticismo en alguna ocasión

P1060182

Momento muy épico de la Estefi. Si la ruta hubiera requerido hacer eso os juro que yo aún seguiría ahí. Muy fan.

cruzando el hayedo de carlac

A ver, que no puedo parar

Fagus sylvatica bosque de carlac

val d'aran bosc de carlac

En serio, que alguien me pare

valle de aran Les Bausen

La salida del Valle de Aran, hacia Francia

Vall de Toran Canejan desde Bausen

Canejan y el valle de Toran, que nos está esperando para la próxima visita

Nos olvidamos visitar la tumba de la amada Teresa, si lo hubiera sabido entonces, habría sido una bonita forma de acabar el paseo :(. Total, tras unas tres horas que, como veis, nos tomamos con mucha calma, volvimos al punto de inicio mientras el día parecía despejarse, y nos montamos en el coche con idea de ir a Francia antes de buscar un lugar para comer. Sí, o sea, ir y ya. Así que cogimos la carreterita y cruzamos la frontera, visitando el pequeño pueblo de Fos.

frontera con francia fos aran

Momento preciso y borroso porque es difícil contener la emoción

fos francia valle de aran

¡Cosas en francés!

frontera españa fos aran

No éramos las únicas frikis…este mochilero estaba subiendo a instagram su foto con el cartel de España… aunque seguro que lo suyo tenía más mérito

Tras la épica aventura retornamos a España y, de nuevo con el coche, nos subimos a Eth Portilhon con idea de comer por allí. Como no encontrábamos sitio que nos convenciera para parar, seguimos y seguimos y bajamos y acabamos de nuevo en Francia (las fronteras aquí son un poco cachondas), donde también hicimos un poco de turismo por Saint-Mamet y Luchon.

saint mamet francia pirineo aran

Al final, nos tocó volver a subir el puerto para comer cerca de allí, en un antiguo merendero con una fuente, ahora abandonado. No nos entretuvimos mucho, las nubes volvían a agruparse, así que el café lo tomamos en el coche junto al mirador, disfrutando de las últimas vistas del valle antes de que todo volviera a desaparecer entre las nubes.

fuente portilhon val aran

mirador es portilhon vall aran

El Garona y Les

Entonces retornamos en dirección a Es bordes desde donde nos adentramos en el valle dera artiga de Lin  para una nueva visita relámpago. Aparcamos junto a los Uelhs deth Joeu tras sobrecogernos un poco por la violencia de las avenidas, que habían sembrado el estrecho valle de troncos y rocas más grandes que nuestro coche. Medio lloviznando,  iniciamos el breve recorrido por las cascadas y el espectacular valle.

uelhs deth joeu artiga de lin aran

El agua del deshielo en las altas cumbres junto al Aneto desaparece debido a las grietas del relieve kárstico, para reaparecer espectacularmente en este punto a varios kilómetros en dirección norte.

Una pena que estuviera todo tan cubierto porque no pudimos ver el circo en todo su esplendor, pero aun así nos impacto y por otro lado creo que fue aún más místico. Como todo, cuando se pete de turistas será triste, pero en aquella soledad absoluta nos dejó prendadas.

valle dera artiga de lin

circo glaciar artiga de lin

artiga de Lin

Hay un antiguo refugio y parece que están construyendo algo más grande. Si algo aprendí en mis días de bióloga conservacionista es que, para proteger, hay que conocer y regular, no prohibir, así que a veces es necesario hacer ciertos sacrificios…

cascada de pomero artiga de lin

Nos acercamos también a la cascada de Pomero. Nos mojamos otra vez.

Y entonces empezó a llover mucho, aquí sí que no nos quedó más remedio que impermeabilizamos rápido para poder terminar la ruta tranquilamente bajo una lluvia realmente agradable, tras un paseo de una hora aproximadamente.

De vuelta en el coche fue el momento de continuar viaje hacia Huesca, no sin antes avituallarnos para el resto de las vacaciones en el mercadona de Vielha. Casi todo el camino fue con lluvia hasta casi llegar a Benasque,  pero lo poco que pudimos disfrutar cruzando la enorme mole de los pirineos por debajo también mereció la pena.

Nos alojamos en el Camping Aneto, de nuevo en “habitación” que no bungalow, el cual se nos pasaba un poco de presupuesto. Aquí pasaríamos las tres ultimas noches bajo la atenta vigilancia de la Tuca de la Trapa. Las comodidades en este alojamiento disminuyeron bastante, pero bueno, tampoco es que fuera un desastre y pudimos más o menos descansar.

P1060269

Lo necesitaríamos y mucho los dos días siguientes, por buenas y malas razones,  pero ese relato tendrá que esperar al próximo post. No obstante, como me gusta cuidar a mis lectores, no os dejaré con tan mal sabor de boca…

hayas espectaculares bosque de Carlac

Anuncios

Medidas de restricción de tráfico y circulación en Barcelona para reducir contaminación (info actualizada)


En esta entrada iré colgando toda la información que encuentre sobre plan para reducir el impacto ambiental del tráfico rodado en Barcelona y su área metropolitana (medidas de restricción de tráfico en Barcelona para reducir la contaminación) según se vaya publicando en los medios. (De menos a más actualizada).


Marzo 2017

A partir del 1 Enero de 2019, las furgonetas matriculadas antes del 1 de octubre de 1994 y coches matriculados antes del 1 de enero de 1997, no podrán circular por Barcelona ciudad y los municipios del Àmbit-40 (*) Además vehículos sin distintivo ambiental de la DGT -de gasolina matriculados antes del año 2000 y de diésel de antes de 2006- no podrán circular en el espacio comprendido por las Rondas de Barcelona (estas vías incluidas) en episodios contaminantes a partir de diciembre de 2017 y se planea desplegar medidas para prohibirlos a partir de 2020.

(*) Barcelona, Badalona, L’Hospitalet, Cornellà, Esplugues, El Prat y Sant Feliu de Llobregat, Barberà, Cerdanyola, Sant Cugat, Sant Quirze, Mollet, Montornès y Parets del Vallès, Sant Adria del Besòs, Santa Coloma de Gramenet, Castelldefels, Gavà, Martorell, Molins de Rei, El Papiol, Pallejà, Sant Andreu de la Barca y Sant Joan Despí. Sant Just Desvern, Sant Vicenç dels Horts, Viladecans, Castellbisbal, Montcada i Reixac, Ripollet, Rubí, Sabadell, Santa Perpètua de Mogoda, Terrassa, Granollers, La Llagosta, Martorelles, Montmeló, y Sant Fost de Campsentelles.

