Multitarea y productividad, optimización para la vida diaria

2017-07-18 10.04.25

Hoy mientras me tomaba el primer café de la mañana he leído esta interesante entrada del blog Ciencia Cognitiva y me he propuesto divulgar un poquito de ciencia con cariño para todo aquel que se deja caer por esta prolongación virtual de nuestra existencia porque me parece realmente útil para cualquier persona.

Supongamos que nos proponen dos tareas: Tarea 1 y Tarea 2, pues bien, cuanto más simultánea sea su propuesta (cuanto más “a la vez” se presenten), más tardaremos en responder la Tarea 2. Parece que poner en marcha los mecanismos que necesitamos para resolver la primera tarea conlleva un proceso que siempre requiere el mismo tiempo, se presenten o no otras tareas a la vez. Sin embargo, el tiempo requerido para resolver la segunda tarea sí que es mayor cuanto más “procesando la primera tarea” estuviéramos cuando se nos propone (efecto del periodo refractario psicológico o PRP, Pashler y Johnston, 1989).

Ejemplo: estoy en el sofá y llega Sara y me dice “hay que sacar a los perros”. Supongamos que estoy de buenas y no refunfuño así que dejo todo lo que estaba haciendo rápidamente y me dispongo a ello. Tardo… 30 segundos en levantarme del sofá y 1min en estar preparada en la puerta con los perros con sus correas, las bolsitas para las cacas y las llaves. Ahora supongamos que estoy en el sofá y llega Sara y me dice “hay que sacar a los perros”, se va a al baño y mientras se lava los dientes me dice “y bajar la basura y el reciclaje”. Yo tardo 30 segundos en levantarme del sofá igual y 1min en prepararnos para bajar, pero OJO, dentro de este minuto en el que me levanto del sofá, cuanto MENOS tarde Sara desde el baño en decirme que haga la segunda tarea MÁS tiempo tardaré yo en procesar lo que tengo que hacer para bajar el reciclaje (ir a la galería, coger las bolsas etc etc). Cuanto MÁS tarde ella en decírmelo (por ejemplo, si espera a que me haya levantado del sofá y me haya puesto en marcha ya, MENOS tardaré yo en preparar la basura y el reciclaje para bajarlo.

Supongamos ahora que se me proponen a la vez dos tareas. Realizar la Tarea 1 requiere tiempo y es complicado. La Tarea 2, por contra, se hace en poco tiempo y es relativamente sencilla. Pues bien, si se escoge realizar la Tarea 2 (corta y sencilla) primero y luego la Tarea 1 (larga y compleja), el tiempo de respuesta requerido para ponerse a resolver la segunda tarea, disminuye (ojo, no el tiempo que tardamos en resolverla en sí, sino el rato en el que pensamos cómo a hacerlo y nos decidimos a hacerlo).

Ejemplo: Sara está en el sofá y llego yo y le digo “hoy toca limpiar la arena de la Mimi” , me voy a la barra de dominadas, hago cinco y cuando me bajo le digo “y hay que poner una lavadora”. Sara está hasta las narices de la puñetera foto que está revelando porque no le termina de quedar como ella quiere y apaga el PC mientras intenta decidir qué hacer. Si decide poner la lavadora (tarea corta y fácil, se tarda máximo 1-2 min) antes que limpiar la arena de la Mimi (larga, desagradable y relativamente más compleja, puede llevar de 5 a 10 min). Tardará MENOS en ponerse con la segunda tarea, que si decide hacerlo al contrario, aunque tardará lo mismo en realizar cada tarea (1-2 min y 5-10min). Pero el tiempo de procesamiento, es decir pensar en qué necesita preparar/hacer y en qué orden, será menor.

Ahora, sabiendo esto, ¿cómo incrementar la productividad en casa? Estoy en el sofá y Sara, desde el PC del cuarto de al lado me dice que he de bajar a los perros. Gruño un “ya voy” (Sara recuerda que hay que bajar la basura también, pero ha leído esta entrada y recuerda aquello del “efecto del periodo refractario psicológico”, así que espera a que me levante del sofá y empiece a preparame para sacarlos para decirme “ah, estaría bien que bajaras la basura y el reciclaje”. Mientras termino de prepararme para bajar a los perros, voy a la galería a por las bolsas veo la lavadora y me viene el aroma inconfundible de la presencia felina en la casa. Sara sigue con su PC y yo tengo dos tareas en mente que proponerle. Primero le digo “hale nos vamos, pon la lavadora porfa”. Le doy un beso y me voy a la puerta con mis chuchos y mis bolsas (sí, tengo dos manos sólo peeeero… productividad XD) mordiéndome el labio para no soltar lo de la arena de la Mimi, una vez allí oigo cómo su silla giratoria se menea… justo la señal que esperaba, cruzo el umbral y suelto: “y hoy toca limpiar la arena de la Mimi”. Oigo un gruñido y quejas sobre la frecuencia y abundancia de la excreción de la gata, cierro la puerta y me alejo satisfecha.

**PRODUCTIVITY BOOST SUCCESSFULLY ACTIVATED**

2017-07-18 09.55.58

Senderismo en el Parc Nacional d’Aigüestortes

P1050655

Lo que, en un inicio, iba a ser un desesperado intento de conseguir un par de días a principios de Junio para desconectar y “vivir” un poco antes del largo y sufrido verano, se convirtió finalmente en una semana de vacaciones como la copa de un pino (o abeto 😉 ), que no queremos dejar de compartir con vosotros, aunque sea de manera bastante resumida.

Después de mucho darle a la olla decidimos, esta vez sí, exprimir a tope la semana haciendo noche en diferentes localizaciones, y así no quedarnos sin ver nada de lo que nos apetecía. Además, para ahorrarnos las horas de montar y desmontar tienda y por qué no decirlo, también el cansancio, decidimos prescindir de ella y alojarnos de manera más cómoda y rápida, ya que podíamos permitirnos hacer un poco más de inversión. Por ello y para no hacerlo muy pesado, voy a dividir la crónica en tres entradas correspondientes a cada una de las tres “zonas” en las que estuvimos. Agárrense que vienen curvas.

subida al port de la bonaigua vall aran

Mi idea principal cuando aún no sabía cuantos días íbamos a tener era aprovechar para visitar el Parc Nacional d’Aiguestortes y llac de Sant Maurici. Visita obligatoria para todo catalán que se precie y que, tras dos años, aún teníamos pendiente. De nuevo, me surgieron dudas al respecto y estuve a punto de descartar esta zona para partir en busca de otros lugares menos masificados y “domesticados”, pero finalmente valoramos que era la mejor oportunidad por la época del año en que estábamos, y que era muy poco probable que nos decidiéramos a ir únicamente allí en cualquier otro momento.

