Aprendizaje acelerado: algunos conceptos y mis ideas para aplicarlo en Wing Tsun

17800426_1718139704868090_5370259478040570948_n

El otro día asistí a una interesante charla sobre aprendizaje acelerado y para aprovecharla al máximo, al día siguiente decidí plasmar en papel (digital :P) lo que recordaba de ella. Lo que hay aquí es mi interpretación subjetiva de lo que explicó el ponente Carlos Canudas de Global Tennis Adviser (no lo que explicó él en sí), pero aún así lo comparto por si pudiera resultarle de utilidad alguien. Como es un resumen esquemático y entiendo que resultará algo árido, si algo no se entiende o genera cualquier tipo duda o curiosidad porfa, pregúntame y lo desarrollo cuanto sea necesario 😀

¿Qué dificulta el aprendizaje?

– Metacognición y juicios sobre lo que se nos trasmite a la vez que se recibe la trasmisión (perjudica la recepción).

IDEA: Trabajar la capacidad de concentración y enfoque de la atención (Mindfullness/meditación)

– Distorsiones y emociones negativas previas a la puesta en práctica de lo que se nos ha enseñado (perjudica la recuperación y ejecución)

IDEA: Técnicas y ejercicios cognitivo-conductuales (racional-emocional)

¿Qué facilita el aprendizaje?

– Situaciones y circunstancias en las que todo lo aprendido (experiencias, habilidades, normas) ya no es válido, si la supervivencia depende de ello el cerebro “expande” la capacidad de aprender y aumenta la creatividad (por ejemplo: otro país para aprender un idioma).

→ IDEA: como no puedo variar mi realidad física, variar mi disposición interna al aprendizaje mediante la imaginación

– Uso de todos los sentidos a la hora de analizar lo que se nos trasmite (ejemplo: cuando se nos muestra la ejecución de una técnica no centrarse en repetir lo que se ha captado visualmente, variar el foco a lo kinestésico y otras sensaciones).

IDEA: ojos cerrados y foco en tacto/propiocepción

– Fragmentar lo que queremos aprender y practicar cada fragmento (sin atascarse)

IDEA: aplicar a ejercicios complejos

– Avanzar y practicar otros ejercicios o ejercicios más avanzados/complejos (aunque la ejecución y técnica no sea perfecta, podemos estar mejorando otros aspectos, habilidades y capacidades que más adelante facilitarán depurar y optimizar la técnica)

IDEA: no practicar única y exclusivamente lo que no sale bien, practicar otras cosas aún con mala técnica

– Evitar que el cerebro se especialice y acomode: aprender cosas nuevas o completamente diferentes, desafiarlo constantemente

→ IDEA: no obsesionarse con el WT, aprender a (introducir aquí habilidad nueva)

Algunas técnicas:

Ejercicios equilibrio – mejora del aprendizaje Clave: Debe suponer un reto

Visualización – activación y entrenamiento cognitivo/patrones motores que optimiza el trabajo motor posterior

Ej: Visualización del paso de WT – Redactar, leer en voz alta y escuchar

Voy a dar el paso de wing tsun y atravesar la línea del enemigo. Me coloco en iras y noto la presión en las rodillas, siento que tengo el peso del cuerpo echado hacia atrás, tengo los brazos colocados en man sao wu sao, con la izquierda adelantada para defender y la derecha para atacar, bien dispuesta. Se acerca mi contrincante y yo se lo permito, sin variar ni un ápice el gesto, totalmente concentrada, con expresión serena. A un metro de mí el contrincante da el último paso antes de entrar en mi distancia, levanta el pie, apoya el peso atrás y yo salgo. Mi brazo derecho inicia el movimiento, sale unos segundos antes que mi pie, es como si “tirara” de él, lo despega del suelo mientras el izquierdo empuja como un muelle. Estiro la pierna derecha esquivando una botella imaginaria y la llevo todo lo lejos que puedo, manteniendo la posición de forma que mis dedos señalan levemente hacia la izquierda a la vez, este movimiento “tira” de mi pierna izquierda, que avanza en diagonal para colocarse justo detrás en paralelo, es el talón quien se desplaza y la cadera hace algo que no entiendo para que la pierna gire de forma que el pie quede mirando hacia el lado contrario, como si se “enroscara” cerrando el espacio que queda entre mis piernas. En el momento que mi puño derecho contacta con el adversario, independientemente de todo lo demás, el puño izquierdo sale, golpea y “tira” de nuevo del derecho.

Equilibrando autosuperación, antifragilidad, autoexigencia y autoestima

Hoy vengo a compartir un poquito de mi forma de ser y de entrenar a través del blog. Comienzo con una imagen.

2017-04-17 14.03.17

Sigo el programa del mes de ejemplo del sistema Paleotraining desde hace ya pfff, cerca de dos años vaya. Lo complemento con otros entrenamientos de calistenia, pesa rusa, carrera (velocidad y resistencia), aeróbico de baja/moderada intensidad (senderismo). Con respecto al entrenamiento Paleo, pues bien, resulta que al inicio de dicho mes se hace un test (test paleo) que consiste en hacer el máximo de repeticiones de cuatro ejercicios en un minuto, dejando una pausa de tres entre cada ejercicio. Su función es determinar el número de repeticiones por vuelta que deberé emplear para el siguiente test, que mide número de vueltas por minuto. Estos test están pensados para que uno pueda evaluar su estado e ir progresando en función del mismo.

Suelo dejar las repeticiones máximas apuntadas en mi pizarra para tenerlas como guía para la próxima vez que repita el test (al mes siguiente). Bueno guía, guía… vamos a llamar a las cosas por su nombre (y aquí viene ese pedacito de mí que vengo a compartir): es mi listón. Y cada mes me lanzo al test no como debería (con intención de evaluarme y reajustar según mi estado/progresión), sino con intención de superarme… o como mínimo igualarme. Como contaba en esta entrada, no me motiva competir contra los demás, pero sí contra mí misma. Me mueve la autosuperación y la comparación con los demás me resulta útil sólo porque me anima el pensar que si existe quien me supera, es porque es posible alcanzar ese grado, así que existe esa posibilidad (hasta que yo me demuestre lo contrario). Es decir, que me explico fatal, que si otros pueden hacerlo, entonces merece la pena intentarlo y esforzarme por lograrlo yo también porque ES POSIBLE, pueda yo o no de momento. Superar a los demás, en cambio, me trae poca o nula satisfacción personal. Superarme a mí misma, ay, eso ya es harina de otro costal… superarme a mí misma es casi mi esencia, lo que me define. Lo que, si caigo en el exceso, me lleva al pefeccionismo y la autoexigencia desmedida, pero bien racionado, me lleva al crecimiento personal, la evolución y a la mejora (en mi opinión claro jajaja).