Fuente:

COPIA_Y_PEGAhttp://www.lavanguardia.com/local/barcelona/20170306/42576459730/los-vehiculos-mas-contaminantes-no-podran-circular-por-el-area-de-barcelona-desde-2019.html

Estos municipios tendrán permiso para implementar incluso restricciones adicionales, según consideren.

En principio el control se haría mediante un sistema de cámaras en la red de carreteras del Àmbit-40 para identificar a quien vulnere la normativa. Además para reducir el tráfico dentro de Barcelona se estudia la idea de poner un peaje a la entrada (para circular por la zona centro habría que pagar una determinada tasa).

Fuente:

COPIA_Y_PEGAhttp://www.elperiodico.com/es/barcelona/20170306/hoja-ruta-contra-contaminacion-5880292

Julio 2017

Prueba piloto en Badalona, Sant Just Desvern, Castelldefels, Sant Cugat del Vallès y Sant Boi de Llobregat. Luego las medidas se aplicarán en 12 municipios más. Se restringirá la circulación de los vehículos más contaminantes dentro del casco urbano cuando se registren episodios de alta contaminación atmosférica. Se instalarán carteles para el veto en caso de episodio de alta contaminación, (a partir de diciembre de este año) y para prohibir circular a vehículos sin denominación 0, Eco, C y B, los laborables de lunes a viernes de 7.00 a 20.00 horas (a partir de enero del 2020).

bajas_emisiones

Ejemplo de cartel

Fuente:

COPIA_Y_PEGAhttp://www.elperiodico.com/es/barcelona/20170711/amb-presenta-senales-veto-circulatorio-contaminacion-6161959

Comunicado del 26 Julio 2017

A partir de Diciembre de 2017 los coches sin etiqueta ambiental de la DGT (*) no podrán circular en la ZBE (zona de bajas emisiones) de Barcelona. entre las 7.00 y las 20.00 horas de lunes a jueves en episodios de contaminación a partir del día siguiente de la declaración del episodio hasta el día de su fin (no en aviso preventivo, sólo en episodios, que suelen haber un máximo de tres al año y duran entre un y tres días).

ZBE = Perímetro comprendido entre las dos rondas, (Ronda de Dalt y Ronda Litoral), es decir, toda Barcelona (excepto barrios de Collserola y la Zona Franca) las áreas de Cornellà y Esplugues que se encuentran en la zona entre rondas y casi toda la superficie de L’Hospitalet y Sant Adrià de Besòs.

(*) Turismos de gasolina anteriores al 2000 y diésel de antes de 2006, que serán los que no podrán circular, a partir de diciembre ya que se hará una exención temporal a las motos mientras no se entreguen las etiquetas, y a furgonetas, sólo prohibiendo en esta franja horaria las anteriores a 1997.

Se instalarán señales en las salidas de las rondas y en ámbitos urbanos. Excepciones hasta primavera de 2018 para motos (pendientes de etiquetaje ambiental), camiones, autobuses y furgonetas anteriores a 1994. Después de ese periodo se revisará el asunto.

Estas restricciones irán convirtiéndose en permanentes (independientemente del estado de la contaminación ambiental) empezando por los turismos Euro 1 y las furgonetas Euro 1 en enero de 2019 y después afectando a todos los vehículos sin etiqueta de la DGT en enero de 2020, cuando se prevee que ya estarán desplegadas tanto iniciativas de impulso del transporte público como otras medidas alternativas y compensatorias.

Fuente:

COPIA_Y_PEGAhttp://movil.ecoticias.com/sostenibilidad/139254/Cinco-ciudades-de-Barcelona-prohibiran-los-coches-mas-contaminantes-7-a-20-horas-en-episodios

COPIA_Y_PEGAhttp://www.elperiodico.com/es/barcelona/20170726/barcelona-metropolitana-coordina-zonas-horarios-restriccion-trafico-6191378

Senderismo en el Parc Nacional d’Aigüestortes

P1050655

Lo que, en un inicio, iba a ser un desesperado intento de conseguir un par de días a principios de Junio para desconectar y “vivir” un poco antes del largo y sufrido verano, se convirtió finalmente en una semana de vacaciones como la copa de un pino (o abeto 😉 ), que no queremos dejar de compartir con vosotros, aunque sea de manera bastante resumida.

Después de mucho darle a la olla decidimos, esta vez sí, exprimir a tope la semana haciendo noche en diferentes localizaciones, y así no quedarnos sin ver nada de lo que nos apetecía. Además, para ahorrarnos las horas de montar y desmontar tienda y por qué no decirlo, también el cansancio, decidimos prescindir de ella y alojarnos de manera más cómoda y rápida, ya que podíamos permitirnos hacer un poco más de inversión. Por ello y para no hacerlo muy pesado, voy a dividir la crónica en tres entradas correspondientes a cada una de las tres “zonas” en las que estuvimos. Agárrense que vienen curvas.

subida al port de la bonaigua vall aran

Mi idea principal cuando aún no sabía cuantos días íbamos a tener era aprovechar para visitar el Parc Nacional d’Aiguestortes y llac de Sant Maurici. Visita obligatoria para todo catalán que se precie y que, tras dos años, aún teníamos pendiente. De nuevo, me surgieron dudas al respecto y estuve a punto de descartar esta zona para partir en busca de otros lugares menos masificados y “domesticados”, pero finalmente valoramos que era la mejor oportunidad por la época del año en que estábamos, y que era muy poco probable que nos decidiéramos a ir únicamente allí en cualquier otro momento.

Me alegro mucho de no haberla descartado. La visita al parque superó con creces mis expectativas, la época del año era perfecta y para nada me dio la sensación que me trasmitía lo que había estado leyendo por internet. Estaba precioso, espectacular, todavía con algo de nieve en las zonas altas y agua a borbotones por todas partes. Encontramos gente y algún 4×4, pero para nada lo que imaginaba, y al no haber comenzado ni siquiera la temporada de la Carros de Foc, tuvimos muchos momentos de completa soledad y tranquilidad. En verano no quiero verlo ni en fotos, pero, como digo, el momento fue ideal y mereció mucho la pena invertir el día y medio que estuvimos en el parque y sus alrededores.