Me alegro mucho de no haberla descartado. La visita al parque superó con creces mis expectativas, la época del año era perfecta y para nada me dio la sensación que me trasmitía lo que había estado leyendo por internet. Estaba precioso, espectacular, todavía con algo de nieve en las zonas altas y agua a borbotones por todas partes. Encontramos gente y algún 4×4, pero para nada lo que imaginaba, y al no haber comenzado ni siquiera la temporada de la Carros de Foc, tuvimos muchos momentos de completa soledad y tranquilidad. En verano no quiero verlo ni en fotos, pero, como digo, el momento fue ideal y mereció mucho la pena invertir el día y medio que estuvimos en el parque y sus alrededores.

Con una eficacia admirable conseguimos tener todo listo el Domingo a las cinco y poco de la tarde (yo había trabajado hasta las tres, pero fue un fin de semana muy bien organizado) y salimos para Espot, donde llegamos a las nueve de la noche, todavía con bastante luz. Nos alojamos en el Hotel Saurat en el centro mismo del pueblo, uno de los pocos sitios “a cubierto” donde nos aceptaron con nuestros perros y la verdad,  salimos muy contentas. Totalmente recomendable.

espot vistas hotel saurat_01

Espot. Vistas desde la ventana del pasillo del Hotel Saurat

La previsión meteorológica para toda la semana era variable, con probabilidad de lluvias todos los días, especialmente del medio día al anochecer. Así que cada día salimos bien equipadas de primavera-verano y, cómo no, con nuestras five, pero también preparadas con abrigo y ropa impermeable para que cualquier chaparrón o bajada brusca de temperatura alpina no nos fastidiara el día.

Para el primer día tocaba conocer el Llac de Sant Maurici al fin y, si nos veíamos bien, subir hasta el Estany d’Amitges para volver por el otro lado del lago. Una ruta un poco más larga de lo que nuestros pies querrían, por lo que íbamos con reservas y decididas a acortarla si era necesario. La podéis ver aquí, es el único track que he encontrado que hace casi exactamente lo que nosotras, aunque hay un tramo que traza una linea recta que evidentemente no es real, por lo que la distancia total está más cerca de los 18,5 km que de los 17,5.

Dejamos el coche en el enorme parking del Prat de Pierró, último lugar al que se permite llegar en vehículo privado, a unos 4km y algo de Sant Maurici, y comenzamos a caminar a las nueve de la mañana, primero por un sendero adaptado de madera de unos 800m que discurre junto al río, y posteriormente subiendo muy poco a poco por el fondo del valle alternando prado y abetal, por un sendero mucho más majo de lo que yo esperaba y en absoluta soledad.

Itinenario adaptado sant maurici prat de pierro_01

El Riu Escrita bajaba abundante y salvaje, preludio de lo que encontraríamos en la cabecera del valle

sendero al estany de sant maurici riu escrita_01

Primeras vistas de Els Encantats y la roca del Estany

 

estany llac de sant maurici aiguestortes_01

El llac de Sant Maurici a rebosar, verde y sereno este Lunes primaveral

Una vez en el Estany y  en el camino hacia la cascada de Ratera nos encontramos con alguna familia y parejas disfrutando de la espectacularidad del salto de agua, pero en la breve pero intensa subida hacia en Estany de Ratera los fuimos perdiendo, de manera que cuando llegamos a este precioso lago y a los siguientes disfrutamos totalmente del entorno en una soledad absoluta. Únicamente nos cruzamos con un taxi 4×4 con tres o cuatro turistas que nos alcanzó en el Estany de la Bassa, pero siguió su camino por la pista y ya no nos molestó mas.

encantats llac estany de sant maurici_01

La mole de Els Encantats presidiendo la mayor parte de la ruta

cascada ratera parc nacional aiguestortes sant maurici

Cascada de Ratera. Agua. Mucha. Me estoy mojando.

llac sant maurici ratera portarro_01

Espectacular caída hasta el Estany. Al fondo el Portarró. Me estoy mojando mucho.

estany de ratera perros_01

Estany de Ratera. Grande y muy bonito, es un circo precioso mires hacia donde mires

Nos adentramos por el pequeño y precioso sendero que, poco a poco, asciende junto a les Obagues de Ratera y finalmente hasta el Refugi d’Amitges, haciendo el mismo camino de subida y bajada pero evitando la infernal y costeruda pista. Además de disfrutar de las vistas pudimos solazarnos con el encuentro con unos gamos que, con total desvergüenza (sólo un poco de preocupación porque al parecer nos acompañaba un lobo) nos observaron pasar y seguir nuestro camino sin moverse de su mirador privilegiado.

gamos parc nacional aiguestortes sant maurici_01

estany obagues de ratera aiguestortes_01

Les Obagues de Ratera estaba tan lleno que incluso había quedado sumergido parte del camino y tuvimos que subir un poco para evitar el agua. Nuestro favorito de toda la ruta

Amitges nos sorprendió totalmente solitario y todavía medio congelado, una estampa chulísima que, aprovechando que las nubes no parecían decididas a quedarse y que pese a las apariencias, la temperatura era estupenda, quisimos disfrutar con tranquilidad comiendo y dando un poco de libertad a los perros (en los Parques Nacionales el control es mucho mayor y pese a la soledad, tampoco nos gusta que hagan los ceporros o puedan molestar a la fauna en sitios con tanta presión).

 

estany amitges parc nacional aiguestortes_01

Estany i Agulles d’Amitges. Todo un privilegio haber estado ahí

refugio amitges parc nacional aiguestortes_01

El Refugio-chalet d’Amitges, todavía cerrado (aunque cuenta con una pequeña caseta antigua que siempre esta abierta con literas y mantas para que cualquiera pueda resguardarse

Después, descansados y rellenos, intentamos continuar ruta hasta el Estany de la Munydera y dels Barbs, que estaba a solo unos metros más allá del refugio para verlos y dar la vuelta, pero una buena acumulación de nieve sin fin a la vista nos hizo desistir. Congelarnos los pies no era buena idea cuando aún nos quedaba más de media ruta, así que iniciamos el regreso por les Obagues hasta el cruce con la pista, ahora sí cruzándonos con algunas parejas que empezaban a llegar por allí.

mirador del estany sant maurici aiguestortes_01

Vistas desde el mirador del Estany. El día no acompañó mucho a las fotos pero en vivo fue bastante bonito y se agradeció no estar todo el día a pleno sol

Desde esta intersección continuamos hasta el mirador del Estany y más allá para cruzar una pequeña tartera con unas vistas de infarto y recorrer la otra vertiente del valle, en dirección hacia el refugio Ernest Mallafre.

llac sant maurici tartera aiguestortes_01

Le dije “pasa de los perros, quiero que salgamos nosotras bien”. Alguien tenia una opinión al respecto.