2017-04-14 17.56.52

Esta foto sirve para retratar mi crecimiento personal, mi evolución y mi progreso

Pues eso, volviendo al test. El caso es que lo más frecuente es que me iguale o me supere, lo cual, en parte mola (porque me supero) y en parte no, porque el segundo test se vuelve más duro. Pero a veces… pues en vez de subir o igualar, pues bajo repes. Suelo ser benevolente y compasiva conmigo misma y si estoy cansada, he pasado alguna enfermedad o entrené pesado el día anterior… pues me perdono y me animo a mí misma, porque qué coño, la aceptación y el amor incondicional hacia uno mismo es lo primero, básico para blindar la autoestima. Pero pese a ello, he de reconocer que quedo contrariada. Un poquito.

Hoy me ha pasado.

2017-04-05 09.15.30

Bajé repes en la repetición del segundo test el del mes, que hice el sábado y me jodió un poco. Pero me mostré comprensión y compasión porque estaba cansada de la semana y en plena menstruación. Y hoy lunes, después de descansar toda la tarde de ayer, esperaba estar a tope para “sacar buenas notas” en el test de principios de mes. Pues nop. He bajado repes en los cuatro ejercicios. Y al acabar me he sentido bastante contrariada. Porque ni estoy cansada (ayer me hice mis 8-9km corriendo por montaña habituales, pero me pasé toda la tarde descansando y dormido bien) ni se puede justificar mi bajo rendimiento por mi estado hormonal (estoy en fase folicular, la más favorable porque tenemos más fuerza y nos fatigamos menos).

Ciclo-menstrual.jpg

He pensado que quizá el bajo rendimiento era porque no estaba demasiado activada pese al café matutino y quizá tras un calentamiento me habría ido mejor… así que he decidido repetir el test. He subido algunas repes… peo no muchas. Y ya puestas, como dicen que no hay dos sin tres… pues lo he vuelto a repetir. Y ya he dejado de luchar, porque tres es justo lo que necesito para hacer una media y porque he vuelto a hacer las mismas repes que la primera vez, prácticamente.

Y esto es lo que hay.

Como hace sólo hace dos días que estoy en fase folicular, voy a pensar que tengo algo de anemia post-menstruación (por la pérdida de sangre) que lo dudo, pero bueno y voy a ser benevolente conmigo misma. Pero si quiero ser totalmente sincera conmigo y por ende, con quien se siente interesado por mí… pues tengo que reconocer que hoy, además de intentar superar a mi yo del mes pasado, como no lo he conseguido, he intentado superar al menos a mi yo del día de hoy y como lo he conseguido pero por muy poco, pues me he hecho una tercera ronda… “de castigo” por ser una floja de mierda XD.

Me pasa que si no me gano me cabreo un poco y si me descuido me acabo castigando un pelín, por si acaso fuera que me he descuidado conmigo misma, no he sido todo lo diligente que debía y por exigirme menos de lo que puedo, me he ablandado de más. Me cuesta mantener el equilibrio entre buscar la antifragilidad y mantener controlada la autoexigencia y cuidada la autoestima. En ello ando, me figuro que no seré la única 😛

2017-04-16 13.02.01

¿Por qué no tomo nada de alcohol pese a lo mucho que me gusta?

estefaalcohol

Mira cómo reflexiono al calor de la vela y el tinto, qué plofunda que es una aiiing

Respuesta corta: porque cualquier cantidad de alcohol distinta de 0 afecta negativamente a mi bienestar físico, emocional y cognitivo, punto pelota.

Respuesta larga:

En mi entorno, a todo el mundo le choca que desde hace un tiempo haya dejado de consumir por completo bebidas alcohólicas pese a que hasta hace bien poco disfrutaba ocasionalmente de ellas, como todo quisqui. Bueno, hoy os quiero explicar por qué he dejado de beber alcohol, por más que me guste la cerveza triple malta, un buen tinto reserva, el whisky, el ron con cola o el mojito, entre otros… Como mucho tomo un sorbo o dos de un vaso ajeno, no más. Intento que mi consumo sea 0, el único realmente saludable.

2016-08-28 18.46.55

Y sin embargo ahí están, decorando mi cocina y recordándome lo buenas que están fresquitas…

Somos capaces de metabolizar en parte el etanol porque nuestros ancestros eran tan poco delicados en esto de sobrevivir que cuando encontraban fruta, se atiborraban sin miramientos y les daba igual si estaba pocha o no, por lo que tras muchos millones de años, se adaptaron a tolerar el hecho de comer fruta en “mal estado” (cuando una fruta se pasa de madura, fermenta y se generan alcoholes a partir de sus azúcares) logrando incluso obtener algo de beneficio desde el punto de vista energético. De esto hace más o menos 10 millones de años y las últimas teorías especulan sobre que pudo tener que ver con nuestra “bajada de los árboles” ya que es más probable encontrar fruta podrida en el suelo que en las copas.

Aquí iría que te cagas una foto de uno de los melocotoncillos arrugados y medio pochos que compramos en el Alcampo y tomé de postre la otra noche (en ausencia de kiwi), que llevaban semanas abandonados en el cajón de las verduras de la nevera porque sus compañeros supieron un poco a alcanfor en su día y nadie se atrevía con ellos. Pero no hice foto… sólo me los comí. Y la fermentación les había venido bien y sabían mejor que los primeros 😛 En su lugar os dejo esta:

brumacerveza.jpg

Si vais a pecar, Bruma os recomienda esta gran cerveza: Ambar Export de La Zaragozana

Reflexionemos un poco. Los primates empezaron a diversificarse hace 80 MILLONES de años, habitando fundamentalmente en las copas de los árboles y con dieta frugívora, hace 25 MILLONES de años comienzan a bajar de los árboles porque no les queda más remedio (cambio climático, menor cobertura vegetal etc etc) y se incrementa su consumo de fruta pocha (recogida del suelo), 15 MILLONES de años después empiezan a tolerar e incluso sacar algo de energía del “infortunio” de tener que consumir fruta podrida. Y ahora el colofón final: SÓLO hace 9000 años de que el ser humano comenzó a fermentar fruta a posta para obtener alcohol e intoxicarse adrede… Hay una gran diferencia entre comer un kilo de fruta fermentada con más etanol del deseable (¿cuánto, un 2-3%?) a meterse directamente en el cuerpo medio litro (dos vasos) de etanol+trazas de metanol (50% en un destilado).