Con una eficacia admirable conseguimos tener todo listo el Domingo a las cinco y poco de la tarde (yo había trabajado hasta las tres, pero fue un fin de semana muy bien organizado) y salimos para Espot, donde llegamos a las nueve de la noche, todavía con bastante luz. Nos alojamos en el Hotel Saurat en el centro mismo del pueblo, uno de los pocos sitios “a cubierto” donde nos aceptaron con nuestros perros y la verdad,  salimos muy contentas. Totalmente recomendable.

espot vistas hotel saurat_01

Espot. Vistas desde la ventana del pasillo del Hotel Saurat

La previsión meteorológica para toda la semana era variable, con probabilidad de lluvias todos los días, especialmente del medio día al anochecer. Así que cada día salimos bien equipadas de primavera-verano y, cómo no, con nuestras five, pero también preparadas con abrigo y ropa impermeable para que cualquier chaparrón o bajada brusca de temperatura alpina no nos fastidiara el día.

Para el primer día tocaba conocer el Llac de Sant Maurici al fin y, si nos veíamos bien, subir hasta el Estany d’Amitges para volver por el otro lado del lago. Una ruta un poco más larga de lo que nuestros pies querrían, por lo que íbamos con reservas y decididas a acortarla si era necesario. La podéis ver aquí, es el único track que he encontrado que hace casi exactamente lo que nosotras, aunque hay un tramo que traza una linea recta que evidentemente no es real, por lo que la distancia total está más cerca de los 18,5 km que de los 17,5.

Dejamos el coche en el enorme parking del Prat de Pierró, último lugar al que se permite llegar en vehículo privado, a unos 4km y algo de Sant Maurici, y comenzamos a caminar a las nueve de la mañana, primero por un sendero adaptado de madera de unos 800m que discurre junto al río, y posteriormente subiendo muy poco a poco por el fondo del valle alternando prado y abetal, por un sendero mucho más majo de lo que yo esperaba y en absoluta soledad.

Itinenario adaptado sant maurici prat de pierro_01

El Riu Escrita bajaba abundante y salvaje, preludio de lo que encontraríamos en la cabecera del valle

sendero al estany de sant maurici riu escrita_01

Primeras vistas de Els Encantats y la roca del Estany

 

estany llac de sant maurici aiguestortes_01

El llac de Sant Maurici a rebosar, verde y sereno este Lunes primaveral

Una vez en el Estany y  en el camino hacia la cascada de Ratera nos encontramos con alguna familia y parejas disfrutando de la espectacularidad del salto de agua, pero en la breve pero intensa subida hacia en Estany de Ratera los fuimos perdiendo, de manera que cuando llegamos a este precioso lago y a los siguientes disfrutamos totalmente del entorno en una soledad absoluta. Únicamente nos cruzamos con un taxi 4×4 con tres o cuatro turistas que nos alcanzó en el Estany de la Bassa, pero siguió su camino por la pista y ya no nos molestó mas.

encantats llac estany de sant maurici_01

La mole de Els Encantats presidiendo la mayor parte de la ruta

cascada ratera parc nacional aiguestortes sant maurici

Cascada de Ratera. Agua. Mucha. Me estoy mojando.

llac sant maurici ratera portarro_01

Espectacular caída hasta el Estany. Al fondo el Portarró. Me estoy mojando mucho.

estany de ratera perros_01

Estany de Ratera. Grande y muy bonito, es un circo precioso mires hacia donde mires

Nos adentramos por el pequeño y precioso sendero que, poco a poco, asciende junto a les Obagues de Ratera y finalmente hasta el Refugi d’Amitges, haciendo el mismo camino de subida y bajada pero evitando la infernal y costeruda pista. Además de disfrutar de las vistas pudimos solazarnos con el encuentro con unos gamos que, con total desvergüenza (sólo un poco de preocupación porque al parecer nos acompañaba un lobo) nos observaron pasar y seguir nuestro camino sin moverse de su mirador privilegiado.

gamos parc nacional aiguestortes sant maurici_01

estany obagues de ratera aiguestortes_01

Les Obagues de Ratera estaba tan lleno que incluso había quedado sumergido parte del camino y tuvimos que subir un poco para evitar el agua. Nuestro favorito de toda la ruta

Amitges nos sorprendió totalmente solitario y todavía medio congelado, una estampa chulísima que, aprovechando que las nubes no parecían decididas a quedarse y que pese a las apariencias, la temperatura era estupenda, quisimos disfrutar con tranquilidad comiendo y dando un poco de libertad a los perros (en los Parques Nacionales el control es mucho mayor y pese a la soledad, tampoco nos gusta que hagan los ceporros o puedan molestar a la fauna en sitios con tanta presión).

 

estany amitges parc nacional aiguestortes_01

Estany i Agulles d’Amitges. Todo un privilegio haber estado ahí

refugio amitges parc nacional aiguestortes_01

El Refugio-chalet d’Amitges, todavía cerrado (aunque cuenta con una pequeña caseta antigua que siempre esta abierta con literas y mantas para que cualquiera pueda resguardarse

Después, descansados y rellenos, intentamos continuar ruta hasta el Estany de la Munydera y dels Barbs, que estaba a solo unos metros más allá del refugio para verlos y dar la vuelta, pero una buena acumulación de nieve sin fin a la vista nos hizo desistir. Congelarnos los pies no era buena idea cuando aún nos quedaba más de media ruta, así que iniciamos el regreso por les Obagues hasta el cruce con la pista, ahora sí cruzándonos con algunas parejas que empezaban a llegar por allí.

mirador del estany sant maurici aiguestortes_01

Vistas desde el mirador del Estany. El día no acompañó mucho a las fotos pero en vivo fue bastante bonito y se agradeció no estar todo el día a pleno sol

Desde esta intersección continuamos hasta el mirador del Estany y más allá para cruzar una pequeña tartera con unas vistas de infarto y recorrer la otra vertiente del valle, en dirección hacia el refugio Ernest Mallafre.

llac sant maurici tartera aiguestortes_01

Le dije “pasa de los perros, quiero que salgamos nosotras bien”. Alguien tenia una opinión al respecto.