 

riu portarro espot sant maurici_01

Riu del Portarró, Sí, por ahí pasaba el camino. Nos estamos mojando. Otra vez

Una vez pasado el torrente comenzó una buena bajada de esas que nos queman bastante, con una buena dosis de piedras, así que el cansancio y el dolor de pies ya era bastante acusado cuando finalmente alcanzamos los prados junto al refugio, donde mi novia dice que vio una urogallina (todavía estoy esperando verla para creerlo).

llac de sant maurici vuelta al estany_01

A eso me refería

vuelta al estany de sant maurici aiguestortes_01

Vistas hacia Amitges y Pui Pla

llac de sant maurici parc nacional aiguestortes_01

Un rato de sol nos permitió disfrutar del lago en toda su belleza

cascada ratera llac de sant maurici aiguestortes_01

A lo lejos la cascada de Ratera, se pueden apreciar sus dimensiones

abetos centenarios aiguestortes ernest mallafre_01

Y las de este abeto-secuoya y sus amigos

Desde Ernest Mallaffre se puede volver al Estany para salir al mismo punto por donde lo alcanzamos a la ida, pero para abreviar cogimos la pista que lleva directamente unos metros más abajo cerca de la ermita de Sant Maurci y su fuente, desde donde sí que ya no hay más remedio que desandar los cuatro kilómetros hasta el parking. Como intuíamos, fueron muy largos después de todo el día, sobre todo para mi acompañante que venía con su fascitis un poco perjudicada, pero mereció mucho la pena hacer el recorrido tal cual. Afortunadamente, tampoco teníamos ninguna prisa, ya que rondaban las cinco de la tarde y pese a que cayeron cuatro gotas, ese día nos libramos de la lluvia. En total fueron unas nueve horas de ruta, con cerca de dos horas de paradas entre comer y otras.

vacas llac de sant maurici_01

Las vacas eran muuuuuy majas. Tanto que algún ternero corrió hacia nosotros con ganas de fiesta ante la atenta y preocupada mirada de su madre. Con los perros hay que andarse con mucho cuidado con las madres, no les hacen ninguna gracia

valle de riu escrita sant maurici encantats_01

Despidiéndonos del valle

Lo bien que nos sentó el baño caliente y la cena esa tarde-noche en el hotel sólo lo pueden intuir aquellos que disfruten de pasarse el día caminando por la montaña hasta caer agotados en un “refugio” de la misma manera que nosotras.

hotel saurat espot_01

Bona nit

La otra zona del parque que queríamos conocer era Vall de Gerber, situada un poco más al norte de camino a Vall d’Aran, donde pernoctaríamos al siguiente día. Esta entrada fue la que me descubrió e inspiró para hacer esta ruta. Desde aquí, gracias, la disfrutamos enormemente. Así que el martes bien temprano recogimos “campamento” y nos despedimos de Espot y su hotel prometiendo volver, para intentar aprovechar la mañana al máximo posible ya que esa tarde, sí o sí, iba a llover. Tras 30 minutos de carretera, entusiasmadas por el entorno y a sólo unos metros del  puerto de la Bonaigua (a 2070 metros de altitud) dejamos el coche en la estación de Esquí de la Peülla, totalmente deshabitada en aquel momento, para adentrarnos hacia Vall de Gerber.

vall de gerber

Seguimos el pastoril sendero durante una media hora, llaneando con vistas al valle y a la vertiginosa carretera, hasta que llegamos a la entrada misma del valle de Gerber  donde tuvimos que salvar una corta subida que, en apenas 15 minutos, nos dejó en el primer rincón maravilloso de esta ruta, la estanyola de Gerber.

estanyola gerber aiguestortes

Perfecto lugar para la meditación

Aunque nos habríamos quedado aquí todo el día, nos hicimos el ánimo y continuamos, siguiendo las marcas (creo recordar que rojas o naranjas) es una ruta que no tiene pérdida, cruzando arroyos y bloques de piedra en una divertidísima subida hasta el siguiente nivel del valle: el Estany Petit.

 

ruta vallde gerber aiguestortes

Sus caras de emoción lo dicen todo

estany petit gerber

Otro bello rincón para solazarse

La nieve empezó a hacer acto de presencia y con precaución y siguiendo las huellas de alguien que había pasado antes que nosotras cruzamos un par de mini neveros que habían cubierto el sendero. El camino nos llevó al estrecho desagüe y las bonitas cascadas a la salida del Estany de Gerber, que finalmente alcanzamos en su inmensidad en un par de horas de recorrido (con mucha calma). Precioso.

2017-05-30 11.59.19

 

vall de gerber aiguestortes

estany de gerber parc nacional aiguestortes

A la izquierda los Puis de Gerber, a la derecha el Tuc de Serós

Alcanzamos en este punto a dos compañeros y su perrilla que estaban disfrutando del ibón en una roca junto al agua. Nos saludamos y nosotras continuamos. Los bordes del Estany son muy inclinados, al menos en esta época del año no hay camino para bordearlo por abajo y se ha de subir bastante para continuar por el sendero camino al refugio de Mataró. Salvado este desnivel, continuamos en llano por el pequeño pero bien trazado sendero disfrutando de unas maravillosas vistas de la laguna, hasta que llegamos a un canchal junto a la cascadita que baja del Estany Long. Cruzamos el canchal para intentar continuar la ruta evitando pisar demasiada nieve o agua, pero justo bajo la cascada, en plena umbría, nos esperaba un buen nevero de bastantes metros en profundidad, distancia y caída. Nadie lo había pisado todavía, y aunque era evidente que el sendero continuaba unos metros más allá hasta el collado y nos había gustado llegar al menos hasta el Estany Long, decidimos no arriesgarnos a cruzarlo.

estany de gerber aiguestortes

Merece la pena ver la inmensidad y profundidad del Estany desde lo alto

cascada vall de gerber

Cascada de Gerber e importante acumulación de nieve a partir de este punto. Con palos y botas probablemente habríamos cruzado sin mayor problema pero como unas son asín de sencillas pues habrá de esperar a la próxima.

Comimos en paz junto al camino mismo, en unas rocas que parecían un banquito puesto adrede en el estupendo mirador. El cielo nos obsequió incluso con un buen rato de sol en el que pudimos disfrutar del profundo azul del ibón, pero las nubes que se empezaban a arremolinar en el Tuc de Serós, no presagiaban nada bueno.

estany de gerber primavera aiguestortes

cascada gerber aiguestortes primavera

Con el cielo azul y la luz del sol todo parece más fácil… pero no hay que dejarse engañar

Antes de que nos sobreviniera demasiada bajona iniciamos la vuelta por el mismo camino, sin más compañía que la de una pareja de ánades, alguna marmota lejana y algún mosquito demasiado cercano. La disfrutamos casi tanto como la ida, aunque se nos hizo muuuyy corta.

vall de gerber nieve

estany de gerber primavera

Me quedo con la paz de estos rincones y las ganas de ir siempre más allá

Sobre las cuatro, tras la breve pero maravillosa ruta ya estábamos en el coche y de camino a Vall d’Aran, donde pasaríamos el siguiente día. Nuestra productiva visita relámpago a este pintoresco rincón de nuestra geografía la dejaremos para la próxima entrada.