estefabebe.JPG

Raimat, el millor vi català que hem tastat fins ara

El alcohol es lo que es, una sustancia nociva y tóxica pasado el punto en el que el cuerpo es capaz de compensar sus efectos negativos que además genera dependencia. Nunca es inocuo, es un factor de estrés superior al que encontraríamos en condiciones naturales, que siempre requiere un esfuerzo fisiológico extra para impedir que cause daño y/o reparar el daño que causa. Y desde luego, aún no nos ha dado tiempo a desarrollar adaptaciones que nos permitan consumir bebidas alcohólicas sin que sus consecuencias negativas nos afecten… (ni las menos peligrosas como el vino, la cerveza, el sake…), por lo que los posibles beneficios no pueden compensar los efectos negativos directos. Actualmente, claro… si seguimos empeñándonos unos cuántos millones de años, seguro que  conseguimos adaptarnos…

Pero hoy día el alcohol NO ES BENEFICIOSO en ninguna cantidad (ni con moderación). Es tolerable hasta cierto punto en individuos sanos (y, repito, cualquier destilado va más allá del punto al que estamos adaptados, es decir, algunas piezas de fruta podrida) y lógicamente, esta tolerancia disminuye conforme uno envejece y/o su condición física empeora (o conforme más estrés crónico padezca). Beber alcohol NUNCA es saludable.

caipirinya.jpg

Y causa fotos desafortunadas que jamás deberían ver la luz del sol, pero no sabes bien por qué no puedes evitar compartir públicamente

El alcohol deshidrata y produce diuresis, con la consecuente pérdida de vitaminas y minerales (electrolitos). Esto, unido a la vasodilatación, acelera la llegada de la fatiga y retrasa el tiempo de recuperación, empeorando la recomposición del tejido dañado. Si a esto le unimos que incrementa la degradación proteica… pues ejercicio físico y alcohol, no se llevan nada bien.

Pero nada, nada, bien: el alcohol, tras la inicial fase de euforia y desinhibición, produce una depresión del sistema nervioso que ralentiza los reflejos, disminuye la coordinación, la fuerza, y la potencia… Afecta negativamente al rendimiento y la resistencia. Por otro lado, el alcohol se metaboliza como energía y aunque no eleva excesivamente la insulina, bloquea la oxidación de las grasas para este fin (impide “quemar grasa” por lo que si no tenemos un metabolismo acelerado y realizamos suficiente/eficiente actividad, acumularemos grasa) y obstaculiza el metabolismo de otros nutrientes.

Afecta a la salud intestinal, que no es cosa de broma porque está directamente relacionada con nuestro bienestar y salud general. El alcohol se carga la mucosa intestinal y produce daños en el epitelio (lo quema e incluso causa hemorragia). Aumenta la permeabilidad a las toxinas por varias vías y altera la flora bacteriana (favoreciendo el crecimiento de bacterias chungas, gram negativas, en detrimento de las buenas, lactobacilos y bifidobacterias). Las bacterias gram negativas son precisamente las que producen endotoxinas, que con la función de barrera del intestino floja, pasan al torrente sanguíneo y a los órganos.

copita vino

Aaaains qué bien supo ese sorbito del vino de la casa en Abrasas (Blanes)

Se ha encontrado que consumir alcohol, aún tan moderadamente como un vasito al día, se relaciona significativamente con un aumento del riesgo al respecto de algunos tipos de cáncer (lo cual no quiere decir que cause cáncer, ojo cuidao) y pese a que las conclusiones de algunos estudios hayan indicado que algunos de los componentes de los fermentados alcohólicos podrían tener algún tipo de efecto cardioprotector y/o antioxidante (in vitro y en grandes cantidades), lo cierto es que disminuir su consumo se asocia a una mejor salud cardiovascular en muchos estudios.

Yo lo entiendo así: es como si dijéramos que golpear repetidamente el cráneo contra una pared podría tener algún efecto beneficioso como actividad física (ya que mejora algunos parámetros asociados a las bondades de este ejercicio, como pudiera ser fortalecer el cuello, incrementar la capacidad aeróbica, mejorar la coordinación y el sentido del ritmo… etc, etc) olvidando mencionar que está directamente asociado con el traumatismo cráneo-encefálico, los accidentes cerebro-vasculares y en fin, todo el repertorio de males que puede acarrear tamaña masoquista afición. Pues sí, dándote cabezazos contra la pared igual fortaleces el cuello… pero no parece muy sano para tu cráneo y tu encéfalo, no obstante.

Pero tú mismo oye… si hasta lo recomiendan los médicos, con moderación… X_D

(ups, o quizá ya no porque están cambiando las cosas :P).

En fin, dejo aquí mi alegato en contra del alcohol y mi justificación personal al respecto de no consumirlo. Espero que contribuya a la reflexión y sea de alguna utilidad para que nuestro criterio general no se base únicamente en las manipulaciones de un sector y un sistema económico que lucha por su supervivencia más que por nuestro bienestar.

Permitidme pues que lo repita una vez más, alto y claro: cuanto menos alcohol tomemos, mejor y lo ideal para vuestra salud es que sea 0.

raimat

Pero si decides perjudicarte, perjudícate con este 😉

Resumen del mes de Estefa: Junio 16

correr collserola perros mediodía

Empezamos hard el día 1… en concreto hard stop de abdominales en V, un ejercicio que cada mes trae consigo una buena cantidad de agujetas para el día siguiente… y un paseo por montaña con varios km descalzos (los cuatro, aunque los perros nos llevan ventaja en esto) para fortalecer y endurecer la planta del pie

Paseo descalza

Ruta larga de senderismo por Torrelles el día 2 con cheat-meal por la tarde

y una mini sesión de kettlebell el día 3 (suelo hacer un 10x por cada lado de los siguientes ejercicios: Halo/Ochos/Around de world/Giros/Peso muerto/Swing a dos manos/Clean/Swing a una mano/Clean to press/Snatch con la kettle de 12 o la de 16, según esté de fuerzas). El día 4 tocó repetir test: 358 repes, como siempre unas poquitas repes menos que en inicial, pero nada mal.

test paleo anterior

El día 5 me piré a correr y me da por variar la ruta y meterme por corriols, con nefasto resultado… correr, corrí poco… las huaraches dejan al pobre Homo sapiens muy a merced del agresivo “amor” del mesomediterráneo (queridas coscoja y aliaga, vuestro amor me destroza… las piernas ¡auch!).

salida a correr huaraches minimalista collserola perros aliagas

Duele el amoooor ♪♫

Por la tarde me animé con lo que nosotras llamamos “Planchimus”, una especie de “Máximus” con planchas (10 tipos de planchas, 120” con 30” de descanso entre ellas acabando con 5′ de plancha normal).

El día 6 tocaba definir el test haciendo el máximo de repes en un minuto y luego un ratito de metabólico de resistencia, que yo llevo ya bastante tiempo trasformándolo en una sesión de multisaltos indoor.

Test 1

El día 7, aunque aún no tocaba, hice el test de la primera semana de la programación (me venía mejor por el horario del curro) y sin duda fue una buena decisión: 392 repes, mi record hasta ahora. Luego me fui a correr un ratito con los perros (descalza por asfaslto, en huaraches por tierra).