 

riu portarro espot sant maurici_01

Riu del Portarró, Sí, por ahí pasaba el camino. Nos estamos mojando. Otra vez

Una vez pasado el torrente comenzó una buena bajada de esas que nos queman bastante, con una buena dosis de piedras, así que el cansancio y el dolor de pies ya era bastante acusado cuando finalmente alcanzamos los prados junto al refugio, donde mi novia dice que vio una urogallina (todavía estoy esperando verla para creerlo).

llac de sant maurici vuelta al estany_01

A eso me refería

vuelta al estany de sant maurici aiguestortes_01

Vistas hacia Amitges y Pui Pla

llac de sant maurici parc nacional aiguestortes_01

Un rato de sol nos permitió disfrutar del lago en toda su belleza

cascada ratera llac de sant maurici aiguestortes_01

A lo lejos la cascada de Ratera, se pueden apreciar sus dimensiones

abetos centenarios aiguestortes ernest mallafre_01

Y las de este abeto-secuoya y sus amigos

Desde Ernest Mallaffre se puede volver al Estany para salir al mismo punto por donde lo alcanzamos a la ida, pero para abreviar cogimos la pista que lleva directamente unos metros más abajo cerca de la ermita de Sant Maurci y su fuente, desde donde sí que ya no hay más remedio que desandar los cuatro kilómetros hasta el parking. Como intuíamos, fueron muy largos después de todo el día, sobre todo para mi acompañante que venía con su fascitis un poco perjudicada, pero mereció mucho la pena hacer el recorrido tal cual. Afortunadamente, tampoco teníamos ninguna prisa, ya que rondaban las cinco de la tarde y pese a que cayeron cuatro gotas, ese día nos libramos de la lluvia. En total fueron unas nueve horas de ruta, con cerca de dos horas de paradas entre comer y otras.

vacas llac de sant maurici_01

Las vacas eran muuuuuy majas. Tanto que algún ternero corrió hacia nosotros con ganas de fiesta ante la atenta y preocupada mirada de su madre. Con los perros hay que andarse con mucho cuidado con las madres, no les hacen ninguna gracia

valle de riu escrita sant maurici encantats_01

Despidiéndonos del valle

Lo bien que nos sentó el baño caliente y la cena esa tarde-noche en el hotel sólo lo pueden intuir aquellos que disfruten de pasarse el día caminando por la montaña hasta caer agotados en un “refugio” de la misma manera que nosotras.

hotel saurat espot_01

Bona nit

La otra zona del parque que queríamos conocer era Vall de Gerber, situada un poco más al norte de camino a Vall d’Aran, donde pernoctaríamos al siguiente día. Esta entrada fue la que me descubrió e inspiró para hacer esta ruta. Desde aquí, gracias, la disfrutamos enormemente. Así que el martes bien temprano recogimos “campamento” y nos despedimos de Espot y su hotel prometiendo volver, para intentar aprovechar la mañana al máximo posible ya que esa tarde, sí o sí, iba a llover. Tras 30 minutos de carretera, entusiasmadas por el entorno y a sólo unos metros del  puerto de la Bonaigua (a 2070 metros de altitud) dejamos el coche en la estación de Esquí de la Peülla, totalmente deshabitada en aquel momento, para adentrarnos hacia Vall de Gerber.

vall de gerber

Seguimos el pastoril sendero durante una media hora, llaneando con vistas al valle y a la vertiginosa carretera, hasta que llegamos a la entrada misma del valle de Gerber  donde tuvimos que salvar una corta subida que, en apenas 15 minutos, nos dejó en el primer rincón maravilloso de esta ruta, la estanyola de Gerber.

estanyola gerber aiguestortes

Perfecto lugar para la meditación

Aunque nos habríamos quedado aquí todo el día, nos hicimos el ánimo y continuamos, siguiendo las marcas (creo recordar que rojas o naranjas) es una ruta que no tiene pérdida, cruzando arroyos y bloques de piedra en una divertidísima subida hasta el siguiente nivel del valle: el Estany Petit.

 

ruta vallde gerber aiguestortes

Sus caras de emoción lo dicen todo

estany petit gerber

Otro bello rincón para solazarse

La nieve empezó a hacer acto de presencia y con precaución y siguiendo las huellas de alguien que había pasado antes que nosotras cruzamos un par de mini neveros que habían cubierto el sendero. El camino nos llevó al estrecho desagüe y las bonitas cascadas a la salida del Estany de Gerber, que finalmente alcanzamos en su inmensidad en un par de horas de recorrido (con mucha calma). Precioso.

2017-05-30 11.59.19

 

vall de gerber aiguestortes

estany de gerber parc nacional aiguestortes

A la izquierda los Puis de Gerber, a la derecha el Tuc de Serós

Alcanzamos en este punto a dos compañeros y su perrilla que estaban disfrutando del ibón en una roca junto al agua. Nos saludamos y nosotras continuamos. Los bordes del Estany son muy inclinados, al menos en esta época del año no hay camino para bordearlo por abajo y se ha de subir bastante para continuar por el sendero camino al refugio de Mataró. Salvado este desnivel, continuamos en llano por el pequeño pero bien trazado sendero disfrutando de unas maravillosas vistas de la laguna, hasta que llegamos a un canchal junto a la cascadita que baja del Estany Long. Cruzamos el canchal para intentar continuar la ruta evitando pisar demasiada nieve o agua, pero justo bajo la cascada, en plena umbría, nos esperaba un buen nevero de bastantes metros en profundidad, distancia y caída. Nadie lo había pisado todavía, y aunque era evidente que el sendero continuaba unos metros más allá hasta el collado y nos había gustado llegar al menos hasta el Estany Long, decidimos no arriesgarnos a cruzarlo.

estany de gerber aiguestortes

Merece la pena ver la inmensidad y profundidad del Estany desde lo alto

cascada vall de gerber

Cascada de Gerber e importante acumulación de nieve a partir de este punto. Con palos y botas probablemente habríamos cruzado sin mayor problema pero como unas son asín de sencillas pues habrá de esperar a la próxima.

Comimos en paz junto al camino mismo, en unas rocas que parecían un banquito puesto adrede en el estupendo mirador. El cielo nos obsequió incluso con un buen rato de sol en el que pudimos disfrutar del profundo azul del ibón, pero las nubes que se empezaban a arremolinar en el Tuc de Serós, no presagiaban nada bueno.

estany de gerber primavera aiguestortes

cascada gerber aiguestortes primavera

Con el cielo azul y la luz del sol todo parece más fácil… pero no hay que dejarse engañar

Antes de que nos sobreviniera demasiada bajona iniciamos la vuelta por el mismo camino, sin más compañía que la de una pareja de ánades, alguna marmota lejana y algún mosquito demasiado cercano. La disfrutamos casi tanto como la ida, aunque se nos hizo muuuyy corta.

vall de gerber nieve

estany de gerber primavera

Me quedo con la paz de estos rincones y las ganas de ir siempre más allá

Sobre las cuatro, tras la breve pero maravillosa ruta ya estábamos en el coche y de camino a Vall d’Aran, donde pasaríamos el siguiente día. Nuestra productiva visita relámpago a este pintoresco rincón de nuestra geografía la dejaremos para la próxima entrada.