Como bonus, os dejo con un video con mis flamantes fivefingers nuevas, para que veáis con qué gracia y soltura (aunque un poco menos al ir grabando, no tenía ganas de estampar mi preciosa lente contra una roca) nos movemos por este tipo de terreno con ellas 🙂

 

Perros y playa 2017: Cala Vallcarca (Sitges), El Garraf y Àrea de lleure Can Roca (Castelldefels)

Cala Vallcarca Sitges perros

Llevamos ya un par de semanas que llega el día libre y al cuerpo sólo le apetece un buen remojón en el mar y un rato de desconexión tomando el sol en la playa. Vivir a veinte minutos de costa, para quien disfruta en la arena, es un lujazo que no tiene precio.

El problema es que no somos dos, sino cuatro, los que nos merecemos un día de relax y desconexión al aire libre (la gata no cuenta, que a la que te descuidas se pasa el día relajada y desconectada XD). Así que, a pesar de estar rodeadas de preciosas playas y calas a todo lo largo de la costa de Cataluña, las dos veces que hemos ido de momento este año a la playa, han sido al mismo sitio: la cala Vallcarca en Sitges.

Hugh y Bruma cala perros Barcelona Sitges

Los dos nos siguen al agua con entusiasmo, aunque a Bruma no le gusta meterse más allá del pecho y Hugh se agobia en cuanto nada unos minutos

Tal y como contábamos el año pasado, la experiencia canina en esta calita es inmejorable, exceptuando algún que otro altercado con canes pendencieros y/o malhumorados con deficiente supervisión de su responsable y algún que otro acto bienintencionado pero falto de previsión como llevar hembras en celo, juguetes y pelotas, comida… que puede y suele generar problemas por competencia entre ellos.

bruma playa vallcarca perros

A Bruma, que tiene tendencia a pagar su inseguridad con perros grandes con un poco de mala leche, le viene de perlas relacionarse en libertad con tantos perros de todo tipo y “recuperar” un poco de “educación social canina”

No hay que olvidar nunca que el hecho de que tu perro sea respetuoso con “los recursos” de otro, no implica que el resto lo sea, por lo cual, mejor evitar problemas evitando conductas de riesgo.

Bruma y Hugh se lo pasan genial en la playa, aunque no aguantan más de dos horas sin cansarse. Y como un perro cansado, al igual que un niño, ya no disfruta, se pone “potroso” y un poco de mal humor y empieza a costarle tener paciencia, lo mejor es ahuecar el ala e irnos a descansar a otra parte. Pretender estar tranquilo sin que nada ni nadie te moleste en esta playa tan pequeña y concurrida no es la mejor idea…

Bruma playa canina Vallcarca sitges

Bruma es especialista en hacernos notar con una gran variedad de conductas molestas que empieza a estar agobiada. Su preferida: hurgar en pertenencias ajenas en busca de alimento

Así que nosotras, aunque podríamos pasarnos el día allí, entre ratos de sol, baños, y ratos de sombra, sacrificamos un poco nuestras preferencias y buscamos alternativa para conseguir que TODOS disfrutemos del día. El primer día la alternativa fue un road trip por el Parque Natural del Garraf (llegamos a las puertas del Templo Budista y luego hicimos una mini-ruta a pie cerca de la cantera hasta una hermosa sombra de los pinos que encontramos, donde paramos a comer).

Hugh picnic

Con nuestra lona y nuestra neverita portátil, no hay picnic improvisado que se nos resista

El segundo día la alternativa fue una estupenda zona de picnic con mesitas en el interior de Castelldefels a la que llegamos en 20 minutos en coche desde la cala y en la que, sorprendentemente, estuvimos solos salvo por un par de caminantes que pasaron por allí (las ventajas de librar cuando la mayor parte de gente trabaja), y pudimos relajarnos a gusto a la sombra y disfrutando de la paz y el airecito fresco que corría bajo los pinos.

Balsa y Fuente Can Roca Castelldefels

Junto al área recreativa encontramos esta balsa-fuente

Aunque esta zona de picnic, situada al final mismo de la urbanización Can Roca de Castelldefels y tocando con los límites del Parque Natural, actualmente sólo cuenta con un buen numero de bancos bien repartidos entre sol y sombra en unos antiguos cultivos repoblados, unos contenedores y una fuente con agua potable (anteriormente tenía unos servicios y zona para barbacoas, en el momento actual clausurados), para nosotros fue todo un hallazgo. Como no tienen acceso los coches (se deben aparcar en un parking de tierra en la urba y luego caminar unos metros por pista hasta encontrar la zona), la sensación de estar en el campo es mayor de lo que se esperaría dada su situación. Así que fue un gustazo poder comer en total tranquilidad y tumbarnos a la sombra o al sol según nos apetecía bajo los pinos y algarrobos, disfrutando del silencio y los pajaritos, con los perros a su aire y remojándonos (en la fuente, no el la balsa) para refrescarnos y quitarnos la sal de la playa.

coco verde.jpg

Disfrutando por primera vez de un coco verde, no hace ninguna falta irse a Punta Cana de vacaciones

Relax en Can roca Castelldefels

De relax tras la comida, postergando el momento de volver al calor del hogar

Vamos que, aunque cuesta refrenar el espíritu viajero y montañero cuando el calor aprieta tanto, tampoco es que lo estemos pasando muy mal en los ratos libres. Una pena que, con el avance del verano, las playas estén cada vez más saturadas y sucias y ya no sean tan apetecibles. No obstante, seguro que aún cae alguna visita más este año 😉

Fivefingers® Trek Ascent: Muchos kilómetros después

senderismo-ordesa-minimalismo-fivefingers-vibram

Hace mucho tiempo que tengo esta entrada casi acabada pero, por diversas circunstancias, no he sido capaz de publicarla hasta ahora.  Quería haber escrito esta reseña como colofón a los post sobre nuestras rutas en el Pirineo aragonés, donde ya adelanto que triunfaron y nos terminamos de enamorar perdidamente de ellas, pero al final no pudo ser (ni los posts), y tampoco antes de Navidad cuando la comencé (sí, habéis leído bien, todo este tiempo).

El caso es que ya hace un año que compramos nuestras primeras “Five”, y más de 350 km después, podemos decir que han sido exhaustivamente puestas a prueba y que han aprobado todos los exámenes con nota, así que no puedo demorar más la publicación de esta reseña sobre los que han sido, probablemente, los 110 euros  mejor invertidos de nuestra vida.

senderismo-montseny-minimalismo-fivefingers

Sobre un lecho de hojas en un Montseny otoñal. Ruta corta y variadísima donde las exponemos a un metro de hojas secas traicioneras, roca viva, pista, pedreras, río… y nunca fallan.