El día 8, tras madrugón por curro y cansada del día anterior, hice mi entreno de “espalda” habitual con bastante flojera. El día 9 estrenamos ruta: Circular por El Papiol-Valldoreig (10km), ayunando hasta la cena (cheat-meal… ¡yai!).

Ruta Papiol Madrona Valdoreix sol

En estas fechas ya nos vamos empezando a replantear si no sería mejor intercambiar el monte por la playa… demasiada insolación, demasiado calor… pero bueno, a la cabra le tira lo que le tira 😛

Ruta senderismo Papiol Madrona Valdoreix

Cabrillas tirando “pal” monte

El día 10 hicimos una carrerita paleo (indoor) y el día 11, aunque no tocaba aún, adelanté el interval sin pausa (4 vueltas de 2 ejercicios dedicados al core). El día 12 acabé la semana saliendo a correr por montaña (unos 8km).

El día 13 tocó interval a repeticiones cronometrado: 13′ 30” (casi 30” menos que el mes pasado, guay 🙂 ). El día 14 vuelvo a entrenar la espalda, esta vez sin flojera, con lo que me deja unas estupendas agujetas para el día 15, que tocaba carerra paleo. El día 16 nos lo tomamos de relax y nos fuimos todos a la playa y a romper la monotonía de la dieta (mmmm delicioso cheat-meal).

playa vallcarca perros corriendo mar

El día 17 tocaba espabilar el metabolismo con tabatas (de nuevo salto estrella… argj, qué horror) y unos progresivos. El día 18 no tengo registro de lo que hice, algo haría, digo yo pero no ha trascendido 😛 Sea como fuere, por la tarde me bajó la regla. Últimamente tengo más en cuenta en qué momento del ciclo me encuentro, para ajustar mejor el entrenamiento a mi entorno hormonal, cosa que las féminas no solemos tener en cuenta y no es tema baladí, sobre todo para comprender por qué unos días rendimos más y otros menos. El día 19 salí a correr por la mañana y por la tarde hice una sesión libre y poco exigente de kettlebell, dominadas, handstand… para estirar el cuerpo un poquico.

giphy

Empieza la semana chunga del programa. El día 20 fue duro, curré de mañana y entrené por tarde en ayunas tocando además uno de los buenos: “huracán” y metabólico de resistencia puro. El día 21 hice una sesión de espalda y por la tarde, alargando el ayuno, una de kettlebell en la playa (por fin empezamos a practicar malabares con la kettle de 8kg, qué guay!!). El día 22 tocó “maximus” y el día 23 se me va la perola y tras ver un ejemplo de “spartraining” de WODS en su página de facebook decido probarlo (adaptado) en casa. Acabo completándolo, con muchos descanso y ejecutando los ejercicios como me da la gana en 56′ (sí, un poco patético… ¡pero también heroico! XD).

El día 24 hice una carrera paleo y luego di un buen paseo por senderos al solete del mediodía (pista forestal F01 de Collserola). Empiezo a adoptar el modo de desplazamiento de mis compañeros peludos: sólo hay que seguir dos normas: 1 – correr en el sol y 2 – andar/descansar en la sombra (muy divertido y mucho más rentable físicamente que sólo caminar).

Ruta F01 Molins

Descansando un ratito en Molins de Rei

El día 25 tocaba Big Paleo e interval sin pausa, ejecutado con poca energía, la verdad, el cansancio se acumula y el rendimiento baja 😦 El día 26 acabé la semana yéndome a correr por Collserola (variando la ruta de nuevo, pero esta vez sin meterme por corriols salvajes jajaja).

correr collserola perros

Un corriol no tan salvaje (nos cruzamos con otro aguerrido corredor incluso)

Empiezo la semana de recuperación a tope de fuerzas y el día 27 hago dos entrenos por la tarde uno en ayunas (una carrera paleo) y otro tras medio-digerir la comida (“planchimus” otra vez). El día 28 el entreno del día se lo dedico a la espalda (por la tarde, aún en ayunas). El día 29 volvemos al principio: hard stop de abdominales en V. El día 30 fue un día un poco de mierda, pero bueno así es la vida, unos días mejor otros peor: paseo corto de senderismo, cheat-meal (comida) y sesión ligera de kettlebell por la tarde.

Ha sido un buen mes, pero el calor empieza a apretar y a hacer mella en los ánimos, que también se escalfan. No augura nada bueno para julio… pero bueno qué remedio, no nos pilla de susto, julio es es un infierno que hay que atravesar todos los años… y acaba pasando, como todo lo malo 😉

sometimes shit happens

Si es que a veces, la mierda simplemente ocurre


Como el enlace de los comentarios está al principio de la entrada y es poco intuitivo os dejamos aquí otro por si os apetece dejarnos un mensaje en esta entrada. ¡Queremos comentarios! 🙂


Ruta circular camí de Ronda, Tossa de Mar (Girona)

calas tossa de mar 2

Dificultad: Media (por ciertos tramos del sendero con fuerte desnivel)

Distancia: 8,75 km

Desnivel acumulado: 450 m

Tiempo: 4 horas con una hora aproximada en paradas

Track: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=6728635

Hacía ya mucho que teníamos ganas de hacer una visita a la Costa Brava, pero entre la pereza por el viaje, nuestra tendencia a las altas cumbres y la tranquilidad del interior el momento no había surgido hasta esta semana. Por recomendación (insistente) de una compañera de trabajo y tras indagar un poco en las posibilidades, nos decidimos a acercarnos a conocer el entorno de Tossa de Mar, pueblo enormemente turísico que cuenta con unas características naturales y culturales excepcionales. Una pena que, como es habitual en estos enclaves, se haya visto tan pervertido por las masas.

vista de tossa de mar desde la torre dels moros

Un enclave privilegiado

Como queríamos salir con los perros, nos decidimos por realizar una pequeña ruta que nos permitiera conocer el pueblo y sus alrededores alejándonos un poco del bullicio, hacer un poco de senderismo, conocer algunas de las preciosas calitas y acantilados de las fotos y, con un poco de suerte, darnos un chapuzón en sus turquesas aguas.

Al llegar a Tossa aquello estaba ya hasta la bandera pese a ser un día entre semana, con autobuses descargando turistas y coches yendo y viniendo intentando localizar el parking más barato. Afortunadamente y gracias a lo reducido de nuestro vehículo, aparcamos rápida y gratuitamente muy cerca de la zona donde acabaría nuestra ruta.

Os ahorraremos la odisea que puede ser cruzar un pueblo nuevo lleno de gente con los perros atados y a tope de emoción tras un viaje de hora y media, cargados con una expectativa no satisfecha (la de salir del coche en mitad del campo y correr libres) y con un calor de la muerte pasadas las once de la mañana. Hay que armarse de paciencia y saber gestionar sus emociones y las nuestras, al fin y al cabo, estas situaciones no son plato de buen gusto para ningún miembro de esta familia, por ello las evitamos en la medida de lo posible, pero de vez en cuando está bien exponerse para evitar una mayor sensibilización.