Como bonus, os dejo con un video con mis flamantes fivefingers nuevas, para que veáis con qué gracia y soltura (aunque un poco menos al ir grabando, no tenía ganas de estampar mi preciosa lente contra una roca) nos movemos por este tipo de terreno con ellas 🙂

 

Ruta circular Valles del Ara, Ordiso y Otal – Pirineo Aragonés

senderismo-ordesa-valle-de-bujaruelo-estefa

Dificultad: Media-Alta, por duración y desnivel. No hay pasos complicados aunque parte transcurre fuera de sendero o con éste muy degradado.

Distancia: Aprox. 20 km

Desnivel acumulado: 950 m

Tiempo: Aprox. 7 horas en movimiento

Track: Con variaciones http://ca.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=4814524

Amanecer en mitad del valle de Bujaruelo y echar a andar con todo el día por delante en la montaña hizo que, automáticamente, casi olvidásemos lo duro que había sido establecer el campo base en el camping del refugio (algunos detalles chungos sobre el camping de San Nicolás de Bujaruelo en próximas entregas).

Para nuestro primer día habíamos planificado la ruta más larga de todo el viaje, para cogerla con más fuerzas y tener días de sobra para recuperarnos de cara a la otra ruta más dura del viaje (el valle de Ordesa). Una circular de unos 20 km que, partiendo del mismo refugio, nos permitiría adentrarnos hacia la cabecera del rio Ara y visitar los tranquilos valles cercanos de Ordiso y Otal.

senderismo-ordesa-puente-san-nicolas-de-bujaruelo

La “playa” de San Nicolás de Bujaruelo, solitaria y tranquila en la fresca mañana

Salimos del refugio de Bujaruelo cuando los primeros rayos de sol entraban en el valle (a eso de las diez de la mañana). Cruzando el puente de San Nicolás, cogimos el GR11 en dirección a Ordiso y los baños de Panticosa. La primera parte de la ruta transcurre por los prados y bosques junto al río Ara, pudiendo hacerse por el margen derecho (sendero) o izquierdo (pista), ya que ambos se van a unir en el puente de Ocins, antes de que el Ara se estreche entre paredes de roca.

senderismo-ordesa-valle-de-bujaruelo-sara

Dispuestos a darlo todo

senderismo-ordesa-puente-de-oncins-rio-ara

Poza increíblemente apetitosa en el puente de Oncins

Con pena nos separamos de la maravillosa poza pensando en volver si teníamos tiempo en los próximos días para darnos un baño (no llevábamos ni una hora de camino y quedaban muchos kilómetros por delante) y empezamos la subida hacia el puente de Ordiso y la cabecera del Ara. La pista sube sin tregua entre el abetal para llevarnos a un estupendo mirador sobre los valles de Otal y Bujaruelo, que alcanzamos en unos quince minutos. A mitad de la misma encontramos el desvío hacia el puente colgante de Burguil, donde se escuchaba  mucho alboroto de gente bañándose o iniciando el descenso del río, así que decidimos no bajar.

senderismo-ordesa-valle-de-otal-desde-bujaruelo-2

Valle de Bujaruelo con el Mondarruego al fondo

senderismo-ordesa-valle-de-otal-desde-bujaruelo

Valle de Otal con la sierra de Turbión y el pico Otal al fondo

senderismo-ordesa-valle-de-otal-desde-bujaruelo-3

Uno de los puntos más bonitos de todo el viaje. Empezamos fuerte

Tras un buen rato llaneando, el valle se vuelve a abrir para dar paso a la parte alta del Ara y la confluencia con el valle de Ordiso. Este es un lugar bucólico, muy fácil de alcanzar, y encontramos varios grupos de gente disfrutando de los remansos del río.

senderismo-ordesa-valle-del-ara

Entrada al valle de Ordiso

senderismo-ordesa-valle-del-ara-y-vignemale

Valle de la cabecera del Ara, con el Vignemale al fondo

Hasta aquí la ruta había sido maravillosa, pero obviamente no podíamos conformarnos con sólo esto, así que nos adentramos en el valle de Ordiso, todo el rato por encima de los 1600 metros. A partir de aquí abandonamos todo sendero señalizado, así que tuvimos que empezar a consultar el track para saber qué sendero teníamos que coger, ya que el valle es mucho más cerrado de lo que parece, esta lleno de senderos de la gente que pasea por allí y sobre todo de las vacas, y es un poco confuso.

senderismo-ordesa-valle-de-ordiso

Adentrándonos en el solitario valle de Ordiso

senderismo-ordesa-valle-de-ordiso-2

Pose chachi en el punto donde vimos nuestra primera marmota ^^

No es un camino muy frecuentado y está bastante invadido por la vegetación y el barro y otros tipos de productos naturales del campo (mierda de vaca, por si alguien no lo pilla). Después de una hora de andar hacia el circo a pleno solete, en una vegetación cada vez más alpina y viendo como tristemente el río dejaba de llevar agua, llegamos al circo de Ordiso.

senderismo-ordesa-valle-de-ordiso-cabecera

La alta montaña en Septiembre, señores, más vale esto que la nieve

senderismo-ordesa-cabecera-ordiso

Circo de Ordiso, imponente pero sequito

En este  punto debíamos abandonar el sendero (que nos habría llevado a los pequeños ibones de Ordiso pasando junto a una espectacular cueva), cruzar el río y comenzar a remontar por la ladera sur del valle hasta alcanzar el collado de Ordiso, que divide los dos valles a 2200 metros de altitud. Una gran cantidad de vacas y terneros reposaban al sol justo en la zona más indicada para comenzar la ascensión,  siguiendo el track. Como es lógico, las rodeamos para no asustarlas, ya que habitualmente reaccionan con bastante más desconfianza hacia los perros que hacia las personas, de manera que acometimos la agreste ladera un poco más hacia el sur de lo indicado, y nuestra deriva entre trochas de vaca no hizo si no alejarnos aún más de la ruta indicada.

senderismo-ordesa-valle-de-ordiso-vignemale

Eso sí, las vistas mu bonitas

A los quince minutos o así de caminar campo a través por la ladera pinchuda, nos detuvimos en la última (y única) sombra de una roca (aproximadamente a la una y media del mediodía), el sol pegaba con rabia y se nos acababa el agua. La grandísima cantidad de ganado y sus desechos nos hizo desistir de coger agua en la parte alta del circo, ni siquiera haciendo uso de las pastillas potabilizadoras.

senderismo-ordesa-valle-de-ordiso-sara

La sombra única

senderismo-ordesa-collado-de-ordiso

Imágenes que no reflejan la dura realidad

Nos quedaba un buen rato de subida dura y probablemente otro equivalente de bajada, también expuesta al sol, es decir, sin poder parar a comer y descansar, pero pensamos que iba a ser mucho peor tener que hacerlo a las tres de la tarde y haciendo la digestión, así que continuamos la ascensión.