Como ya hemos adelantado en alguna entrada, las Trek Ascent se han convertido en unas excelentes compañeras de senderismo, siendo su prueba más importante los más de 40 km de montaña que nos ayudaron a completar en el pirineo aragonés en las vacaciones del año pasado, aunque desde entonces la verdad es que no podemos decir que el uso que les hemos seguido dado sea menos digno de mención.

A continuación os dejo una lista de las rutas completadas por mí (porque como leeréis después, a mí me han durado más) con ellas, además de las múltiples fotos, para que podáis haceros una idea de la distancia aproximada y tipos de terreno a los que nos hemos enfrentado juntas a lo largo de estos meses (algunas tienen su propia entrada, pero la gran mayoría no he tenido tiempo/ganas de reseñarlas en el blog. Una pena, muchas realmente lo merecían, pero todas las podéis encontrar parecidas en Wikiloc). No he incluido los frecuentes paseos por Collserola, cuya distancia ha oscilado entre los 4 y los 15 km.

  • Ruta del Sol Blau. Torrelles del Llobregat (18km, no todos con las Five)
  • Camins de Ronda. Tossa de Mar (12 km sumando los de otro paseo por allí)
  • Pont de Pedret a Sant Pere de la Portella y vuelta. Berga (16 km)
  • Valles de Ordiso y Otal (20 km)
  • Subida a la Ripareta y Ermita de San Úrbez. Cañón de Añisclo (17 km)
  • Bajada del ibón de Bernatuara hasta Bujaruelo (5,5 km)
  • Garganta de Escuaín y surgencia del Yaga por la faja de Cazcarra (12 km)
  • Cola de caballo de Ordesa por Cacilarruego (18 km)
  • Subida al Penyagolosa por Barranc Oscur y bajada por Pegunta. Castellón (11 km)
  • Agudes i Turò de l’home desde Passavets. Montseny (9 km)
  • Subida a la Gallina Pelada desde Peguera. Berga (13,5 km)
  • Fageda d’en Jordá y volcanes de la Garrotxa. (11 km)
  • Aiguafreda i Castell de Tagamanent (14,5 km)
  • Puig d’agulles desde Gelida (13,5 km)
  • Cingles d’aiats. Collsacabra (11 km)
  • Santuari de Corberà al Roc d’orò y la Torreta (10 km)
  • Agudes i Turò de l’home desde Passavets. Montseny (9 km)
  • Els estrets d’Arnes i riu de les valls. Tarragona (14 km)
  • Roques de Benet. Tarragona (8km)
  • 7 Gorgs de Campdevànol circular.  Ripoll (15 km)
  • Puigsacalm i Puig dels Llops (10 km)
  • Rocalladre i Puig rodó. Garrotxa (12km)
  • Puig Vicenç desde Cervellò (8 km)
  • Gorg negre i Passetjadors. Riells del Montseny (9 km)
  • Cingles de Riells de Fai y Sant Miquel del Fai (10 km)
  • Del coll d’Estenalles a Sant Llorenç de munt. (12 km)
  • Subida a Sant Miquel de les Formigues. Sant Hilari Sacalm (8 km)
  • El Cogull i el Capolatell. Sierra de Busa (13,5 km)

Y, tras todo esto, os damos nuestra opinión…

Lo mejor:

El agarre y agilidad (no se como llamarlo) que permiten. En roca seca, mojada, tierra suelta, nieve, canchales, cornisas mínimas que jamás podrías usar para subir/bajar con una botarra de montaña normal, hojas secas, barro, mierda de vaca, para arriba, para abajo, en el rio, en el mar… Con la de kilómetros que hemos hecho, se pueden contar los patinazos que hemos dado con los dedos de una mano (o de un pie), y esto no sólo es una cuestión de autoprotección frente al ridículo, si no también de seguridad y rapidez. La combinación del dibujo tipo “neumático” de la suela con la flexibilidad y movimiento que permite al pie adaptarse a cualquier situación del terreno ofrece muchas más posibilidades a la hora de desplazarse por la montaña que un calzado más rígido y con protecciones, lo que se traduce en una seguridad al caminar que, personalmente, nunca había experimentado.

fivefingers-senderismo-canon-de-anisclo

Las Fivefingers triunfaron en el cañón de Añisclo, despertando la curiosidad de varios excursionistas (fue la primera vez que me pararon para preguntarme, ahora ya estoy acostumbrada) y a la bajada cuando tuvimos que descender por sitios como este lloviendo a cantaros sin un solo resbalón

No entraré en sensaciones más subjetivas pero también muy importantes y positivas como son integrarse y ser uno con el terreno, sentir el relieve, las formas y texturas, moverse por la montaña como parte de ella cual cabra y desplazarse con el leve crujido de las hojas secas, y no como si cayera una avalancha de rocas. Yo, que siempre he tenido perro, a menudo me descubría envidiando la agilidad y posibilidades de sus patitas en la montaña. Desde que uso las five, me siento mucho más cerca de ellos en ese sentido, y en general de las posibilidades de movimiento que, como animal, me corresponderían.

fivefingers-senderismo-ibon-pirineo-aragones-frances

En Huesca nos mojamos un par de veces, por lo que hubo momentos en que no tuvimos más remedio que cambiar de calzado. Ahora bien, se vinieron de paseo hasta Francia para volver a nuestros pies tan pronto como estuvieron más o menos secas

fivefingers-senderismo-pirineos

Y así, sí, bajando como cabrillas, con rapidez y seguridad, del ibon de Bernatuara

Muy importante compartir que, después de una larga ruta en la que, en el pasado (y no sólo por nuestra peor forma física) habríamos acabado con un cansancio muscular bestial y múltiples dolores articulares, especialmente en las rodillas, ahora en su lugar acabamos con un dolor de pies interesante pero que desaparece casi por completo en una noche de descanso y mucho menos resentidas en general, lo cual da idea de lo beneficioso que es llevar un poco de minimalismo al senderismo y montañismo (cuánto -ismo…), y poder usar toda la potencia y habilidad de nuestros pies y nuestro cuerpo al desplazarnos. Para apuntarse a ello, considero que son unas compañeras excelentes y se las recomendaría a todo el mundo.

P1030841

Incluso con nieve y lluvia, mojarse los pies no es tan incómodo como puede parecer, ya que la transpiración es excelente y no retienen el agua, por lo que no vas “chapoteando” con los pies inundados, lo que pasaría con otro tipo de calzado cerrado.