El centro histórico de Tossa es bastante importante, especialmente los restos bastante bien conservados de la Vila Romana (que no pudimos visitar más detenidamente por tener la fea costumbre de llevar a nuestros hijos de cuatro patas), y el recinto amurallado de la época medieval, con sus calles empedradas, sus torres, su faro… Como digo, un sitio muy interesante y muy bonito pero lamentablemente invadido por el turismo, gentes, restaurantes, tiendas, chiringuitos… vamos, nothing new para nosotras que venimos de la cuna del turismo playero.

esglesia tossa de mar

No es que estemos en contra del turismo y de la humanidad en general, pero ciertos lugares requerirían un poco más de regulación. Ya sé que en la foto parece vacío… fue el único momento y detrás tenía a un coche fastidiando.

Nos llegamos hasta las puertas del recinto amurallado y tras comprobar con qué eficacia había sido ocupado cada centímetro de la playa d’es Codolar, nos adentramos por unos empinados escalones hacia el sur para iniciar el camino de Ronda o Camí dels Miradors.

camí de ronda tossa de mar

Inicio del camino de Ronda

cala es codolar tossa de mar

Playa Es Codolar. Todos muy bien colocaditos

Durante el primer kilómetro nos cruzamos con bastante gente pese a lo duro de la cuestecilla, pero la promesa de las vistas atrae todavía a muchos incautos turistas. Armándonos de paciencia y con los lloros de Bruma como banda sonora cada vez que parábamos un minuto en los miradores, cada vez que nos cruzábamos a alguien, cada vez que una de las dos se alejaba dos metros para lo que fuera… seguimos por el camino de Ronda señalizado en verde, hasta que paulatinamente empezamos a dejar de ver gente.

tossa de mar torre dels moros

Platja Gran de Tossa

ruta dels miradors tossa de mar costa brava

Inmenso Mare Nostrum

mirador de pedra tossa de mar

Mucho hay que quererlos para aguantarlos… y seguir queriéndolos XD

Prácticamente en lo mas alto, el camino se bifurca y continua por una pista más cómoda entre el bosque hacia la Cala Llevadó (nuestro destino) pero nosotras elegimos el sendero marcado con X que continua por encima del acantilado para lanzarse en fuerte bajada hacia las rocas. Nada más empezar tuve un resbalón tonto y como iba con las sandalias me hice daño en el dedo gordo del pie levantándome un  cacho de piel. En ese momento nos alcanzaron una pareja de guiris jovencitos que nos iban siguiendo, tan convencidos de que sabíamos a dónde íbamos y se quedaron bloqueados al ver que nos parábamos y que el camino parecía no seguir.  Al ver que me sentaba a evaluar mis daños, optaron por darse la vuelta, aunque el camino seguía pero eso sí, más complicado, empinado hacia abajo y entre arbustos.

ruta dels miradors tossa de mar ronda

Dan ganas de visitar cada rincón

Lo del pie me fastidió bastante, me preocupaba hacerme más daño y mi paso fue bastante torpe desde ese momento intentando no apoyarlo demasiado y mantenerlo más o menos limpio (cubrirlo no me parecía que fuera a mejorar la situación) y el sendero, bastante degradado y resbaladizo, no ayudaba. Pero poco a poco conseguimos salvar la bajada y llegarnos casi hasta el mar en la cala Allà-on-raja-l’aigua. Todo ello amenizado por la musica que nos llegaba de los yates llenos de jóvenes a los que les había costado bastante menos llegar hasta allí.

corriols tossa de mar calas senderismo

Justo antes del patinazo

corriols ruta dels miradors tossa de mar

Foto que no necesita pie de foto

cala alla on raja l'aigua tossa de mar miradors

Cala d’allà on raja l’aigua

El sitio más accesible para darse un chapuzón estaba ocupado por una familia (olé ellos), así que, ni cortas ni perezosas bordeamos/trepamos/saltamos las rocas hasta que llegamos a un punto donde, según Estefa, era factible bajar e incluso había un poco de sombra para dejar las cosas seguras.

cala on raja l'aigua tossa de mar

El problema era que trasportar objetos electrónicos por valor de 700 euros en precario equilibrio sobre las rocas no era quizá lo más sensato, pero con un pequeño trabajo en equipo, conseguimos cruzar sin mojar nada importante hasta una zona más cómoda donde remojarnos. Las Fivefingers se portaron estupendamente en arena, roca, seco y mojado, dándole a Estefa una tracción perfecta. Yo con las huaraches tuve que andarme con más cuidado, pero más allá de preocuparme por perderlas en el agua, no tuve ningún problema importante a la hora de moverme por las rocas.

bajando al mar tossa de mar

Valorando el acceso a la zona segura

Los perros, cual madres histéricas, no aprobaban nuestra actividad de escalada marina a la una del mediodía, pero al final ambos (con nuestro apoyo, por supuesto) tuvieron que atreverse a descender también la pequeña pared de roca y nadar el pequeño tramo hasta la zona segura.

calas tossa de mar senderismo

La zona del afloramiento gris a la izquierda forma una piscinita donde nos pudimos bañar (además de tener que cruzarlo para salir), ya que el mar estaba bastante bien.

calas tossa de mar perros

Conseguir que Bruma nade siempre requiere de mucho amor y paciencia, afortunadamente la pulsión social la motiva a hacer casi cualquier cosa, aunque es inevitable que se estrese un poquito.

sara y perros cala tossa de mar

No consigo que me haga ni una foto buena, pero al menos nos reimos un rato

Tras remojarnos unos minutos, saludar a varios barcos (qué graciosos), observar la fauna marina y la sesión de fotos de rigor, regresamos (de nuevo trasportando mi más preciado objeto a salvo del agua) al punto donde habíamos dejado el camino y comenzamos otra pequeña subida, siguiendo todo el rato el sendero marcado con puntos azules o blancos. El calor apretaba fuerte pero el sendero estaba bastante cubierto. Otra bajada fuerte y un poco rompepiernas nos llevó unos 30 metros más arriba de otra preciosa calita (la Moltó) que al final decidimos no visitar porque estaba bastante empinado y ya estábamos quemadas de tanto bajar, además nos estaban atacando los mosquitos a base de bien.

cala molto tossa de mar

Cala Moltò o d’allà on atacan los mosquitos

costa brava tossa de mar

Todo el tiempo nos llegaba la música y los gritos y risas del yate, pero no fue tan desagradable