La subida fue penosa y muy larga, interminable. Quizá si no nos hubiésemos desviado del track habríamos ido más directas y por sitios un poco menos incómodos de andar, pero aunque intentamos corregir el rumbo, sólo nos encontramos con algo que parecía pisado por personas casi llegando al final. Los múltiples caminitos de vacas no hacían si no despistarnos en nuestra ascensión, no sabiendo si decidirnos por la agotadora subida entre las rocas del barranquillo que intentábamos seguir, o la cansina ladera de roca y pinchos por la que parecíamos no avanzar, teniendo que escoger sabiamente donde poner nuestros desprotegidos pies para no colarlos en un hoyo traicionero. Y un calor…

senderismo-ordesa-subida-collado-de-ordiso

Y, cuando parece que ya has llegado, aún queda otro tanto

No fue muy divertido, pero no fue tan malo como para que, una vez llegamos al collado a 2230 metros, bordeamos más vacas y disfrutamos de las vistas, no nos diera el pequeño subidón por la proeza realizada y se nos pasara bastante el cansancio y el mal humor. Optamos por no subir hasta el pico Ordiso, aunque quedaba a unos metros, por la imposibilidad de descansar por allí.

senderismo-ordesa-vacas-en-collado-de-ordiso

Estas echaron a andar y chino chano se plantaron en el fin del mundo

senderismo-ordesa-collado-de-ordiso-sara-y-estefa

Como digo, de relativo buen humor

senderismo-ordesa-vignemale-desde-collado-de-ordiso

Muy lejos, muy alto, y nada atractivo: el mítico Vignemale

Entonces comenzó la bajada hacia el valle de Otal, que se veía muy muy lejos y, tal y como esperábamos, con una total ausencia de resguardo hasta muchos metros más abajo. Para hacer la bajada, contaba con varias opciones procedentes de diversos tracks, pero consideré que, aunque fuera más larga, seguir el sendero “oficial” de gran recorrido nos resultaría más sencillo y menos arriesgado y cansado. Así que, descendiendo levemente, nos dirigimos hacia la cabecera del valle, equivocándonos nada más empezar por culpa de otro sendero de vaca, que son mucho más evidentes que los de personas…

senderismo-ordesa-valle-de-otal-sierra-tendenera

Paisaje un poco desolador con el circo de Otal y la sierra Tendeñera al fondo

Una vez corregimos y nos encontramos con las primeras indicaciones del GR, fui comprobando el track cada pocos minutos, pero Estefa, que iba con el turbo para intentar llegar a una sombra lo antes posible, más que nada por los perros que empezaban a venirse abajo, me sacó bastante delantera. Puñetera casualidad que, justo en un punto donde debíamos girar de nuevo hacia la cabecera del valle para descender por otro lado, había unas 15 vacas con varios terneros justo en mitad del camino. En varios puntos del camino, de hecho. Estefa me manifestó que tenía que rodearlas porque una de las vacas estaba haciendo muestras bastante evidentes de agresividad, y yo le intenté trasmitir que lo hiciera, pero que luego tenía que girar a la derecha  y bajar porque el sendero giraba e iba por abajo. No me entendió. Cuando yo también conseguí pasar la amenaza vaca, comprobé con horror que había seguido caminando por un sendero (de vaca) en la misma dirección hacia la salida del valle (pero muchos muchos metros ladera arriba, apenas habíamos bajado del collado en realidad) y estaba ya muy lejos. Cuando la conseguí alcanzar, evidentemente hubo bronca por ambas partes (os ahorraré los embarazosos detalles y otros pormenores de nuestra relación personal) y decidimos dar la vuelta para retomar el sendero correcto. Podríamos habernos despeñado por la ladera como en este track, pero no estaba segura de dónde estábamos y yo no quise arriesgarme a encontrar alguna complicación insalvable y que fuera mucho peor en tiempo y dificultad.

En fin, muy malhumoradas y sofocadas volvimos con las vacas y, con dificultades y barro, las rodeamos, ahora por abajo. El sendero no era fácil de encontrar ni de seguir, no hay apenas marcas y está degradadísimo por las pisadas de los animales, el barro y la vegetación. Es comprensible toda nuestra confusión y desde luego, la considero una experiencia poco recomendable, al menos en esta época del año. Varios zigzags más después y, tras sortear algún otro grupo de vacas más y varios barrizales (o al menos esperas que sea barro eso blando y mojado en lo que, bajo los pastos secos, estás hundiendo el pie), llegamos a la pista en el valle de Otal, junto a la cabaña de la Paul. Habíamos tardado más de dos horas en bajar, sin comer, sin beber, y a pleno sol, y ni siquiera en la cabaña había una sombra en la que cobijarse.

senderismo-ordesa-valle-de-otal-sierra-de-turbion

Muchos muchos pasos después

senderismo-ordesa-valle-de-otal

Siempre me ha parecido que esta foto es un reflejo de nuestras almas cuando alcanzamos la pista

El río apenas llevaba agua tan arriba, así que tampoco nos acercamos mucho. Echamos andar por la pista lo más rápido posible, con la lejana visión de los abetos en la entrada del valle en el bello Bujaruelo, que nunca debímos haber abandonado. No me cabe duda de que el valle de Otal, en su tónica bucólica y pastoril, debe ser muy bello y entrañable para los visitantes que vienen paseando, especialmente en primavera, pero lo cierto es que, al menos en la época del año que nos tocó, lo vivimos como un infierno de torridez, pasto seco y caca de vaca. Todo muy degradado y para nada merecedor del esfuerzo que habíamos hecho.

senderismo-ordesa-valle-de-otal-marmota

Salvo quizá por este gran momento 😀

senderismo-ordesa-valle-de-otal-todos

Y Estefa jurando venganza a todas y cada una de las vacas que se le pusieron a tiro

A  eso de las cinco de la tarde llegamos al inicio del valle o collado de Otal, donde la pista cruza el rio sobre un pequeño puente, y alguien soltó las cosas y se fue al agua. Pero no tanto como yo. Fue un momento muy reparador y aunque no había agua para beber, el baño nos curó un poco de la deshidratación. A partir de este punto empezamos a adentrarnos en el bosque para bajar, a ratos por la pista y a ratos por el sendero, más empinado y pedregoso, hacia Bujaruelo, Y ya que estábamos, quisimos continuar hasta las orillas del Ara, para descansar en paz finalmente en un prado verde con aguas cristalinas.