Es cierto que la protección frente a las dificultades del terreno que ofrecen es diferente a la de una bota de montaña y hay que aprender a moverse diferente, con más cuidado de dónde y cómo pisamos y menos pretensiones, pero la adaptación es muy rápida y prácticamente inconsciente. Natural, diría yo. El único terreno que nos puede resultar realmente duro son los canchales y pedreras, o caminos con pedregosidad grande y muy elevada, donde al final la planta del pie se resiente bastante. Pero, si son tramos cortos y no se está demasiado cansado, son una herramienta más que suficiente, y, como decía, este dolor plantar desaparece a las pocas horas. Obviamente, hay que tener mucho autoconocimiento y un poco de sentido común. Son unas zapatillas para correr/caminar  en casi cualquier situación por debajo de los 2000 metros, que es a lo que habitualmente nos dedicamos. A partir de ahí, depende mucho del terreno y nuestra habilidad y resistencia, pero no considero que sean adecuadas para hacer “alpinismo”, donde sea necesario atravesar canchales durante tres horas, o enfrentarse a los peligrosos neveros. No obstante seguro que hay alternativas algo minimalistas para aquellos que gustan de llegar más lejos y más alto.

senderismo-penyagolosa-fivefingers-minimalismo

En la cumbre de mi amado Penyagolosa, el techo de nuestra tierra. No sé si por el cansancio acumulado después de los pirineos, pero para lo corta que es la ruta, creo que me costó más dolor de pies que ninguna otra. Ojito con las montañas de la terreta.

Lo peor:

Después de tantos kilómetros y tantas contorsiones sobre roca viva, mis fivefingers están desgastadas del dibujo de la suela, y ya sufro un poco en determinados terrenos, pero no tienen ni un descosido y, hasta hace unos 30 km, tampoco presentaban ningún punto de debilidad. Ahora bien, como digo yo las he reservado casi exclusivamente para las salidas por campo y montaña, que suman aproximadamente muy de lejos unos 400 km. Estefanía, sin embargo, también las empezó usando una o dos veces por semana para correr por pista y sendero y también a diario, y a los pocos meses ya presentaban este aspecto:

P1030205.jpg

P1030208.jpg

Bastante más desgastadas de la suela que las mías, y con un fatídico desgarro en ambos dedos gordos e índices que se resistió a cualquier arreglo.  Que se te rompan unas zapatillas de más de cien euros en tres meses es doloroso, sobre todo porque el resto de la zapatilla estaba bastante bien (por lo que siguió usándolas bastante tiempo y aún lo hace, aunque no para rutas largas) pero hay que reconocer que el uso fue intensivo. Imagino que este desgaste dependerá bastante de la anatomía de cada pie y del apoyo, pero teniendo en cuenta que las mías también se han roto al final únicamente por esta zona, parece lógico pensar que será el destino de la mayoría de ellas.

senderismo-fivefingers-minimalista-ensija

En la breve por intensa subida hacia el Cap de Llizet o Gallina Pelada nos enfrentamos a una mini pedrera preludio del Pedraforca que nos hizo darlo todo, y a la vez nos lleno de buenas vibraciones al respecto de nuestra inevitable second round con la montaña más cañera de Cataluña)

Otra consideración importante con el uso continuado es que hay que tener mucho cuidado de limpiarlas y ventilarlas adecuadamente, especialmente si se usan sin calcetines, por los motivos obvios. Aunque en la lavadora quedan como nuevas, tampoco es cuestión de estar lavándolas cada semana si queremos que duren, así que es muy importante limpiarlas en seco por fuera después de usarlas, y ventilarlas bien. De otra manera, es posible que matemos a alguien cuando, entusiasmado, nos pida verlas de cerca.

senderimo-garrotxa-finvefingers-minimalismo

Sobre los restos de un volcán en la Garrotxa, donde me hicieron hasta fotos (autógrafos y otras peticiones indecororsas en el formulario de contacto, por favor)

senderismo-ordesa-fivefingers-minimalismo

También nos llevamos mas de una mirada y comentario en el valle de Ordesa (algunos en idiomas desconocidos que no obstante entendíamos perfectamente) aunque entre los cientos de personas que nos cruzamos, algún que otro minimalista nos sonrió con complicidad.

No podemos dejar de hacer notar que no son unas zapatillas baratas (ningún modelo de esta marca lo es). En su día costaron 110 euros, y aparte los calcetines, que tampoco son precisamente baratos (nos regalaron un par de los básicos, pero los que más nos han gustado son los de trail). Ahora bien, aunque lo que le pasó a la Estefi es una lástima, después de ver lo que han aguantado las mías creo que el desembolso mereció la pena, por durabilidad y por todo lo que me han permitido experimentar. Tanto, que estaría dispuesta a hacerlo de nuevo. Afortunadamente, con la llegada de nuevos modelos, si estamos avispados y hacemos uso de plataformas de compra online de diversa índole, podemos encontrar muy buenas oportunidades en esta marca. De hecho, ahora mismo tenemos siete pares de diferentes modelos en casa, y ninguna ha costado más de 80 euros. Incluyendo las sustitutas para las Trek Ascent, que están ya preparadas para que les de al menos la misma caña que a  las anteriores 🙂

P1050215

Una de sus últimas rutas “largas”, en Riells del Fai. La última, algo más montañera, ya sufrí bastante en las zonas pedregosas, así que me temo que sus días de alta montaña han terminado. No obstante, espero que aún me den muchos buenos paseos.

Concluyendo:

Las Fivefingers Trek Ascent son unas zapatillas de 10 y fueron una elección perfecta para cubrir nuestras necesidades. Creo que no exagero cuando digo que nos han redescubierto el senderismo. No obstante, y como no me canso de decir a todo el que me pregunta si son cómodas, son maravillosas una vez te has acostumbrado y sí, notas las piedras (de eso se trata, otra cosa diferente es que duela más o menos) y sí, tienes que aprender a andar de otra manera y reducir mucho tus expectativas de tiempo y distancias. Pero creo que he dejado claro que el “sacrificio” merece la pena. Realmente espero seguir teniéndolas disponibles muchos años, porque yo ya no concibo salir de ruta con otro calzado. O sí, pero será otra cosa.

Espero también que esta entrada, por la que, aunque no lo parezca, no recibimos ningún tipo de contraprestación por parte de la marca (tampoco estaría mal), os sirva de ayuda a muchos y os anime a experimentar la naturaleza, la montaña y las posibilidades de vuestro cuerpo de una manera diferente y muy gratificante.

P1050571.jpg

Aprendizaje acelerado: algunos conceptos y mis ideas para aplicarlo en Wing Tsun

17800426_1718139704868090_5370259478040570948_n

El otro día asistí a una interesante charla sobre aprendizaje acelerado y para aprovecharla al máximo, al día siguiente decidí plasmar en papel (digital :P) lo que recordaba de ella. Lo que hay aquí es mi interpretación subjetiva de lo que explicó el ponente Carlos Canudas de Global Tennis Adviser (no lo que explicó él en sí), pero aún así lo comparto por si pudiera resultarle de utilidad alguien. Como es un resumen esquemático y entiendo que resultará algo árido, si algo no se entiende o genera cualquier tipo duda o curiosidad porfa, pregúntame y lo desarrollo cuanto sea necesario 😀

¿Qué dificulta el aprendizaje?