Salimos de la hondonada  medio trepando de nuevo (afortunadamente en gran parte del sendero hay escalones de madera que ayudan un poco tanto en las bajadas como en las subidas, había leído que había alguna cadena o cuerda, pero nosotras no las vimos, quizá ya no están o simplemente pasamos por otro sitio) para disfrutar de unas espectaculares vistas de Sa Cambra, la cala Llevadó y sus alrededores, viendo preciosos rincones donde bañarse otro día con más fuerzas y a ser posible sin perros. Una última bajada en picado nos dejó en las calas y de vuelta a la civilización.

cala llevado tossa de mar

Cala Llevadò

cala en carlos tossa de mar

Cala d’en Carlos y detrás Cala Figuera, Porto Pí y Llorell, algunas de ellas naturistas

 

Subimos de la playa cruzando el camping Llevadó donde nos refrescamos un poquito en una fuente bien maja, y en unos minutos salimos a la pista que nos llevó, cruzando la loma por el interior atravesando el bosquecillo de pinos, de vuelta a Tossa en menos de una hora. De camino pasamos por la torre dels Moros, donde de nuevo disfrutamos de unas bonitas vistas, y se nos olvido visitar otros restos romanos (íbamos bastante rápido huyendo del fuerte sol de las cuatro de la tarde).

cami de ronda tossa de mar

Me esperaba soletazo a la vuelta, pero fue más de lo que pensaba y los perros se nos tumbaban en cada sombra. Menos mal que fue breve y todavía llevábamos agua.

torre dels moros tossa de mar

Torre dels moros

vila vella de tossa de mar

Catedral y murallas de Tossa

Una ruta para repetir, quizá en una época un poco menos tórrida y turística pero en la que todavía apetezca bañarse, con un sendero fácil la mayor parte del tiempo aunque con buenas subidas y bajadas y un par de puntos algo degradados. Esperamos que los organismos responsables y los visitantes ayuden a conservar el entorno y el sendero, aunque mucho me temo que la erosión y el paso de la gente lo hagan casi impracticable en unos años si no se toman medidas.

Ruta circular del Sol Blau, PRC-162 (Torrelles de Llobregat)

Senderismo Torrelles Sol Blau Pennya el Moro este

Dificultad: Media (por la distancia)

Distancia: 18,5 km

Duración: 6 horas

Desnivel: +/- 700 m

Track: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=11443826

Nota: esta ruta la hicimos con calzado minimalista y entramos en detalle aquí.

No es esta una ruta espectacular, pero le tenemos especial cariño porque fue nuestra primera salida “catalana”, hace ya poco más de un año. Es una ruta fácil pero larga y un poco pesada por ser un 80% de pista forestal, y aunque hemos vuelto repetidas veces a lo largo del año a subir al Puig Vicenç y dar una vuelta cortita, esta ha sido la tercera vez que la hacemos entera (o casi). Es ideal para disfrutar del bosque húmedo y darse un buen baño de sol en los días de invierno, y un poco bastante dura cuando el calor aprieta, por lo que toca ir bien aprovisionado de agua si queremos disfrutar de la primavera y ponernos los dientes largos con los campos de cerezas a principios del verano 🙂

Senderismo Torrelles Sol Blau inicio

El primer tramo transcurre por una zona rural bastante tranquila por la que pasea mucha gente pero afortunadamente pocos vehículos a motor

Tras aparcar en la plaza dels Països Catalans frente al polideportivo municipal, en la entrada a Torrelles de Llobregat, tiramos por la pujada de Can Roig hasta el empedrado que sale a derecha justo al pasar la rotonda e iniciamos la ruta subiendo el cuestarrón (los perros y yo corriendo, Sara apretando glúteo detrás).

Senderismo Torrelles Sol Blau

Son unos dos kilómetros de pista en subida moderada pero constante

Seguimos subiendo por camino de tierra y pista, dejando atrás la zona residencial y las masías y pronto llegamos una bifurcación en donde Bruma siempre quiere ir hacia abajo porque está en sombra, pero como es hacia arriba, giramos a la izquierda encaminándonos hacia los campos de cerezos (cargaditos ya con la preciada fruta, que aún tendrá que madurar un poquito antes de ser recolectada del todo) de una de las masías de la zona. En el depósito de agua, giramos para seguir un rato hacia la derecha hasta que llegamos a la zona de les Penyes de Can Riera (donde nos hacemos la sesión de fotos de rigor) y seguimos por la pista que va a Santa María de Cervelló hasta que aparece a la derecha bien indicado el sendero que sube hacia el Puig Vicenç.

 

Este tramo de subida es un pasote, muy divertido. Inicialmente se sube por un sendero de tierra y roca roja muy erosionada por el agua y las pisadas humanas hasta una replana en donde se bifurca y se mete por en medio de un frondoso bosque poblado de durillos, madreselvas y lianas, tan espeso que a la luz le cuesta atravesarlo. En la parte más alta empiezan a aparecer las encinas y se ve el cielo. En este punto queda bien poco para alcanzar el vértice geodésico del Puig Vicenç.

Senderismo Torrelles Sol Blau Puig Vicenç Fivefingers trek ascent

Absolutamente casual

Senderismo Torrelles Sol Blau cumbre Puig Vicenç Fivefingers1

No podía faltar la foto

Una vez arriba y tras disfrutar de las vistas y la sesión de fotos, descanso e hidratación de rigor, seguimos nuestro camino por la pista pedregosa rodeada de madroños que baja por el Serrat de Can Güell y gira hacia el sur.

Senderismo Torrelles Sol Blau Serrat Can Güell

En esta zona las vistas hacia Vallirana, Cervelló y las montañas del Ordal son también muy buenas

Pasamos unas cuantas torres de alta tensión y al cabo de un rato llegamos a la bifurcación que baja a la urbanización Can Güell, donde nos encontramos con unos yayos un poco perdidos a los que Sara prestó asistencia con su estupendo catalán (joder qué envidia me da, qué facilidad para los idiomas). Nosotras abandonamos la pista girando a la derecha para tomar el sendero de subida a la Penya del Moro. Este tramo me recuerda muchísimo al tramo de ascenso a la Penya del Moro de Sant Feliu, aunque más en sombra. Es muy estimulante también y una vez arriba se disfruta de buenas vistas hacia el valle y el mediterráneo y hacia Collserola.

Senderismo Torrelles Sol Blau Penya el moro sur

Me encanta este mirador desde el que se ve tooodo lo que aún nos queda por andar a pleno sol 😛

No paramos mucho, nos quedan muchos km por delante… (no llevamos ni 7). Desde aquí bajamos por la pista pedregosa que va a Begues. Esta parte es un poco coñazo y siempre pega el sol con rabia.

Senderismo Torrelles Sol Blau pista forestal Begues

La sensación de aislamiento, no obstante, es muy agradable: nuestra media de encuentros en esta zona es de 1 individuo.