senderismo-ordesa-valle-del-ara-desde-otal

Valle de Bujaruelo desde Otal, foto complementaria a la de la mañana

senderismo-ordesa-rio-ara-bujaruelo

Cruzando el Ara

senderismo-ordesa-playa-rio-ara-bujaruelo

Me morí y fui al puto cielo bajo la atenta y preocupada mirada de Hugh

Volvimos al camping refrescados y comidos (estábamos a 15 minutos) cuando se nos fue el sol (después de la insolación del día, el destemple que teníamos era épico). Agotaditos física y mentalmente, nos dimos una ducha calentita y purificadora y  nos retiramos a “cenar” o “seguir comiendo” y a dormir, esperando que las bellas imágenes del día fueran más fuertes que los momentos duros y las vacas no poblaran también nuestras pesadillas.

senderismo-ordesa-mondaruego-desde-bujaruelo

Con las últimas luces del día sobre el Mondarruego, imagen que guardo muy mucho, me despido hasta que coja fuerzas para una nueva entrega de nuestras ya lejanas vacaciones.

 

Planificar tus vacaciones en la montaña (y no morir en el intento)

Seguimos luchando con denuedo contra la depresión post-vacacional, o mejor dicho, contra los nefastos efectos que podría llegar a tener de no ser por nuestros esfuerzos. La llevamos con más o menos dignidad, intentando no renegar excesivamente del trabajo, pero aquí nadie está exento del bajón de energía y la apatía a la que nos lleva el “duelo” por la pérdida de ese ser amado que es el tiempo de ocio y de aventura. Sólo nos queda contemplarla como proceso natural que es y, en la medida que nos lo permita, ir recuperando e incluso mejorando los hábitos que mantienen a nuestros neurotransmisores más o menos equilibrados, hasta que se aleje definitivamente tan naturalmente como vino.

perros-sofa-durmiendo

Los perros tenían mucho que recuperar física y mentalmente, pero no me cabe duda de que la vuelta a la rutina les dejó en un estado igual de catatónico que a nosotras.

Quiero adelantar que esta entrada es un batiburrillo en el que se han mezclado ideas que quería haber comentado antes de irnos de vacaciones (pero no lo hice por falta de tiempo y porque no es demasiado prudente compartir públicamente que te vas de vacaciones), con algunos aspectos del viaje en sí que no tienen demasiada cabida dentro de los próximos post que tengo pensado escribir con la descripción de las rutas. Y, aunque haya quedado un poco extraño, no quería dejar de compartir estas cosillas, para la posteridad y por si le son de utilidad a alguien, Además, espero que escribirlo me ayude a vencer el bloqueo creativo al que me enfrento tras la vuelta a la rutina y a mi jornada laboral de 40+ horas :S

A principios de año, después de nuestras minivacaciones de febrero en Alicante, decidimos que este año aprovecharíamos para visitar los Pirineos, antes de que a la vida se le cruce devolvernos al árido y lejano sur. Teniendo como tenía toooodo el largo verano de trabajo para planificar el viaje, es fácil imaginar que no fue hasta casi agosto que me puse con ello (en mi defensa diré que no fue hasta agosto que supe las fechas definitivas de mis vacaciones…). Inicialmente queríamos pegarnos el viaje padre, pasar entre 10 y 12 días fuera, acampar en diferentes sitios y visitar varias zonas. Vamos, ver mucho para sentir que habíamos aprovechado nuestras “largas” vacaciones al máximo.

Nos enfrentamos así a la primera de las decisiones. Hasta primeros de agosto mi idea era pasar dos o tres días en el pirineo catalán (Aigüestortes, principalmente) y después movernos hacia Ordesa y Monte Perdido para pasar el resto de las vacaciones allí. Sin embargo, cuando me puse a mirar rutas para hacer, decidimos que nos iba a salir más a cuenta pasar todas las vacaciones y ver todo lo que queríamos ver en Huesca que gastar 3 días (entre viajes, montar campamento, etc…) para ver el Llac de Sant Maurici y poco más.  Al fin y al cabo lo tenemos más cerca y, aunque tenemos muchas ganas de ir y conocerlo, la masificación y mercantilización del sitio también nos tiran bastante para atrás.

Una vez decidido que iríamos solamente a Huesca y que nos íbamos a alojar en el camping de San Nicolás de Bujaruelo (porque ¿quién va a quedarse en un camping de cuatro estrellas a pie de pueblo y a media hora de todos los sitios que queríamos visitar pudiendo ir a acampar en mitad de la nada en el puto último sitio habitado de España…?) vino la segunda decisión chunga.

refugio-de-bujaruelo-camping-ordesa

Refugio y camping de Bujaruelo. Con sus más y sus menos, lo cierto es que se ha ganado un hueco muy especial en nuestro corasonsito.

Y es que cuando uno se pone a mirar rutas por pirineos y descubre ese vasto mundo de  GRs y travesías, y ve tantas personas que han estado en todas partes, y te parece que “gente normal” se lanza a hacer tresmiles y rutas de más de 30 km… es difícil no sentirse “mediocre” por hacer lo que hace todo el mundo. Es difícil no volverse loco y caer en la tentación de querer hacer más de lo que uno puede.

Y lo que nosotras podemos, pese al entrenamiento físico, estaba condicionado por 3 cosas:

1º Los perros: En el momento en que decidimos llevarlos (que es siempre mientras podamos y ellos estén bien), ellos son lo primero y en función de su estado debemos planificar todo lo que hacemos. Afortunadamente, aún son adultos jóvenes y están bien entrenados, pero habiendo tenido ya alguna mala experiencia por no contar con su desgaste, decidimos ser prudentes. Rutas de más de 20 km casi entran en la categoría de maltrato, especialmente si se acumulan varios días y empiezan a aparecer heridas en las almohadillas, así que intentamos evitarlas.  Por otro lado, aunque son mucho más fuertes y hábiles que nosotras para algunas cosas, no pueden trepar paredes (generalmente) o subir cadenas o escalas de mano, así que cualquier pequeña trepa o paso delicado nos puede hacer tachar una ruta de la lista, por más que nos duela.