– Metacognición y juicios sobre lo que se nos trasmite a la vez que se recibe la trasmisión (perjudica la recepción).

IDEA: Trabajar la capacidad de concentración y enfoque de la atención (Mindfullness/meditación)

– Distorsiones y emociones negativas previas a la puesta en práctica de lo que se nos ha enseñado (perjudica la recuperación y ejecución)

IDEA: Técnicas y ejercicios cognitivo-conductuales (racional-emocional)

¿Qué facilita el aprendizaje?

– Situaciones y circunstancias en las que todo lo aprendido (experiencias, habilidades, normas) ya no es válido, si la supervivencia depende de ello el cerebro “expande” la capacidad de aprender y aumenta la creatividad (por ejemplo: otro país para aprender un idioma).

→ IDEA: como no puedo variar mi realidad física, variar mi disposición interna al aprendizaje mediante la imaginación

– Uso de todos los sentidos a la hora de analizar lo que se nos trasmite (ejemplo: cuando se nos muestra la ejecución de una técnica no centrarse en repetir lo que se ha captado visualmente, variar el foco a lo kinestésico y otras sensaciones).

IDEA: ojos cerrados y foco en tacto/propiocepción

– Fragmentar lo que queremos aprender y practicar cada fragmento (sin atascarse)

IDEA: aplicar a ejercicios complejos

– Avanzar y practicar otros ejercicios o ejercicios más avanzados/complejos (aunque la ejecución y técnica no sea perfecta, podemos estar mejorando otros aspectos, habilidades y capacidades que más adelante facilitarán depurar y optimizar la técnica)

IDEA: no practicar única y exclusivamente lo que no sale bien, practicar otras cosas aún con mala técnica

– Evitar que el cerebro se especialice y acomode: aprender cosas nuevas o completamente diferentes, desafiarlo constantemente

→ IDEA: no obsesionarse con el WT, aprender a (introducir aquí habilidad nueva)

Algunas técnicas:

Ejercicios equilibrio – mejora del aprendizaje Clave: Debe suponer un reto

Visualización – activación y entrenamiento cognitivo/patrones motores que optimiza el trabajo motor posterior

Ej: Visualización del paso de WT – Redactar, leer en voz alta y escuchar

Voy a dar el paso de wing tsun y atravesar la línea del enemigo. Me coloco en iras y noto la presión en las rodillas, siento que tengo el peso del cuerpo echado hacia atrás, tengo los brazos colocados en man sao wu sao, con la izquierda adelantada para defender y la derecha para atacar, bien dispuesta. Se acerca mi contrincante y yo se lo permito, sin variar ni un ápice el gesto, totalmente concentrada, con expresión serena. A un metro de mí el contrincante da el último paso antes de entrar en mi distancia, levanta el pie, apoya el peso atrás y yo salgo. Mi brazo derecho inicia el movimiento, sale unos segundos antes que mi pie, es como si “tirara” de él, lo despega del suelo mientras el izquierdo empuja como un muelle. Estiro la pierna derecha esquivando una botella imaginaria y la llevo todo lo lejos que puedo, manteniendo la posición de forma que mis dedos señalan levemente hacia la izquierda a la vez, este movimiento “tira” de mi pierna izquierda, que avanza en diagonal para colocarse justo detrás en paralelo, es el talón quien se desplaza y la cadera hace algo que no entiendo para que la pierna gire de forma que el pie quede mirando hacia el lado contrario, como si se “enroscara” cerrando el espacio que queda entre mis piernas. En el momento que mi puño derecho contacta con el adversario, independientemente de todo lo demás, el puño izquierdo sale, golpea y “tira” de nuevo del derecho.

Equilibrando autosuperación, antifragilidad, autoexigencia y autoestima

Hoy vengo a compartir un poquito de mi forma de ser y de entrenar a través del blog. Comienzo con una imagen.

2017-04-17 14.03.17

Sigo el programa del mes de ejemplo del sistema Paleotraining desde hace ya pfff, cerca de dos años vaya. Lo complemento con otros entrenamientos de calistenia, pesa rusa, carrera (velocidad y resistencia), aeróbico de baja/moderada intensidad (senderismo). Con respecto al entrenamiento Paleo, pues bien, resulta que al inicio de dicho mes se hace un test (test paleo) que consiste en hacer el máximo de repeticiones de cuatro ejercicios en un minuto, dejando una pausa de tres entre cada ejercicio. Su función es determinar el número de repeticiones por vuelta que deberé emplear para el siguiente test, que mide número de vueltas por minuto. Estos test están pensados para que uno pueda evaluar su estado e ir progresando en función del mismo.

Suelo dejar las repeticiones máximas apuntadas en mi pizarra para tenerlas como guía para la próxima vez que repita el test (al mes siguiente). Bueno guía, guía… vamos a llamar a las cosas por su nombre (y aquí viene ese pedacito de mí que vengo a compartir): es mi listón. Y cada mes me lanzo al test no como debería (con intención de evaluarme y reajustar según mi estado/progresión), sino con intención de superarme… o como mínimo igualarme. Como contaba en esta entrada, no me motiva competir contra los demás, pero sí contra mí misma. Me mueve la autosuperación y la comparación con los demás me resulta útil sólo porque me anima el pensar que si existe quien me supera, es porque es posible alcanzar ese grado, así que existe esa posibilidad (hasta que yo me demuestre lo contrario). Es decir, que me explico fatal, que si otros pueden hacerlo, entonces merece la pena intentarlo y esforzarme por lograrlo yo también porque ES POSIBLE, pueda yo o no de momento. Superar a los demás, en cambio, me trae poca o nula satisfacción personal. Superarme a mí misma, ay, eso ya es harina de otro costal… superarme a mí misma es casi mi esencia, lo que me define. Lo que, si caigo en el exceso, me lleva al pefeccionismo y la autoexigencia desmedida, pero bien racionado, me lleva al crecimiento personal, la evolución y a la mejora (en mi opinión claro jajaja).

2017-04-14 17.56.52

Esta foto sirve para retratar mi crecimiento personal, mi evolución y mi progreso

Pues eso, volviendo al test. El caso es que lo más frecuente es que me iguale o me supere, lo cual, en parte mola (porque me supero) y en parte no, porque el segundo test se vuelve más duro. Pero a veces… pues en vez de subir o igualar, pues bajo repes. Suelo ser benevolente y compasiva conmigo misma y si estoy cansada, he pasado alguna enfermedad o entrené pesado el día anterior… pues me perdono y me animo a mí misma, porque qué coño, la aceptación y el amor incondicional hacia uno mismo es lo primero, básico para blindar la autoestima. Pero pese a ello, he de reconocer que quedo contrariada. Un poquito.

Hoy me ha pasado.