Afortunadamente una nube enorme nos hizo la siguiente media hora bastante llevadera. Una vez “abajo” (en realidad seguimos muy arriba con respecto a Torrelles), pasamos por un tramo de asfalto y en seguida giramos a la izquierda, hacia Torrelles. Por aquí el camino es de tierra y volvemos a pasar entre campos de cerezos. A la altura del garaje de vehículos agrícolas, saludamos a un simpático mastín que nos sale siempre al paso (y que cada vez se muestra menos amistoso, parece que tiene más miedo que antes… algo le habrán hecho al pobre).

Senderismo Torrelles Sol Blau bifurcación Begues Torrelles

Nos encontramos aproximadamente a la mitad de la ruta cuando giramos de vuelta hacia Torrelles

Dejamos el camino entre campos de cerezos para meternos otra vez por sendero y recorrer otro tramo chuli de la roca, muy parecido al de subida al Puig Vicenç pero de bajada. Nos encontramos con un charco rojo enorme que sorteamos, la arcilla de este estrato hace que siempre haya agua acumulada y al menos los perros pueden refrescarse las patitas. El sendero acaba abruptamente en la carretera Begues-Torrelles. Caminamos unos pocos metros hacia abajo por la carretera y enseguida sale la pista pedregosa de bajada pronunciada. Más o menos en el km 12 nos encontramos la roca del Barret (a la derecha), una formación similar a las penyes de Can Riera del otro lado, a la que subimos para descansar un rato y beber algo de agua y cambiarnos de calzado (aquí la gente normal almuerza, nosotras, pese a ser bien entrada la hora de comer, somos espartanas y nos la saltamos). Tras poco más de diez minutos de receso, nos ponemos en marcha para afrontar las casi dos horas que nos quedan de camino.

Senderismo Torrelles Sol Blau Costa Fustera Coll de Querol

Los últimos ocho kilómetros de la ruta son prácticamente tal que así

Desde aquí, se baja un poco pero ya se va viendo que la cosa cambia y vamos a empezar de nuevo a subir. La cuesta es dura pero corta y enseguida el camino se vuelve bastante recto. En ligero ascenso, diríamos. En la bifurcación nos quedamos a la izquierda para dirigirnos a Torrelles (por el otro camino se iría a Sant Climent). Seguimos subiendo hasta una torre eléctrica. Todo este tramo es horrible y a ambas nos parece la peor parte de la ruta. A las horas que lo atravesamos nosotras siempre acaba siendo un puto calvario de calor, torridez y aburrimiento que se hace demasiado largo para nuestro gusto. Al fin alcanzamos la cuesta de bajada pronunciada (en la que me encontré un duro del año tal) que acaba en un cruce de caminos (donde nos equivocamos la primera vez y acabamos bajando a Torrelles por una laberíntica urbanización) en el que hay que buscar un caminito ligeramente a la derecha y subir por un sendero en cuesta muy empinado que bordea la urbanización hasta llegar al Turó de Tabor (a las antenas). Esta parte es dura pero tiene una pasada de vistas, es una pena que la gente de la urbanización esté invadiendo el sendero de derrubios y otras mierdas que al parecer les sobran.

13 Senderismo Torrelles Sol Blau Turó de Tabor

Aún mejores vistas al mediterráneo

La madre naturaleza tuvo a bien prodigarse de nuevo con unas oportunas nubes que nos dieron algo de tregua. Al alcanzar la máxima altura el sendero acaba en una calle de la urba que lleva a Sant Martí, donde descansamos unos minutos sentadas en el banco y repartimos el agua prometida. Aquí llevamos algo más de 15km y empieza otro tramo de la ruta algo cansino por una pista pedregosa que sube y baja absurdamente por encima de la sierra hasta llegar al Coll de Querol, donde nos encontramos con unas cruces que marcan una encrucijada en la que debemos girar bruscamente hacia la izquierda por la pista, que nos llevará prácticamente en recto hacia abajo hasta Catalunya en miniatura (un km y algo, la mayor parte asfaltado). Tras unos minutos más caminando entramos en Torrelles y volvemos al sitio donde habíamos aparcado.

Senderismo minimalista (Fivefingers Trek Ascent y Lightrun sandals) – Ruta del Sol Blau

En asfalto Fivefingers trek ascent

Lee la crónica de la ruta completa aquí

Impresiones de Estefa:

Escalando roca Fivefingers trek ascent

Tramo Torrelles-Subida al Puig Vicenç: con los pies frescos, las sensación de llevar las Five puestas es como llevar cualquier otra zapatilla, vamos que me encuentro muy alejada del suelo para mi gusto… no lo noto y no me fijo apenas en cómo camino. La pista y el camino de tierra es arenosa y blandita así que tampoco supone mucho desafío.

Tramo de subida al Puig Vicenç: en cuanto comienza el sendero de ascenso empiezo a alucinar con las Five ¡qué agarre, me quedo pegada a las rocas pulidas! ¡qué maravilla poder hacer tracción con los dedos de los pies para elevar mi cuerpo en las partes más empinadas! Disfruto especialmente este tramo, tengo todos los músculos frescos y la subida es muy estimulante y agradable.

Trepando árbol Fivefingers trek ascent

Tramo Puig Vicenç-Subida a la Penya del Moro: camino más rápido y sin necesitar fijarme tanto en el relieve del suelo con las Five (en comparación con las Newfeel o las huaraches), pero noto bastante el suelo pedregoso y aunque la planta del pie va sufriendo los impactos de las piedras, el cansancio y dolorcillo en la planta tarda más en llegar que otras veces.

Tramo de subida a la Penya del Moro: sensaciones parecidas al ascenso al Puig Vicenç pero con la musculatura de pies y piernas menos ávida de ascenso, cuesta más subir y se nota el cansancio muscular. Empiezo a notar los pies algo aprisionados y agobiados (mala circulación, algo de hinchazón, poca traspiración…).

Tramo Penya del Moro-desvío a Torrelles: en mitad de la pista pedregosa de bajada la sensación de agobio se me hace insoportable y me pongo las LightRun. Al fin libertad y traspiración… ahora el suelo es jodido y con menos suela me cuesta más avanzar. El cansancio muscular y el dolor en las plantas de los pies aumenta rápidamente, pero la mayor movilidad y sensación de que los pies “respiran” en balance, merecen la pena.

Tramo desvío a Torrelles-sendero de bajada hasta carretera: sigo con las huaraches, caminando con cuidado y sintiendo a tope el suelo. La parte de pista-camino plana un coñazo, el suelo está muy duro, demasiado plano, monótono y ofrece demasiada resistencia… no lo paso bien, la verdad, pero bueno, voy intentando adecuar la forma de caminar para que el dolor en la planta del pie no me obsesione. Al llegar de nuevo al sendero todo cambia y vuelvo a sentir que avanzo más a gusto, caminando, no sólo desplazándome paso tras paso…

Tramo desde la carretera hasta la roca del Barret: pista pedregosa en bajada pronunciada, con los pies cansados y doloridos. No veo el momento de llegar a la roca, liberarme de todo calzado y descansar un rato… no se me hace especialmente largo, afortunadamente. Tras el descanso me pongo las Fivefingers de nuevo. Aún quedan muchos km y necesito algo de soporte extra.