2º El minimalismo: Aunque fuimos extremadamente previsoras y cargamos el coche con todo tipo de calzado, nuestra primera opción siempre fueron nuestras queridas Fivefingers. No se puede hacer ni aguantar lo mismo con zapatillas minimalistas que con botas amortiguadas con 3 cm de suela,  y esto no es nada de lo que avergonzarse, al contrario. No sólo nos sentimos más cómodas, más seguras y “sentimos” y valoramos más lo que estamos haciendo, si no que directamente nos parece inapropiado hacer algo que en teoría no seríamos capaces de poder hacer. Preferimos no “doparnos” con protecciones para poder llegar más lejos, cosa que por otro lado comprometería nuestra salud muscular y articular y no contribuye a nuestro desarrollo físico real. Pero esto requiere mucha reflexión y madurez, es difícil desestimar la envidia y ser capaz de gestionar ese puñetero “con lo que me esfuerzo no es justo que yo no pueda hacer tal…”.

3º Disfrutarlo: A lo largo de más de diez años de andar juntas hemos tenido que superar más de una ruta con mala planificación o exceso de optimismo que, si bien no podemos decir que fuera mal (no en vano aquí estamos), es cierto que en algunos momentos el sufrimiento (físico y/o mental) ha superado al disfrute. Hace tiempo que  no queremos llegar a ese punto ni de extenuación ni de estrés y por tanto, decidimos evitar también rutas de mucho más de 20 km por nosotras, así como contar con tiempo suficiente para la recuperación física que pudiéramos necesitar. De esta manera, hacer menos si hacía falta, pero hacerlo bien: sin dolor, sin lesiones y sin agobios.

ordesa y monte perdido plano.jpg

Tanto por ver y tan pocas vacaciones al año :_)

Con todo y con eso, la menda fue a dar con una travesía relativamente facilita de 40 km (20 km cada día) que me enamoró. Desde San Nicolás de Bujaruelo hasta el Circo de Gavarnie (Francia), con noche en Gavarnie, y vuelta por el valle de Canau y el Ibón de Bernatuara, aquí la dejo. La experiencia tenía suficientes dosis de epicidad como para compensar la pequeña decepción que sentía por tener que someter mis ansias montañeras a las consideraciones anteriores, ¡además íbamos estar en Francia! (me hacía ilusión ir con Estefa) así que, tras hablarlo largo y tendido y rebatir muchos de los contras que encontramos, decidimos que podíamos atrevernos a hacerla.

Y entonces, cuando ya iba a reservar hostal en Gavarnie para la noche indicada, de pura coña descubrí que en todo el Parc des Pyrénées francés no se admiten perros. Ni sueltos, ni atados, ni en pintura, prácticamente. Me quedé de piedra y durante los siguientes días estuve investigando más a fondo y leyendo experiencias de gente que cumplía e incumplía dicha norma. Por lo visto, hay cierta permisividad en algunas zonas y hay visitantes que directamente se la pasan por el forro, pero también personas a las han llamado la atención o no les han dejado pasar a determinados sitios (no encontré referencias a multas, al menos). Aunque no esperábamos tener problemas en las zonas más altas, el circo de Gavarnie es la principal atracción turística del parque y, sinceramente, la idea de comernos un marrón después de 18 km de andar o que no nos dejaran acercarnos a la cascada, como que no nos apetecía demasiado.

Y sí, podríamos habernos arriesgado, pero nos pesaba bastante añadir otro contra más a una actividad con la que ya estábamos saliendo de nuestra zona de confort, y la posibilidad de tener problemas chocaba fuertemente con la condición 3. Pero principalmente cambiamos de plan porque nos pareció indignante la normativa (perros atados vale, porque la gente es imbécil y les deja hacer lo que les da la gana, pero ¿prohibidos a lo largo de kilómetros y kilómetros de montaña como si el mundo fuera suyo para vetarlo a su antojo…?). Un poco bochornoso en nuestra opinión, la verdad. Así que nos fastidiamos un poquito, pero elegimos discriminarles de la misma manera que nos estaban discriminando a nosotras. Ellos verán lo que hacen.

circo-de-gavarnie

La cascada más alta de Europa tendrá que esperar a que Francia cambie de idea… o a que nosotras no tengamos perros (mejor que espere sentada)

Después de tantos contratiempos (que lo son para alguien tan negativo como yo), unidos a mucha saturación y presión por el trabajo, los ánimos estaban un poco por los suelos, y la última semana nos demandó más esfuerzo de gestión emocional que de planificación. Además de la gestión de la frustración y el mal rollo que se estaba adueñando de las vacaciones, en mi caso fue muy importante y creo que merece la pena la reflexión, el control de las expectativas. Tantos meses esperando el viaje, tantos planes y tantas ilusiones puestas son peligrosas cuando todo lo que quieres hacer no depende de ti y hay mil motivos por los que podrían venirse abajo. Hay que estar preparado para nuevos contratiempos y posibles planes frustrados, y mentalizarse para que, si suceden, ello no suponga disfrutar menos de las vacaciones.

La preparación fue con un poco de retraso por causas de trabajo pero muy minuciosa, lo que ocasionó que perdiéramos un día. Por otro lado, la llegada del mal tiempo y la necesidad de más días para estar con las familias nos hizo reconsiderar la duración del viaje. Finalmente, pasamos ocho días con sus siete noches en el entorno del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido y alrededores, alojándonos en la zona de acampada del Refugio de Bujaruelo, del que hablaré posiblemente en otro post, que este ya se está extendiendo de más. Algunas de las rutas las iniciamos directamente desde allí y para otras tuvimos que andar moviendo el coche por pista y carreterillas, lo que nos hizo perder algo de tiempo en desplazamientos (si la planificación hubiera sido un poco menos deficiente y hubiéramos tenido más claro lo que íbamos a hacer cada día habría sido más lógico alojarnos mejor comunicadas para visitar el sector este y luego ya meternos en medio del valle, pero tampoco fue tan grave y pasamos buenos ratillos en el coche).

Afortunadamente, todo salió a pedir de boca. Tanto nosotras como los perros rendimos estupendamente y, pese a algunas dificultades, no tuvimos que lamentar ningún percance, por lo que podemos decir tranquilamente que exprimimos (teniendo en cuenta los condicionantes anteriores e incluso estirando un poquito de ellos) al máximo cada uno de los días que pasamos allí. La experiencia en general, como ya os iremos contado en detalle, ha sido sobresaliente, y no quería dejar de resaltar que ha sido así gracias a la preparación tanto física como mental, así como al aprendizaje y el autoconocimiento. Bueeeno, y un poquito de suerte también :).

ripareta cañon de añisclo.jpg

Aunque sabemos que estás deseando saber más y ver más fotos chorras, si te ha gustado (o no) este refrito de reflexiones, puedes dejarnos un mensaje aquí 😉