2017-04-05 09.15.30

Bajé repes en la repetición del segundo test el del mes, que hice el sábado y me jodió un poco. Pero me mostré comprensión y compasión porque estaba cansada de la semana y en plena menstruación. Y hoy lunes, después de descansar toda la tarde de ayer, esperaba estar a tope para “sacar buenas notas” en el test de principios de mes. Pues nop. He bajado repes en los cuatro ejercicios. Y al acabar me he sentido bastante contrariada. Porque ni estoy cansada (ayer me hice mis 8-9km corriendo por montaña habituales, pero me pasé toda la tarde descansando y dormido bien) ni se puede justificar mi bajo rendimiento por mi estado hormonal (estoy en fase folicular, la más favorable porque tenemos más fuerza y nos fatigamos menos).

Ciclo-menstrual.jpg

He pensado que quizá el bajo rendimiento era porque no estaba demasiado activada pese al café matutino y quizá tras un calentamiento me habría ido mejor… así que he decidido repetir el test. He subido algunas repes… peo no muchas. Y ya puestas, como dicen que no hay dos sin tres… pues lo he vuelto a repetir. Y ya he dejado de luchar, porque tres es justo lo que necesito para hacer una media y porque he vuelto a hacer las mismas repes que la primera vez, prácticamente.

Y esto es lo que hay.

Como hace sólo hace dos días que estoy en fase folicular, voy a pensar que tengo algo de anemia post-menstruación (por la pérdida de sangre) que lo dudo, pero bueno y voy a ser benevolente conmigo misma. Pero si quiero ser totalmente sincera conmigo y por ende, con quien se siente interesado por mí… pues tengo que reconocer que hoy, además de intentar superar a mi yo del mes pasado, como no lo he conseguido, he intentado superar al menos a mi yo del día de hoy y como lo he conseguido pero por muy poco, pues me he hecho una tercera ronda… “de castigo” por ser una floja de mierda XD.

Me pasa que si no me gano me cabreo un poco y si me descuido me acabo castigando un pelín, por si acaso fuera que me he descuidado conmigo misma, no he sido todo lo diligente que debía y por exigirme menos de lo que puedo, me he ablandado de más. Me cuesta mantener el equilibrio entre buscar la antifragilidad y mantener controlada la autoexigencia y cuidada la autoestima. En ello ando, me figuro que no seré la única 😛

2017-04-16 13.02.01

Ruta minimalista / descalcista por Sant Llorenç de Munt: del Coll d’Estenalles a la Mola y vuelta

https://ca.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=4834107

Una ruta corta (unos 12km) que discurre fácilmente por pista cementada y caminos sencillos, de tierra con pocos tramos de gravilla y piedrecillas y sólo dos o tres tramos de roca y pendiente moderada. Geología alucinante, buenísimas vistas y conexión con la tierra para quien se atreva a desprenderse del calzado para caminar con los pies libres (aunque sea sólo a ratos, como yo, el grueso lo hicimos con las Fivefingers Trek Ascent).

Nosotras dejamos el coche en el aparcamiento frente al centro de interpretación del Coll d’Estenalles. Subimos por pista de cemento hasta la bifurcación de la subida al Montcau (que dejamos para otro día), la pista acaba al llegar al coll d’Eres, aquí el camino se transforma en un sendero que nos lleva al encinar.

Al entrar en el encinar y empezar a avanzar entre la arboleda por el húmedo y blandito camino de tierra empecé a notar cierta necesidad…  las miles de terminaciones nerviosas de mis pies me estaban rogando sentir y disfrutar ese suelo. A los pocos pasos me sentí incapaz de seguir desoyendo esa llamada y me quité las Fivefingers. Madre mía qué sensación caminar con los pies desnudos y sentir el camino… es tanto lo que nos perdemos al caminar con calzado y se enriquece tantísimo el senderismo al liberar los pies…

Montcau Sant Llorenç de Munt La Mola Fivefingers Minimalista descalcista

Caminando descalza bajo el encinar

Montcau Sant Llorenç de Munt La Mola Fivefingers Minimalista descalcista

Pisar un charco con los pies desnudos y seguir caminando… placer homínido

Fuimos subiendo poco a poco hasta el Collet dels Tres Termes y seguimos recto por una zona más despejada en donde el camino ya no es tan blandito y hubo que avanzar de nuevo con suelas. Poco a poco y con paciencia, que mis pies aún están muy verdes. Bajamos por un tramo pedregoso hasta entrar de nuevo en el encinar, caracterizado por su agradable sendero de tierra. En la bajada tuvimos que detenernos un rato para dejar pasar a una recua de mozuelos de instituto que subía ya de vuelta… pedazo de excursión chula para ellos, muchos apenas la apreciarán pero seguro que alguno habrá que se enamore de la montaña y de la naturaleza gracias a ella.

Montcau Sant Llorenç de Munt La Mola Fivefingers Minimalista descalcista

Entre encina y encinar, el camino es algo más difícil para el pie desnudo

Alcanzamos la carena de Sescorts y nos dirigimos por un tramo más pedregoso hacia el Morral del Drac (una chulada de rocote al que nos desviamos para hacer alguna fotillo).

Montcau Sant Llorenç de Munt La Mola Fivefingers Minimalista descalcista

Con el Morral del Drac de fondo

El camino sigue por sendero hasta un pequeño collado y llega a una canal, en donde se conserva un un antiguo empedrado que asciende por una chulísima zona encajonda llena de rincones de cuento.

Montcau Sant Llorenç de Munt La Mola Fivefingers Minimalista descalcista

Sendero con algo más de pendiente

Al salir, seguimos hasta un pradito que subía con pendiente moderada hasta el monasterio de Sant Llorenç de Munt, donde merece la pena detenerse un buen rato para disfrutar de las vistas y de la fantástica arquitectura del edificio.

Montcau Sant Llorenç de Munt La Mola Fivefingers Minimalista descalcista

Últimos pasos hacia el monasterio

Tras darle la vuelta al monasterio y afotarlo bien, buscamos un rincón alejado del camino en el que comer y descansar antes de iniciar la vuelta por el mismo sitio.

Montcau Sant Llorenç de Munt La Mola Fivefingers Minimalista descalcista

Foto a traición XD

Nos tomamos la vuelta con toda la calma que pudimos, para disfrutar del camino (yo fui alternando entre ir calzada y descalzada, según el terreno) y dado que a esas horas nos cruzábamos con pocos senderistas, los perros también gozaron de un poquito más de libertad.

En resumen, una ruta fantástica, sin dificultad y si te gusta la paz de la montaña y la soledad por sus caminos, para hacer entre semana y en “temporada baja” (que por lo visto al ser tan accesible está siempre muy concurrida). Y si te estás empezando a liberar los pies o te animas a probar, sin duda, una ruta fantástica en esta época para ir haciendo tus pinitos descalcistas 😉

Montcau Sant Llorenç de Munt La Mola Fivefingers Minimalista descalcista

Montcau, nos quedas pendiente nos veremos las caras 😉