Agarre roca fivefingers trek ascens

Tramo roca del Barret-subida al Turó de Tabor: un horror incognoscible, cansancio muscular, plantar y mental. No mola, pero la suela y el soporte del calzado ayudan a pasar por ello.

Tramo subida al Taró de Tubor: la cuesta es mi especialidad y vuelo hasta arriba. Siento como se me espabilan todos los músculos y los estiro durante el ascenso, se estimula la circulación y al llegar arriba del todo vuelvo a sentirme más fresca. Los 5 minutos de descanso sentada en el banco terminan de insuflar ánimos y fuerzas para acometer el último tramo de la ruta.

Ruta senderismo Fivefingers trek ascent

Tramo Turó de Tabor-Torrelles: pista de tierra fácil de caminar, con el paso ya más que estable y adaptado al cansancio (protegiendo las zonas de la planta más doloridas, apoyando donde me duele menos y haciendo fuerza con dedos y músculos) avanzo sin tregua. Se va bien y sólo hay que seguir pasito a pasito hasta acabar la ruta. No se hace tan interminable ni insufrible como la vez anterior, que iba con diferente calzado (Newfeel Many) y menor preparación física.

asfalto Fivefingers trek ascent

Impresiones de Sara:

Penyes Can Reinal Torrelles Lightrun sandals

Tramo Torrelles-Subida al Puig Vicenç: Para esta ruta quise atreverme con las huaraches,ya que intuía que al menos los primeros cinco o seis kilómetros los iba a poder completar sin complicaciones. Los primeros tres son de asfaltado y luego pista forestal muy cómoda. Disfruté especialmente de llevar los pies tan fresquitos (y, por qué no admitirlo, llenos de polvo rojo del camino) y poder caminar con tanta naturalidad, maravillándome del cambio experimentado desde la primera vez que salí con las huaraches al campo, no solo gracias al ajuste si no también a la progresiva adaptación de mis pies. Nada de sensación de pies de pato ni de piedrecillas que se clavan o se meten en los pies (que me sacaban de quicio al principio).

Ruta senderismo lightrun sandals huaraches

Tramo de subida al Puig Vicenç: La subida al Puig Vicenç es empinada y muy divertida, con un sendero muy irregular machacado por la erosión del agua pero también muy transitado, así que está bien pisado y despejado, no hay mucha piedra suelta o ramas que pudieran suponer una amenaza para mis pies, así que tampoco tuve que andar obsesionada con ver donde ponía los pies. Pese a tener que moverme entre rocas y cárcavas y pequeñas trepadas, el cerebro y el cuerpo son mucho más hábiles de manera inconsciente de lo que esperamos. Más allá de tener que darlo todo (muscularmente hablando) en algún punto tan empinado que como te descuides te vas para atrás y tener cuidado de no hacer “hojaplanning” en algún punto, no tuve dificultades importantes. Fue una experiencia muy estimulante y aunque me moría de ganas de probar las FiveFingers, no me arrepentí en ningún momento.

Ruta senderismo montaña roca lightrun sandals

Tramo Puig Vicenç-Subida a la Penya del Moro: Una vez pasado el vértice geodésico empieza de nuevo la pista con bastantes piedras, habitualmente muy incómoda y pesada lleves lo que lleves puesto. Tuve que andarla con cuidado para no hacerme más daño de la cuenta, pero no fue tan difícil como para considerar cambiar de calzado aunque esa era mi intención inicialmente. Pero estaba demasiado a gusto con las sandalias y pasado un kilómetro o así, deja de ser tan pedregosa aunque no tan cómoda como la primera, así que nada de zapatillas.

Trekking Fivefingers trek ascent

Tramo de subida a la Penya del Moro-desvío a Torrelles: La mini subida y bajada a la Penya del Moro hizo que se me desajustara la sandalia derecha y desde ese punto ya no la conseguí ajustar igual de bien aunque me paré varias veces para hacerlo. Eso me empezó a machacar un poco, pero todavía no tenía dolor, así que las aguanté varios kilómetros más.

Tramo desvío a Torrelles-sendero de bajada hasta carretera:Aproximadamente a la mitad de la ruta, una vez en los campos de Begues, me empecé a cansar de verdad y decidí que tenía que cambiar a las zapatillas porque ya no estaba pisando igual de bien y eso me iba a acarrear dolores y rozaduras y aún quedaban muchos kilómetros por delante. Quise aguantar hasta pasar los campos y cambiarme antes de acometer la bajadita por el sendero, pero entre que no había sombra para pararse con comodidad y que me sabía mal hacer parar a Estefa que iba con el turbo, al final la bajé también con las sandalias y conseguí llegar, no sin bastante dolor, al desvío hacia la roca del Barret.

Tramo desde la carretera hasta la roca del Barret: En este punto ya me suponía bastante molestia cada paso, aunque intenté no bajar demasiado el ritmo, me ardía la planta del pie por el rozamiento y no podía hacer tracción bien, y se me estaban cargando un poco los tobillos. Trepar la roca dolió bastante, pero llegué a la sombra de la cueva con dignidad. Me sentí bastante orgullosa, no obstante, de haber hecho unos doce kilómetros y a buen ritmo, además cargando con el peso todo el rato.

Senderismo pista piedras Fivefingers trek ascent

Tramo roca del Barret-subida al Turó de Tabor: Al cambiarme a las Fivefingers me siguió doliendo bastante la planta durante un ratito por la irritación que me había causado, pero fue un alivio poder volver a hacer tracción con el pie sin destrozarme. Fui muy cómoda con ellas todo el rato, me gustó especialmente la protección y confianza que me daban en las pronunciadas bajadas de la pista donde con cualquier otro tipo de calzado más rígido, tienes que andar con mi ojos para no patinar en las piedras y dar con el culo en el suelo. El agarre de las Five, por su suela y la flexibilidad que permite al pie, es excelente.

Tramo Turó de Tabor-Torrelles: A falta de un par de kilómetros, tras la fuerte empecé a notar el típico dolorcillo de rozadura en el talón, donde normalmente te protege el calcetín. Se me levantó un poco la piel en seguida, pero aguanté hasta el final. Me preocupa bastante este tema, ya que rozadura en solo cuatro kilómetros no es buen augurio. Pero en fin, habrá que seguir probando y llevar siempre algo de protección por si se hace insoportable y hay que tapar la zona.